¿Embajador de Obiang o censor de espectáculos?

A: El embajador de la dictadura nguemista en Madrid ha difundido el comunicado anterior. De su lectura cabe deducir varias cosas. La primera de ellas es que el señor Edjang Angue ignora lo que es una película. La película española Black Beach es un relato de acción que utiliza como pretexto (y también como gancho) unos pocos elementos de la realidad y la historia de Guinea Ecuatorial. No es una tesis doctoral, ni tan siquiera un ensayo histórico. Es pura ficción, lo que no quiere decir que todo lo que dice (o insinúa) sea falso. Es el producto, entre otras cosas, de la libertad de expresión de las personas que dirigen la película. ¿Sabe el señor embajador de Obiang lo que es la libertad de expresión? Parece que tampoco lo sabe…

Para finalizar, digamos que el señor Edjang Angue miente cuando pretende atribuir a la colonia la siniestra fama de la cárcel de Black Beach. La colonización española (como todas las colonizaciones) fue un régimen oprobioso, de expoliación y opresión de los pueblos de Guinea Ecuatorial pero acabó hace más de 50 años. La triste fama de Black Beach es un producto de las dos dictaduras que ocupan toda la historia de la Guinea Ecuatorial independiente. Macías y Obiang (y sus acólitos) igualan, cuando no superan con creces, a los peores protagonistas de la colonia…