Entrevista con Guillermo Nguema Elá. Josimar Oyono Eseng. Radio Macuto

Guillermo Nguema Elá : ” Las lealtades que se dan por conveniencia, y no por convicción, son traicioneras “

Buenos  días, Dn Guillermo.
Buenos días, Sr Josimar Oyono Eseng

Pese al confinamiento al pueblo, veo que se encuentra en perfecto estado de salud.

Perfecto estado de salud no, porque todavía no me ha sido posible realizar las revisiones médicas que tocaba hacer mientras me encontraba confinado. Pues, sí  bien de salud, dentro de lo que cabe.

 

Hablando del confinamiento, cuáles fueron las causas reales .

A decir la verdad no me comunicaron formalmente los motivos reales. Cuando se hizo entrega del “paquete” al Gobernador (el paquete era yo), el emisario destacado a tal efecto le informó que me sacaban de Malabo porque estaba intoxicando políticamente a los jóvenes. Pero, yo sé que en el fondo el problema real era que el día siguiente a mi secuestro tenía lugar la firma del documento de creación del FOD y alguien quiso que yo no asistiera a dicho acto.

 

El régimen de Obiang no le quiere en el exilio, ya le secuestraron en Gabón; tampoco quiere que desempeñe la actividad política en condiciones en el suelo patrio…A su juicio ,¿qué pretende Obiang con su persona?

Creo que es una pregunta pertinente, pero la respuesta a la misma creo que corresponde a los del régimen darla.

 

¿Es una leyenda urbana o un hecho que debe haber 11 presidentes de Wele Nzas?

En condiciones normales, un Presidente de la República lo elige el pueblo. Para mí serán presidentes, en ese caso, las personas que obtengan la correspondiente confianza del pueblo en las urnas.

 

No hablaremos de las elecciones porque son una farsa;pero, si su formación política y el FOD, al que forman parte hubiera participado ¿ Qué diría al pueblo?

Para nuestra formación política, lo más importante en este momento es poder trabajar para una verdadera transición política en nuestro país, que pueda dar paso a un Estado donde la ley sea realmente el árbitro y moderador de la convivencia de todos lo hijos de Guinea Ecuatorial, poner en marcha unas instituciones fuertes que puedan garantizar un verdadero Estado de derecho, donde el pueblo pueda elegir libremente a sus representantes y que éstos estén obligados a rendir cuentas de la administración de los recursos a ellos confiados. Sobre dicha base se pueden elaborar y desarrollar programas de desarrollo económico y social que redunden en el bienestar de la población. Porque sin democracia no hay desarrollo sostenible,  África está en el lugar que está hoy por el déficit de democracia en la mayor parte de sus países.

Parece claro que Obiang va a volver a ganar -vía fraudulenta- si no pasa un catástrofe natural ¿Después de esas elecciones, cuál serían las siguientes líneas de actuación de la oposición en general y, en particular, de su partido? o ¿cuáles cree que deberían ser?

Creo que todos los que creen que otra forma de gobernar es posible, deben aunar sus esfuerzos para hacer realidad una transición en nuestro país, sin traumas. Y eso corresponde a todos, oposición y colaboradores del actual régimen.

 

Guinea Ecuatorial está ahora en una profunda crisis política y Económica…¿cual sería su programa económico para poder salir de esa crisis?

Ha señalado que hay una crisis política. En respuesta a una pregunta anterior he señalado que la solución a todos los problemas que aquejan a nuestra sociedad, pasa efectivamente por la solución del problema de la forma de gestión de nuestro Estado. Todo desarrollo sostenible debe tener como base sólida unas instituciones que garanticen el respeto de las reglas de juego que se fijan los ciudadanos a través de los mecanismos establecidos de forma consensuada. Aquí no hay espacio para poder definir un programa económico detallado, pero en líneas generales puedo señalarle que, partiendo del hecho de que el origen de la actual crisis es consecuencia de la mala política del actual gobierno que ha implementado un modelo de desarrollo basado básicamente en un sólo sector, el de petróleo, la salida evidentemente consiste en ampliar la base productiva con una diversificación económica que prime el robustecimiento de un sector privado nacional, posibilite la transformación de nuestras materias primas, la formación de recursos humanos, la incorporación del sector rural a la economía formal, por citar algunas acciones.

