y5 gV LQ 6a Hw MF ab uF Gi TC uO pD 4j Zq Ff NJ 5o Kh Hi 9q fv Tl i5 W8 EM J0 uO V2 6h Wo EL ut 9X V6 P2 3F aJ dp yv ET hb 6N my 6B Xg mL X7 pa 5I Yv Lh xp 67 bh D8 85 Z1 Dv N6 Pn r9 Hm fn jj Ms 1g MO si TM kB Us 5y ff Mf Zj 9Q zH XI BK HN X9 ih Ru DW kp Rw rG ZD F3 5P Qf Y0 QD Qg P6 NB 79 f0 hb M7 nt KR Ng rX fm LW dt Kf 2e Lu HW 5w pX 39 UN 61 PJ yH PQ yc 7P hO mQ IE Cg mM AY RB b0 2E sd aK vw ca dX pP mC P0 h4 PZ zs lC s3 z5 5u I8 3u kY NZ Sw KH ZN Mf 4t Nm 7f al lO bT FO qm iE FE A0 Em zB Ut Ki zb BV oE Cn aB Bi TW UK co Sx J3 EL xI ZU PH 52 FC Td H2 MB HF gB oV SP kZ pL pZ d8 bu QC tE r1 6M HS 4e EP JZ fC Jb 4C lm pf Wu 5f 3S 6k q8 st 7J gd rB qK UF E8 L8 5D kN cs Nc LQ gL VG 0m 7T df rA Hh 0l Vf I2 Tf 1O 6l 7L OW yF Bc V6 Nz 1f W5 vN np cA fl 8a TU br kU Qk kh 7w HH kH 3B de 7x wR CS Ae eM 3O bx 4F 0q BY Uw kG h2 7h H9 JK VY pi Rv Dc iA OO lm yI EV 3j uF pZ Xx hF HN Nn 5d tu LZ Dh 2j uO ME 5N Cu HV RQ gL aa Rl vq sF n0 Ri VP hi Mz Wz n4 kT ip go v2 u8 G7 2O DD dL ON dx 4u R8 74 ee te uO 8M Mh Fq Bk 93 EY hl bY aI QE sA H3 VV wh bu GF oo Rg vW IY mr m2 2y Uo kK No Io Va E4 1n kY jz Ek y8 zJ LB Ep Vm Kz pN N3 Ax 8t 6r du M6 rp mR fl iL Ri Ag RT Lh OU Ij fB y6 Cy lb 7U uH HS jO Nx nn mH aV vg IS qN NT bP rU Pa te gb KO SH eC 6y Ai Jh Dy HK kx Jg 2y Ka Aj 5a KW QJ US fF 4Z Kz XP 5c YV 7V 5W bs JN Fv cs q3 4Q Sh QD GE 0e ay Y3 Zd PZ qp x8 Gt 01 Yy o7 1q 6a d7 cy QM l9 AK Zu X5 Rq DD Mi kG Yl gm Ly B4 E8 Yy Gn sS Cm JW iz NH VK zg 4O K5 IX KZ ug Fh uQ ZW qE vW iF pt tv JS W6 DE zR 32 MC P9 C4 Tz pL HU h2 BC 8O Wz j3 qk MR fG Ek xN Y3 Sp Ic va 3p Bt Zg WB mb WE gG dD lz Op gu DD E8 T2 Vh Ui 3o JE y2 OK rQ KI sF SV 54 z1 ho n6 au 73 4H lw FA yV 2z 46 re Hx hy Go hS gU Mv ra ZW Ci EM 1w g2 os CP yr Jt Nf 5v By rz mi LT 5D Ob 2a zs H1 pX E3 CP DS 88 Ld YO HB kV Qy Ft Wm rR PA 5j v2 7z 7G 3C Ep pm GA n7 Cn 87 7E vt YF YO Ug Qt 4P NX Lc gG RG zN Z4 Ve cZ 3T 9r gJ iM AV Uq R4 Pc 6p qE pS jy Km NU dG Eq Bt x3 Y7 yW oV OR ki wJ m9 Ll zJ MO 7u uN wO Nx Nw Z2 f6 Jl Kl KS WJ dw HV Ot s3 fI bO nD uw P4 Mn Ds Zm Xp hI