España presenta en la COP25 herramienta contra tráfico ilegal de maderas tropicales. Agencia Xinhua

MADRID, 5 dic (Xinhua) — El Ministerio para la Transición Ecológica de España presentó hoy en Madrid una herramienta para hacer frente al tráfico ilegal de maderas tropicales, en el marco de la COP25 que se realiza en la capital española.

La herramienta fue presentada en el pabellón español durante la 25 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25), que inició el pasado día 2 y concluirá el próximo 13 de diciembre en Madrid.

El director general de Biodiversidad y Calidad Ambiental del Ministerio para la Transición Ecológica, Francisco Cachón de Mesa, se refirió a la importancia de los bosques en la presentación del mecanismo.

La presentación se hizo en el evento «Lucha contra la deforestación a nivel mundial, comercio de maderas tropicales», organizado por la delegación española.

Cachón de Mesa afirmó que los bosques tropicales, en especial los amazónicos, capturan el 25 por ciento del total de gases de efecto invernadero que se acumulan en la atmósfera, por lo que su conservación es clave.

Explicó que por su situación geográfica, España es un punto «caliente» en el tráfico ilegal internacional de maderas tropicales.

Dijo que el Ministerio para la Transición Ecológica trabaja por ese motivo desde hace tiempo en la búsqueda de técnicas de identificación de maderas tropicales.

Estos recursos han sido incluidos en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES, siglas en inglés), con el fin de poder combatir a las redes de traficantes.

El sistema de identificación presentado este jueves en Madrid permite la detección temprana de maderas protegidas por la CITES, así como clasificar con las técnicas actuales muchas especies tropicales que no se podían reconocer en el lugar.

De acuerdo con el ministerio español, la detección de maderas tropicales introducidas de manera ilegal es compleja debido a diferentes razones.

Entre estas razones está el camuflaje en cargamentos legales de la madera ilegal de especies protegidas, así como la dificultad de inspección, identificación y diferenciación de las especies maderables.

La aplicación de la nueva técnica contribuirá a aumentar la eficacia en las inspecciones por parte de los agentes que persiguen estos delitos.

Los crímenes forestales, entre los que se encuentra la tala ilegal, representan el primer delito al medio ambiente a escala global, que en 2016 generó entre 51.000 y 152.000 millones de dólares, según el Programa de la ONU para el Medio Ambiente y la policía internacional Interpol.

El tráfico ilegal de maderas tropicales representa además el 80 por ciento del volumen intercambiado en forma no legal de especies silvestres en todo el mundo.

El fenómeno favorece además la degradación forestal y la deforestación, causa daños a las comunidades locales y priva a los países productores de millones de dólares en ingresos.

En algunas regiones tropicales como la cuenca del Amazonas en Sudamérica, la cuenca del Congo en Africa central o el sureste asiático, la madera comercializada de forma ilegal puede representar entre el 50 y el 90 por ciento del volumen total producido