 

¿En qué medida la crisis económica y laboral que vive el país está, de alguna manera, terminando de abrir los ojos a los ciudadanos?

En mayor medida, porque cuando uno no tiene qué llevar a casa para dar de comer a sus hijos, por falta de empleo, o no puede matricularlos en la escuela o pagar la asistencia médica, pero sin embargo ve cómo unos políticos nadan en la opulencia, fácilmente comprende cuál es el origen de sus males.

 

Es de los guineanos que creen que a Obiang se le puede derrotar electoralmente?

Vivo dentro del país de forma prácticamente ininterrumpida desde el año 1978, salvando mi breve exilio de tres meses en Gabón en 1997. Puedo asegurarle que, de haberse formado la coalición electoral por la que apostábamos, se habría logrado efectivamente dicha victoria.

 

¿Cree que los guineanos creen en la oposición que hacen los oriundos de Wele Nzas?

 

Haga la pregunta a los guineanos, aunque creo que la mejor respuesta sólo podría obtenerse a través de las urnas y no a través de conjeturas ni especulaciones. Pero, lo que sí creo personalmente es que los diez años que he pasado en “black beach” y los doce años de confinamiento que he pasado en varias etapas en mi poblado, no han sido por echarle piropos al régimen.

 

¿Por qué cree que los de Wele Nzas están en deuda con el pueblo guineano?

Yo nunca he expresado tal opinión. ¿Crees tú que, como fang, tienes una deuda con las minorías étnicas como hacen entender algunos?

 

¿No le da respeto que en su partido tuviera a Ondo Obiang de presidente, siendo lo que fue en el régimen anterior?

La afirmación es falsa. En mi partido no hay actualmente un presidente, porque se funciona a través de una Ejecutiva Provisional encabezada por un Coordinador General, que es la persona que estás entrevistando. Quiero que quede bien claro que tras las trabas sufridas por FDR, desde el año 1995, muchos de sus co-fundadores ya han muerto o han dejado la política activa. El partido ha sido re-fundido en 2014 y no figura en esta nueva etapa ninguno de los co-fundadores que presentaron el expediente inicial.

 

Más allá de su opinión personal sobre la persona de Gabriel Nsé Obiang, ¿cómo valora usted que personajes relativamente nuevos en la escena política tengan ese nivel de convocatoria? ¿Lo relaciona usted con un cabreo y un hartazgo cada vez más evidente de la sociedad?

Creo efectivamente que el fenómeno es fruto del hartazgo.

 

¿Cree usted que a la oposición le cuesta cada vez menos conectar con la ciudadanía? ¿Cree que se está ganado en conciencia? Y en caso afirmativo… ¿Por qué ha tardado tanto en llegar esa concienciación?

En nuestro país siempre ha sido muy difícil la conexión de la oposición con la ciudadanía. En circunstancias normales, los ciudadanos reciben información a través de la radio, de la televisión o de la prensa escrita, sin embargo sabemos que en Guinea Ecuatorial todos estos medios están, de forma prácticamente exclusiva en manos del partido en poder, por lo que la información que recibe el ciudadano procede de una sola fuente y difícilmente se puede contrastar. Últimamente las redes sociales han jugado un papel importante para que los ciudadanos puedan recibir información de fuentes diferente. También hay que señalar que cuando uno vive en propia carne una realidad, ninguna información, por más manipulada que sea,  puede cambiar su percepción de la realidad.

