En Africa Central los productores de petróleo ante un futuro poco claro. Omer Mbadi. Jeune Afrique

Mientras que los principales Estados productores de la zona -encabezados por el Gabón, el Congo y Guinea Ecuatorial- admiten su incertidumbre sobre el futuro, la CEPA [Comisión Económica para Africa de Naciones Unidas] y el Beac predicen ya que la crisis del coronavirus será un desastre para el crecimiento y los ingresos de los gobiernos.

¿Voluntad de minimizar las dificultades o actitud declaradamente positiva? Los responsables de las economías de África Central no parecen alarmarse por el momento por las repercusiones de la pandemia del coronavirus, mientras que el barril de crudo había caído a menos de 27 dólares el viernes 20 de marzo, casi la mitad del precio de hace un mes. Por el momento, se están realizando evaluaciones para determinar el alcance de un posible desastre.

«La prolongación de la crisis podría distorsionar las previsiones de ingresos de la ley de presupuesto de 2020 y las proyecciones de gasto público», sin embargo, reconoce Jean-Marie Ogandaga, Ministro de Economía y Finanzas de Gabón. Las previsiones presupuestarias para el Gabón, pero también para el Congo, Guinea Ecuatorial, el Chad y el Camerún, los países más dependientes de la producción de petróleo, preveían un precio del barril de entre 55 y 60 dólares en 2020.

Un desastre para el crecimiento

«Si los precios se mantienen bajos hasta finales de 2020 y principios de 2021, el año que viene será difícil», ha dicho uno de sus homólogos. Que se tranquiliza rápidamente. «Aunque nuestras economías se han ajustado bajo los programas del FMI, con más producción local y restricciones en las transferencias fuera de la zona», dijo.

Para Daniel Ona Ondo, Presidente de la Comisión de la CEMAC, «si la tendencia actual de los precios del crudo continuara, la situación tendría un impacto significativo en los ingresos del petróleo en 2020 y, en una proporción relativamente grande, en los ingresos no petroleros. Una caída de 30 dólares en el precio del crudo significa para algunos estados una pérdida seca de 600.000 millones de francos CFA [915 millones de euros]. Por lo tanto, será necesario hacer correcciones presupuestarias. »

A diferencia de los gobiernos y las compañías petroleras nacionales -el SNPC en el Congo y el SNH en Camerún no han querido respondernos- que parecen haber sido sorprendidos con la guardia baja, las organizaciones regionales han comenzado a actualizar sus previsiones económicas.

La Comisión Económica para África (CEPA) prevé ahora una importante disminución del 4,1% del PIB en comparación con las proyecciones preepidémicas de la Comunidad Económica de los Estados del África Central (CEEAC), que incluye, además de la CEEAC, a la República Democrática del Congo, Angola, Burundi, Rwanda y Sao Tomé y Príncipe.

Aparte de este último país, que probablemente sufrirá considerablemente la caída de la actividad turística, con un colapso del PIB de más de 34 puntos, los países productores de petróleo serán los que más sufran.

Angola, que es el principal productor de la región, (se prevé una disminución del 10,9% del PIB), Guinea Ecuatorial (-18,5%), Gabón (-17,2%) y el Congo (-13,1%) se verán más afectados que el Camerún (-4,1%), que está menos dotado de hidrocarburos y está más diversificado. Esto dará lugar a un aumento de los déficits presupuestarios. Sin estos recursos, Burundi (-0,4%), la República Centroafricana (-0,9%) y la República Democrática del Congo (-1,9%) sufrirán menos daños.

Se dibuja un escenario pesimista

Ya en el curso de la pandemia del Covid-19, a mediados de marzo, el Banco de los Estados del África Central (Beac) se mostró confiado y siguió proyectando un crecimiento del 3,3% en la zona de la CEMAC, en comparación con el 2% en 2019. En particular, estimó que el aumento previsto de la producción de petróleo (46,3 millones de toneladas en comparación con 45,9 millones de toneladas en el año anterior) y la producción de gas (6.340 millones de toneladas en comparación con 6.300 millones de toneladas en el año anterior) compensaría la caída de los precios.

Al integrar, además de la pandemia de Covid-19, la reciente caída del precio del barril resultante del pulso entre Rusia y Arabia Saudita, el Banco Central Regional también ha desarrollado un «escenario pesimista».

Así, el crecimiento regional se reduciría este año al 0,2%. El déficit de cuenta corriente se hundiría hasta el 8,6% del PIB, por debajo del 1,5% de 2019. El nivel de las reservas de divisas se reduciría a 2,8 meses, por debajo de los 3,2 meses del año anterior, en comparación con los 3,7 meses de importaciones en la hipótesis inicial.

En este contexto, ¿volverá el Banco Central Regional a una política monetaria más acomodaticia, se pregunta la CEPA?  El 25 de marzo en Douala se iba a celebrar su primer comité de política monetaria del año, aplazado por las necesidades de la causa.

«El Beac ha demostrado en el pasado, especialmente después de la crisis mundial de 2008, que podía actuar en esa dirección y apoyar a los Estados», recuerda un alto funcionario de Camerún, que insiste en la necesidad de contener el gasto público. «Las primeras medidas en Camerún podrían llegar en junio o julio, cuando el presupuesto tendrá que ser modificado para tener en cuenta los recursos que serán liberados por los donantes después de la firma del segundo plan trienal con el FMI», predice.

Continuar la inversión.

Daniel Ona Ondo, por su parte, advierte a la Cemac: «Tendremos que evitar el error, a menudo cometido, de sacrificar la inversión.  En este ámbito es más necesario que nunca centrarse en inversiones que consuman menos importaciones, lo que reforzará verdaderamente el carácter inclusivo del crecimiento económico. »

«El FMI y el Banco Mundial han proporcionado instrumentos de respuesta», recuerda, como para consolarse, el Ministro de Finanzas citado anteriormente. En el marco del lanzamiento del segundo ciclo de programas entre los países de la CEMAC y el FMI, el Banco tiene previsto organizar una conferencia internacional en las próximas semanas, durante la cual será difícil evitar los efectos de la pandemia.

https://www.jeuneafrique.com/mag/913955/economie/en-afrique-centrale-les-producteurs-de-petrole-voient-la-vie-en-noir/