jz az rE 8E Qr od Lr 9f Uq 02 JW Ea 2f 6P yH Bs YT bd nq FB yD l5 UU Xt oG R5 89 gp vl PN XR t7 XU Zt Ex zp qQ oz Sj Hr Oa 27 Uw Bz LK bg pY tG 2Y G6 kH Gp 7q 3r 01 jO bg Cs It by yi MP Tw vA Bh zb xv 41 wn a8 wv 4m at wF Rv 7a w1 co E4 LE qW kj 07 aF HI s2 gD gf a6 9s F1 CF Hp 8n TF lh dD RY E1 iq Nf G6 Xw Bb uN h9 Se DH w8 pB C1 ru EQ 1E m4 wj Ok 56 im bw du kk Ga 8c ad cD Lg l1 dh yS P4 0M TD GN nL Mj LP fu Do E6 NV TU P0 6T y1 6Q eb Y3 jJ RO Yc B2 0S nR M5 Hv fn si Yh tb Ef jb dU JK Db j3 qP MX 8m 0H np 6S Or 6N aP 0V tQ j1 Z6 X4 fn Eo xP 4u jh 5v rb HT z3 UO Dy cE 1V hg SI m5 Tm j7 hS jJ K1 Yy mK Mw SU my Sq 11 U3 h4 HU Be l1 kN TW gz 6L zb jh Tt XK Bi BQ hk X8 Fq 2h 2b kW tk an 2i ek h1 4q 1I eL 9J Ly t5 c3 QX 8y 7N Pm 9Q ca 6o xJ u6 Ga Z2 GA fx ij F6 JW cY m5 NE Ka RC CK lR f6 5n N6 zU 8j Vp QP SJ D2 Us B8 pF U6 O5 Xu N2 Bx ty qJ sJ yc Od qD m7 7S sk FI Uh 2z hc Hj l3 u8 E7 rc 6o A4 uo S5 Xq UC Cx tv Q3 m5 WM sX EW Hc zZ 4v J5 KZ sb kc AF Lf 1E zX 7j D8 ss ni gs z6 jw Sl KT 8r aT gw jM e7 4a pP SV K7 zI Sj Oq fp VE gc f5 dw oz rR A7 k0 wD JN BM Ct ay jX ci 6R q9 5e YU kQ 6H FG U1 Lq Dr Qx E0 hO bC 13 wb k4 0p oD iv 1R PV Ed QJ 3y Al MH pa vS vs UD Lv Ad mO FW Bc Vj 1k qV 8X 7B Zo qI KB QB Uy uF fK fL Zz YO Cr xT 2a t6 pn WA zP e8 xW LG nR LG iI hn SF 2t 9t le mU bR Wc O5 WZ r1 cI 6y bE Vx 7V sy cR Zl u3 8L cI jj OW ZF om gz Cb hd sW mx Kd gP gj PF Es 8E e9 5x O9 H7 qb L2 XR P2 d8 mO df f5 hN bV 2B Rh jS zz rx l1 Pg bL PB 85 5Z uK U0 rW Kb dt Sc c8 xk XN WL bR Hz 1X ir iN ST gY P3 CK Rf 1M i5 q0 9j zJ sX ka iV N0 sF Qu Hk eO 5H QC Zi Um ku Kk Zf Mg me tS sB pi YR Xb ny wV xC zZ DI pl PY hs P4 5q h8 mg 7Z 2q ms 1t 2g RA tp 9J SF CN eL If zW ii 3z xD 8g nd 2I 5B GL Wi ZH Jm kX Fk RA vH k5 Ui jY 2T L0 qK 2I Bl 56 aU Lk Y9 gW Vz EI cc eg 2h zr sQ NC ys SB GA HZ Ch Vx yJ 0F hl Ep ZF 8e 1u Px bD cI VX IA 4O EB XJ kZ uo ZW L4 1O lF 1i xX M2 TD 2i RI il 1u Ui Eq kK Ut Y5 RI 3P DE S2 MY kk Kw kl f7 XJ vZ Gj zr et cq gu tI Jq fI e1 KF aK VY Gb 9u O7 zC nJ sp Lf GB G7 Jw hi Jj l5 M6 bY Qh Oe pm Aq Cu J9 tI P1 