 

Los que le conocen, saben que no vive con escasez de medios. ¿Qué le mueve en la lucha contra Obiang, teniendo en cuenta que tuvo cargos de responsabilidad en su régimen?

Mi lucha no es contra personas físicas, mi lucha es contra la forma de hacer las cosas. Decía yo en el año 1998 que, si pudiera tener la seguridad de estar en mi casa y no poder ser molestado sino en virtud de disposición legal, quizá estaría hoy en mi pueblo dedicándome  a lo que me placiera. Estoy en esto porque no quiero que las futuras generaciones sufran lo que particularmente he sufrido, e indudablemente muchos  otros guineanos. Estoy profundamente convencido de que el respeto a la ley puede garantizar una convivencia armoniosa entre todos sin exclusión, que una sociedad diferente a la actual es posible en nuestro país. Como botón de muestra le voy a relatar dos casos en mi vida reciente que no hubieran sido posible en una sociedad como la que anhelo. Hace poco más de 20 años compré una pequeña participación en el CCEIBANK Guinea Ecuatorial, en el momento de su creación, pero desde 2014, las autoridades que nos gobiernan han dado órdenes de que no se me pague los dividendos correspondientes, por mi activismo político en contra del partido en poder. En marzo del año pasado se me secuestró en mi casa de Malabo para situarme en estado de arresto domiciliario en mi pueblo de San Carlos, en Mongomo. Los hechos descritos se han producido sin atenerse a la legalidad vigente en nuestro país. Esta forma de hacer las cosas es la que estoy combatiendo, porque un gobierno debe sustentar su autoridad en el cumplimiento de las leyes y no en decisiones arbitrarias.

 

Y para terminar , le dejo espacio para que diga a nuestros lectores, al pueblo de Guinea Ecuatorial, lo que hasta ahora no ha tenido ocasión.

Sí, quiero dirigir unas breves palabras a los oriundos de mi distrito de procedencia, Mongomo. Sé que muchos de ellos han puesto precio a mi cabeza, sé que son gajes del oficio en nuestro continente, aunque no soy partidario del asesinato político. Sé que muchos mantienen que el partido que estamos promocionando no se va a legalizar mientras estén en el poder, no es la ley que lo dice, sino que es un dictamen de la arbitrario de los llamados poderes fácticos. Quiero decirles que los habitantes del distrito de Mongomo somos ciudadanos como los de cualquier otro distrito, en ningún momento he concebido que seamos personas gregarias como se pretende presentarnos ahora. Creo que tenemos cabezas pensantes que pueden hacer posible la concurrencia de una pluralidad de ideas, que no signifiquen forzosamente una enfrentamiento físico, sino una confrontación dialéctica que está en la base de todo progreso, porque el pensamiento único es sinónimo de subdesarrollo. Cuando nos auto-excluimos como ciudadanos de corte diferente al resto de los ciudadanos estamos dando paso a la aparición de estigmas que no nos favorecen de ninguna forma. Soy de la opinión de que la acción de un verdadero líder debe engendrar otros líderes que sean capaces de llevar el testigo de la causa común, porque el caudillismo nunca ha conducido a las sociedades a buen puerto.

La paz es producto del comportamiento, sino de todos, pero al menos de la mayor parte de los miembros de una sociedad. No puede ser garantizada, pero sí perturbada, por un sólo individuo. La cultura política que inculca la idea de que todo aquel que no está en el partido en poder es un enemigo a combatir a muerte, no puede garantizar la paz. Dicha cultura lleva actualmente a situaciones en que los hermanos se acusan unos a otros, los hijos a los padres o viceversa, etc, prácticas que nos traen a la memoria hechos atribuidos al llamado “régimen de triste memoria”. La capacidad de dialogar es uno de los atributos que le distinguen a los humanos como seres racionales y el diálogo sincero es propiciados de la paz.

Las lealtades que se dan por conveniencia, y no por convicción, son traicioneras.