En Conakry, los dignatarios de la era Conde  en libertad vigilada. Africa Intelligence

Inmovilizados por la Junta tras el golpe contra Alpha Conde y con prohibición de viajar, los ministros del antiguo régimen mantienen un perfil bajo, mientras su presidente intenta reintegrarse en el juego político. Se ven obligados a pedir a las autoridades guineanas permiso para abandonar el país.

Desde Estambul, donde reside actualmente, el ex Jefe de Estado Alpha Conde, que hasta ahora había guardado cierta reserva, se ha dirigido por primera vez a los guineanos. Tras presentarles sus mejores deseos, «el profesor» insistió en recordarles que seguía siendo el «presidente electo» del país a pesar del golpe de Estado del 5 de septiembre de 2021.

Condé, que hace unos meses se reconcilió con el Presidente de Guinea-Bissau, Umaro Sissoco Embalo, ha seguido aumentando sus contactos con jefes de Estado africanos. Los últimos interlocutores hasta la fecha: los presidentes chadiano y congoleño, Mahamat Idriss Déby y Félix Tshisekedi, a los que el antiguo hombre fuerte de Conakry habría llamado personalmente.

Aumento de la presión de las autoridades
El activismo del depuesto presidente contrasta, sin embargo, con el estado de letargo en el que están sumidos todos sus antiguos ministros y altos funcionarios desde el golpe de Estado del coronel Mamadi Doumbouya. Procesados colectivamente por «corrupción, enriquecimiento ilícito, apropiación indebida de bienes públicos y blanqueo de dinero», los ministros del segundo gobierno de Ibrahima Kassory Fofana, actualmente en prisión, comparecieron en 2022 sin que se les absolviera de los cargos que se les imputaban. Por el momento, sólo Salla Fanta Fanyi Camara, Ministra de Turismo, Hostelería y Artesanía, se ha beneficiado de un sobreseimiento en este caso.

Los demás están sometidos a una mayor presión por parte del nuevo Gobierno. Un año después del golpe, sus cuentas bancarias siguen congeladas por orden del presidente de transición, Mamadi Doumbouya. A estos dirigentes, a los que se retiró el pasaporte diplomático tras el golpe, también se les prohíbe viajar incluso con pasaportes ordinarios. La policía de fronteras del aeropuerto internacional Gbessia de Conakry lleva un registro de prohibiciones de salida en el que aparecen sus nombres.

Quienes planeen viajar al extranjero deben enviar una solicitud manuscrita al hombre fuerte de Conakry, detallando los motivos de su viaje. Al mismo tiempo, estos dignatarios de la era Condé deben escribir al fiscal de Conakry, Yamoussa Conté, que decide sobre la petición, antes de remitir la carta al actual Ministro de Justicia, Alphonse Charles Wright. Hasta ahora, las autoridades guineanas siempre han rechazado estas solicitudes.

Africa Intelligence, 9 de enero 2023