El régimen de la alegre memoria (Obiang Nguema Mbazogo) y la perversión. Capítulo (¿…?): El vicepresidente de su padre, Teodoro Nguema Obiang Mangué, no entiende que el Estado de Guinea Ecuatorial, nuestro pais de todos, no es un tesoro para un depredador, ni mucho menos para un infantil.Ángel-Obama OBIANG ESENG

A Obama by tiempos canallas on Scribd

Desde que la población mundial sufriera la pandemia del covid19 y los Estados tomaran las respectivas medidas correspondientes para enfrentarla, tanto para dentro como para fuera, con más o menos aciertos, Guinea Ecuatorial, nuestro país de todos, como los demás países, también ha tenido sus más y sus menos ante dicho sufrimiento, pero con el añadido del comportamiento a modo de actor de ocurrencias del hijo del fundador del gran movimiento de masas (PDGE).

En concreto, Teodoro Nguema Obiang Mangue, vicepresidente de nuestro país, en la retransmisión del telediario de las 21 horas del día 11 de julio, a propósito de la gestión del gobierno dirigido por su padre ante la pandemia, alardeó haber hecho, entre otras cosas, gestiones para medicamentos poco comunes: uno de nombre covitor o, como él mismo balbuceaba con otra denominación, “redincivir”, y otro de nombre- otra vez con balbuceos-, “enaxobarina”. Todo para que la población guineoecuatoriana “…esté bien tratada…”, “mejor  que cualquier otro país de África…”, “…que muchos países de nivel mundial…”. Días después, en otro telediario de la misma hora, se nos hace saber que  el herederoíde (1) del fundador,  en uno de los aviones de la compañía CEIBA, ha enviado material sanitario importante como donación al Estado de Suazilandia, que se encuentra enclavado en el Estado de Sudáfrica.

También en un telediario de RTGE de las semanas siguientes pasadas, se nos informaba sobre un concurso oposición para los jóvenes de la Asociación Hijos de Obiang (ASHO) para becas de estudios en el exterior; dichas becas fueron “gestionadas” por el siempre referido Nguema Obiang Mangue. No está  previsto nada para el resto de los jóvenes ecuatoguineanos que no solo no militan sino que no les interesa dicha asociación, teniendo en cuenta que el derecho a la libre asociación es fundamental en nuestro país.

Como pueden darse cuenta, solo y solamente un depredador o  infantil es el que, ante un tesoro, se dejaría llevar por lo que se le ocurre: no hace previsiones para después; no establece prioridades; no hace ninguna programación; no tiene en cuenta la participación de otro u otros para la toma de decisiones para lo que se debiera hacer; o, finalmente, no responde ante nadie para lo que quiere hacer en el Estado de Guinea Ecuatorial, nuestro país de todos.

En definitiva, el único que decide sobre las necesidades con base en los recursos económicos de nuestro país es Nguema Obiang  Mangue, segundo de a bordo del mandatorio de ese pueblo que, impotente, sufre los asesinatos impunes, por sus colonos, para su independencia,  de preclaros y próceres, que fueron Don Enrique Nvo (q.e.p.d.), Don Acacio Mañe (q.e.p.d) y otros. La independencia de nuestro país, resulta de esta manera una aberración para dichos sacrificados, desde el primer dirigente (de la triste memoria) y el actual (de alegre memoria). 

Los solemnes honores post mortem a Santiago Nsuebeya  Efuman (q.e.p.d.), Vicepresidente de la Cámara de los Diputados,  y fiel colaborador de los dos regímenes dictatoriales (época de la triste memoria y época de  la alegre memoria) que viene sufriendo el Estado subshariano que fue colonia española, no son más que lágrimas de cocodrilo, toda vez que sabemos que el autócrata y su familia no hicieron nada por que el finado siga en vida. Nos consta que Efa Mba y Chele (el primero es hermano carnal de “la primera dama de la nación” y el segundo con rango familiar muy directo de Akoakam), durante el presente momento de la pandemia, fueron evacuados in extremis al exterior para clínicas  más adecuadas, para salvar sus vidas.

(1) Herederoíde, por falso heredero