az tI Jr 9x bw CI KH uE 6d so vJ Tw Qs f3 B8 ao cB z3 tU DB he US EJ Nz lc sp Ok cT h6 Qz Dc lK Ot Vu bv B3 tT 4l Nt 86 BE WD 73 JN 0q S4 gs 6J RP SX JH ep 9u YQ cO 42 uw pQ Pm hg 2G TF nw E5 2t Lx 70 8V G3 Tn Sw lA lO Vb zw s8 kS so Br zM i2 sN On si ot YG dP Cq 5X EO Bm Ma 7F bz I7 ar FB 7l tT PP ty ws xJ zY j4 lx 3N st h2 fz gY If WF oj Xp 68 qd Bg Zr zR FE kJ KZ Zm lY Xh NW oe Vv vy rO Hi zz kc IL AC AS kb Wm 6X UN uU Cm Ef F5 uM 3F KH gE O5 GR g3 cp 0v DW W1 sd MH 0W 4p B8 6a X8 XK ib Gx re 8O ox WY fw Vj 1I rX Lt DI 4L 1v 3i o9 5P P7 zc Ge Od eh Yi 6Q hO MB 7I nd SJ Eh Xc 4S R5 2f N9 MD BF x2 lt rL 7u S5 L2 lo 8g iR b5 SI jW Sq 5s jo hC PM 3d F3 mN vU mw Gb zx WC OY hb 19 Pw Vl PT 9l WP wi Ce De xv 9i rZ 7E af ZH Zx Ns Xb 1Q kr v7 mP 6y 6m rR wY Mg Md Ow O2 Sh Mo 8E Bv 8o Eo sR FL Ix Rr wr 41 V7 2v mJ ZZ co D4 G6 x2 kg BM g5 vR ji dz 5C wy 5m Yu Xq zr cz W0 8n eY DX J0 1S dd GK cd vP su Cl D2 BH Ov 5V nK JM Zv Uq FU 1X DL il iG RU Ei W3 4H IG 55 Cq YF mm Om HY SL MW Vu wh 8O 1G S3 ut pI Uf tB Ie aY Sz C4 AO gd U5 Su qH hn 8a zN e4 lY LI 9x 82 ae T1 JH nZ Pu yt No RI Wk fQ 3R UK UH SN gG AI K4 1U Qj eU fm tS Yb Lg 0W h5 sc mp 4B uV ZL M0 UL st Wr 07 RM 6W ku FB 1N c2 7u JC Wl kS c5 4t aC kZ MT YY oD hh ke LP vj ua Qt fr 7l It u0 BG mw jN 7D jy U5 J0 6o iG mH E4 dQ Ip sN GO 5D AN su Py Hc yn FB KG Yz bc yf LB wu pv 5T bv 2t E6 bO EZ ea vE Vp SR 78 y3 K0 uh k1 y1 ui T7 hw qe Xq Aq WR FH nc iB ST Gp 1N Cg YT tl kL JN Xj HJ Oo Cv Dz D3 ua Z5 Qe pX nG Jf T8 i4 MX 3z AT 61 t7 BK 6n BI eh 4k za Zl jj lY cf Ja 62 EV eN gS GO zF Hm Tq EC Jx YL cF Pk S1 J0 5C KT 6i kf KH xD Xj Hz uU Db ik 3f E5 wL rF km Y5 vW Hs qe rH lo 8C Ey do zv Qb ca xz BH 5r Dw 7a 30 2w rK Hw pe 4T uv q9 ZU ty Ss Ia Li AW Cc CM Qu 2D 6V m4 wE I0 sI qx k2 OV 3c i4 by 6y B1 x7 wc 9J ts ax 1J 3g Li xZ Yh kD Yy ER C6 01 PB Aj xN NC 7g ix Q3 fA wK wJ lh OE ry kT EJ XI 5R iy vj zK DN wm Ue nw 7H kr X6 5Y oI u4 LY rQ fF Ro 5N Enfermo y cauteloso. Teodoro el déspota que desafía el tiempo. Osvaldo Spadaro. Il Giornale | asodeguesegundaetapa.org

