Elecciones presidenciales en Guinea Ecuatorial: tras las prisas del calendario, la sombra del clan «Teodorin». Africa Intelligence

Edición del 20/09/2022

La maniobra ha cogido a todos por sorpresa en Malabo. El presidente ecuatoguineano, Teodoro Obiang Nguema, ha decidido adelantar varios meses las elecciones presidenciales, previstas inicialmente para el primer trimestre de 2023: ahora se celebrarán al mismo tiempo que las municipales y legislativas, en noviembre de 2022.

Los parlamentarios han justificado esta súbita aceleración por necesidades de contención presupuestaria. El PIB del país se ha reducido a la mitad en diez años debido a la caída de la producción de petróleo, que se sitúa ahora en poco más de 140.000 b/d. Sin embargo, también hay razones más «políticas» para ello.

Dos personas están detrás de este cambio de agenda: Jerónimo Osa Osa, secretario general del partido presidencial Partido Democrático de Guinea Ecuatorial (PDGE), y sobre todo la primera dama Constancia Mangue Nsue Obiang. Este dúo es el principal apoyo del vicepresidente y ministro de Defensa, Teodorín Obiang Nguema, cuyas ambiciones presidenciales son un secreto a voces. Sin embargo, el jefe de Estado de 80 años sigue creyendo que su hijo mayor no está aún preparado para sucederle. Dada la avanzada edad del presidente, los partidarios de «Teodorín» creen que hay que evitar a toda costa un posible vacío de poder, que llevaría a unas elecciones de alto riesgo.