“En Ginebra, un hijo de Obiang, huye tras embestir a un coche de policía”. Laure Lugon y Edouard Bolleter, Le Temps

El periódico ginebrino Le Temps publico el pasado día 5 las primeras informaciones sobre los problemas del hijo del dictador, Justo Obiang, con la policía. Decía así:

“La justicia ginebrina  tiene ya mucho trabajo con el hijo mayor del presidente de Guinea Ecuatorial, Teodorin Obiang, bajo investigación penal por blanqueo de dinero. Desde el martes, se ocupa también de su hermano Justo, de 31 años, pero por otros motivos, ha podido saber Le Temps: se le persigue por conducción temeraria por, entre otros motivos, violación importante de las normas de circulación por carretera. No ha sido localizado todavía. .

El asunto ha conmocionado al municipio de Anières y habría podido terminar en drama. El miércoles, 27 de junio, la policía intervino en el domicilio de Justo Obiang, un chalé camino de Hermance, del que es propietario desde 2014. Según nuestras informaciones, un médico presente en los hechos, quería hacerlo hospitalizar por padecer problemas graves. Parece evidente que no llegó a convencer y controlar al paciente. “El hombre se puso al volante de su  Range Rover e intentó huir”, explica Silvain Guillaume-Gentil, portavoz de la policía ginebrina. Se echó encima de un coche de policía situado a unos treinta metros, que chocó violentamente contra otro vehículo ocupado por una mujer y dos niños. “No resultaron heridos pero se asustaron mucho”. Este segundo vehículo accidentado no detuvo al conductor que, fuera de sí, tomó la dirección de Francia. Su vehículo se encontró poco después en un campo y fue embargado. Según la policía, se ha emitido una orden de arresto provisional contra él.

Según nuestras informaciones, el hombre no ha sido localizado. Otras fuentes indican que podría haber encontrado refugio en la embajada de Guinea Ecuatorial en París. “Se ha iniciado un procedimiento penal y el Ministerio Fiscal no piensa hacer comentarios” indica Enrique Della Casa, portavoz del Ministerio Público ginebrino. Justo Obiang, enfermo, había sido colocado hace un mes bajo un régimen asistencial especial. Puestos en contacto con su tutor, el abogado Mike Hornung, ha manifestado estar informado, pero no quiso hacer comentarios. El alcalde de Anières, Antoine Barde, estaba también al tanto: “hemos recibido mensajes de los vecinos preguntando  qué pasaba y la policía nos informó de los hechos”.

Justo y su hermano gemelo, Pastor, crecieron en Suiza y adquirieron esa nacionalidad. No disfrutan, por tanto, de un estatus diplomático. Nacidos en 1986, asistieron a las clases del  Colegio de Lemán, en Versoix, y luego al Instituto Le Rosey, en Rolle. Aunque, a diferencia de  su hermano Teodorin, vicepresidente de Guinea Ecuatorial, los gemelos no tienen función oficial dentro de la estructura del poder, no están lejos de las altas esferas, del clan Obiang que controla todos los recursos del país. Según una investigación de la Tribune de Genéve de octubre de 2017, Justo dirigía entonces una empresa de almacenamiento y  distribución de petróleo, Pastor se ocupaba de una operadora telefónica y dirigía una de las más importantes empresas industriales del país. Teodorin gestionaba un peso pesado del comercio de la madera. .

En 2017, este último es condenado en París a 3 años de prisión en suspenso y 30 millones de euros de multa en los sumarios de los ” bienes mal adquiridos “, una sentencia contra la que ha presentado recurso. La investigación para este proceso se había iniciado como consecuencia de las denuncias de oenegés que señalaban su enorme patrimonio inmobiliario y mobiliario, mientras Guinea Ecuatorial es uno de los países más pobres del mundo. Su padre, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, figura en la clasificación Forbes de las personalidades más ricas del mundo, y reina sobre su país desde 1979, el año en el que derribó a su tío.

Francia no es la única en interesarse por el patrimonio de los Obiang. Ginebra abrió también una investigación en 2016 contra Teodorin, que hacía referencia, especialmente, a la adquisición sospechosa de dos yates, cuya gestión se confió a una sociedad ginebrina. Diez bólidos de lujo que le pertenecían fueron embargadas sobre el tarmac del Aeropuerto de  Ginebra (entre los que había un Bugatti Veyron, un McLaren P1, un Koenigsegg One, del que no hay más que siete ejemplares). La fiscalía ginebrina embargó también en garajes de Ginebra y Nyon otros 13 vehículos de lujo, Ferrari, Lamborghini, Rolls-Royce y Bentley. Guinea Ecuatorial recurrió  contra estos decomisos argumentando que se trataba de coches oficiales. Un argumento poco convincente a ojos del Tribunal Federal, que confirmó lo bien fundado del embargo.

Justo ha huido al volante de un Range Rover mucho más barato, para escapar, sin duda, a una  hospitalización que no deseaba, ocasionando con su rabia, su pánico o su delirio, el destrozo de un coche de la policía y de una de sus vecinas. Un drama personal que ha estado a punto de provocar otros. Y que añade un nuevo registro a la lista de desacuerdo que enfrentan a la República con este conflictivo clan.

https://www.letemps.ch/suisse/geneve-un-fils-obiang-emboutit-une-voiture-police-senfuit