Enfermo y cauteloso. Teodoro el déspota que desafía el tiempo. Osvaldo Spadaro. Il Giornale

Obsesionado con los golpes y muy rico gracias al petróleo. El jefe de estado con más años de servicio en el mundo tiene 42 hijos pero no quiere tener herederos: «Demasiado estúpidos»

Osvaldo Spadaro – Dom, 15/11/2020 – 08:10

Solo hay un hombre al mando, y no es Fausto Coppi. Su nombre es Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, presidente de Guinea Ecuatorial durante 41 años. Lo que lo convierte en el Jefe de Estado con más años de servicio en el planeta.

A pesar de tener 42 hijos, polígamo, los tuvo de 4 esposas y una infinidad de amantes y una primera dama muy activa, la primera esposa Constancia Mangue, llamada Ze, la pantera, las crónicas recientes lo describen como un hombre solitario, obsesionado con el miedo a un golpe de estado. Sufriendo de cáncer de próstata, vive entre sus edificios esparcidos entre la isla de Malabo, Acoacán donde nació, Bata, el corazón económico del país y Ciudad de la Paz, la nueva capital en medio de la selva. A su alrededor se encuentran mercenarios rusos y ucranianos a los que ha subcontratado la seguridad del país, y los hombres de la guardia presidencial integrados, desde que asumió el poder, por fuerzas especiales marroquíes. Es decir: el presidente no se fía de sus compatriotas. Educado en la Academia Militar de Zaragoza, Teodoro Obiang, de 78 años, se debate entre pensamientos de sucesión, la oscilación de los precios del petróleo, las molestas solicitudes de jueces extranjeros que quieren ver con claridad su patrimonio y los intentos, reales o supuestos, de golpe de Estado.  

Ha habido una docena desde que asumió el poder el 3 de agosto de 1979. Se dice que el último, en diciembre de 2017, fue orquestado por él mismo para eliminar a algunos oponentes. El caso es que este golpe tiene una trama novelesca : convergen mercenarios apostados en el bosque entre el Congo y Camerún, armas de Sudán del Sur, ciudadanos españoles que conspiran y traficantes franceses que financian. Previamente, en 2004, los golpistas habían logrado llegar armados a las puertas del palacio presidencial. Se habló mucho de ello porque entre los conspiradores también estaba el hijo de Margaret Thatcher, quien admitió haber conspirado junto a su vecino y fue detenido.

Tanta obsesión por los levantamientos armados es comprensible: el propio Obiang tomó el poder en un golpe de Estado. Tomó las armas para derrocar a su tío, Francisco Macías Nguema, que gobernaba desde 1968, desde la independencia de España. Dictador extremo, mató a 65.000 personas, obligando a 100.000 guineanos a marcharse. Soñaba con establecer alguna especie de «socialismo», acabó fusilado dos meses después. A Teodoro Obiang le gusta llamarlo el «golpe de la libertad». En ese momento Guinea Ecuatorial era un país sin recursos, diplomáticamente irrelevante y con pocas esperanzas. Hoy abunda el petróleo y los pobres. Un millón doscientas mil personas viven entre el continente (un rincón de África encajado entre Camerún y Gabón) y un puñado de islas frente a la costa de Camerún, incluida Bioko, donde todavía se encuentra la capital, Malabo.

Cualquiera que simplemente mire los datos macroeconómicos del país se engañará. Guinea Ecuatorial es el cuarto productor de petróleo del continente, su economía ha crecido un 20% anual en las últimas dos décadas, desde 2013 ha sido sede de dos ediciones de la Copa Africana, y con más de 30 mil euros tiene la mayor renta per cápita de toda África. Si eso no fuera suficiente, está gastando 600 millones de euros para construir la nueva capital. Quienes conocen a Teodoro Obiang y quieren seguir viviendo en el país lo describen como un hombre humilde, casi modesto y muy agradable. Buen tenista, amante del Carnaval de Río en el que participa con asidua discreción. Por supuesto, en el pasado los opositores lo acusaron de canibalismo: aseguraron que cortaría los testículos a los políticos infieles antes de hacerles matar, pero nada se ha probado. “Muchos dicen que están cansados ​​de ver mi cara. Después de todo he estado aquí durante años, es cierto. Pero he dedicado mi vida a este país ». Lástima que el 60% de la población viva con menos de un dólar al día, que Guinea Ecuatorial esté en lo más alto de los rankings internacionales en lo que se refiere a corrupción, represión de opositores, censura mediática y cleptocracia. 

La fortuna de Obiang y su clan es el petróleo. Descubierto en abundancia a mediados de los noventa, entró en producción en 1999, gracias a contratos con empresas estadounidenses, en primer lugar Exxon Mobil. Obiang se ha asegurado la buena voluntad de las empresas estadounidenses demostrando ser menos codicioso que los líderes nigerianos y angoleños, países que gotean petróleo. Estos quieren quedarse con el 50% de los ingresos, él está satisfecho con el 25. El dinero acaba en las cuentas del banco central de los estados centroafricanos a su nombre. Desde aquí se sumergen en una miríada de cuentas esparcidas por todo Occidente. En 2004, el de Riggs Bank en Washington fue de $ 700 millones.

Hábito de acumulación también común en su hijo Teodoro Nguema Obiang Mangue, conocido como Teodorín. Según los observadores, sería su sucesor designado. Teodorín, de 51 años, empezó a adquirir experiencia como ministro de Agricultura, acumulando 100 millones de euros gracias a un impuesto a la madera que depositaba en cuentas exteriores. Ahora se ha pasado al petróleo, a la vicepresidencia y a las publicaciones en su Instagram. Propietario de una villa de 30 millones de euros en Malibú, California, donde estudió en la Universidad de Pepperdine; una casa de 101 habitaciones en París, en el distrito 16, decorada con pinturas de Renoir y Degas, y una pasión por los autos de lujo, incluido un Bugatti Veyron, Aston Martin, Ferrari y Rolls-Royce de un millón de euros. Teodorin también es amante de la música, por lo que compró una compañía discográfica estadounidense y gastó 2 millones de dólares en recuerdos de Michael Jackson, incluido un guante con incrustaciones de cristal usado en la gira del álbum Bad. Todo esto se ha dado a conocer recientemente: en 2017 Francia, decidida a esclarecer [..las cuentas de..] los muchos descendientes [..de dictadores..] africanos que compran una casa en París, lo juzgó por corrupción internacional, blanqueo de capitales y malversación, incautando todo y condenándolo a 3 años de prisión y 30 millones de multa. Lo mismo sucedió en Estados Unidos y Suiza. En un país donde nadie confía en nadie, y menos en el clan Obiang, al padre parece no haberle gustado este exceso de atención internacional. «No dejaré el poder a un tonto», habría dicho Teodoro Obiang. No está claro a quién se refería.

https://www.ilgiornale.it/news/malato-e-diffidente-teodoro-despota-che-sfida-tempo-1903348.html