EL RÉGIMEN DE LA ALEGRE MEMORIA (OBIANG NGUEMA MBASOGO) Y LA PERVERSIÓN. CAPÍTULO (¿…?): ¿SIQUIERA VISITAS DE FAMILIARES Y ABOGADOS A LOS DETENIDOS Y ENCARCELADOS A RAÍZ DE LA OPERACIÓN LIMPIEZA EN LA CÁRCEL DE BLACK BEACH DE MALABO?

Por Ángel-Obama OBIANG ESENG.

Durante la jornada del día 25 de agosto del año en curso, hemos sido testigos fehacientes de la férrea prohibición de visitas a los detenidos y encarcelados de la “operación limpieza” orquestada por los agentes –policías y gendarmes- de “seguridad nacional, bajo la dirección de Teodoro Nguema Obiang Mangue, Vicepresidente de su padre, Teodoro Obiang Nguema, éste, a su vez, fundador del régimen de alegre memoria. Este régimen ha logrado asfixiar todos los derechos más sagrados del resto de ciudadanos de Guinea Ecuatorial, nuestro país de todos, ante los selectos que son el mismo fundador, familiares y aliados.

Como ya ha adelantado el autor de las presentes líneas, en su función de abogado para sus clientes defendidos y ya encarcelados en la cárcel pública de Black Beach, acudió el día mencionado a la prisión para visitar y saber el trato de que eran objeto en relación con lo establecido en la normativa penal vigente. En el primer momento, llegado a la cárcel, y una vez presentada la documentación exigida -autorización de la Dirección General de Instituciones penitenciarias y Centro de Reeducación de Menores, Certificado de PCR-, el agente encargado de la entrada fue a consultar al Administrador de la cárcel y, según decidió de este último, se hizo saber al abogado que la fecha de la autorización -seis días  antes -no se admitía. Esta observación hizo que el interesado en visitar a sus defendidos reemprendiera inmediatamente la gestión de actualizar la fecha. La  gestión dio resultado inmediato favorable: el responsable de las  referidas instituciones penitenciarias extendió otra autorización con la fecha del mismo día. El abogado volvió para intentar visitar  a sus defendidos, sin embargo, en ese segundo momento, la respuesta fue -tras volver a consultar con el administrador de  Black Beach -que no se admitían visitas a los encarcelados de la “operación limpieza”, quienes además habían sido detenidos y encarcelados de la manera más heterodoxa, como bien es sabido. Ante la queja mostrada por el defensor de los encarcelados debido a que no encajaban ni la primera respuesta -fecha atrasada- ni la segunda -no se admiten visitas a dichos encarcelados-  en la normativa penal vigente de Guinea Ecuatorial, nuestro país de todos, el agente encargado de atender se limitó a decir “cumplo las órdenes”.

Como ya lo señalamos en otro momento, según lo previsto en nuestra Ley de Enjuiciamiento Criminal (LEcr), hay pasos que se deberían seguir para la detención y, por ende y prisión provisional: el 489 y siguientes, por un lado;  y, por el otro, los artículos 502 y siguientes.

Como se acordarán, el procedimiento de los agentes de Policía y de la Gendarmería, bajo las directrices de Nguema Obiang Mangue, fue detenerlos en cualquier lugar y hora, pasarlos al juez de instrucción, y éste, sin tomar a dichos detenidos las correspondientes  declaraciones, ordenaba sus encarcelamientos. Consta que, en las dos últimas semanas, los jueces de instrucción I, II, III de Malabo, y sus respectivos secretarios han hecho sus jornadas de trabajo  en la cárcel pública de Malabo para la toma de declaraciones. Por citar algunos artículos violados de la LCr ya evocado, están  los artículos  498, 499, 500 y 501.

Por su parte, la Ley Fundamental de Guinea Ecuatorial, nuestro país de todos, tiene previstos, entre otros derechos sagrados, el derecho a la defensa (art. 13.j); a la presunción de inocencia mientras no se demuestre lo contrario (art. 13.o).

Como fehacientemente consta a los ciudadanos guineoecuatorianos, no hay proyectos de Leyes (de los diferentes departamentos ministeriales que conforman el Gobierno de la Nación)  ni proposición de  las mismas (de parte de los diputados y senadores) que no sean de las “sabias orientaciones de gran movimiento de masas, el PDGE y su fundador.  

En definitiva, no es extraño el trato que hemos tenido ante nuestra función de abogado para visitar a nuestros clientes detenidos y encarcelados sin respetar las leyes penales del ordenamiento penal guineoecuatoriano. Entre otras razones, porque los que nos dirigen se han erigido como dueños absolutos y no tienen ante quién o quiénes responder: el poder legislativo- diputados y senadores-, el poder judicial -juzgados y tribunales de justicia- y el poder ejecutivo -el gobierno- se asientan en los estómagos agradecidos, acceden a los puestos no por méritos propios para las funciones que debieran realizarse según correspondieran, sino a merced de dichos dueños.

Si no, ¿por qué Teodoro Nguema Obiang Mangue, Vicepresidente  y Ministro de Defensa y Seguridad Nacional -asignaciones hechas por su padre Teodoro Obiang Nguema, el Jefe del Estado y Presidente de Gobierno de la Nación -persigue a los supuestos delincuentes saltando las normativas penales como lo hemos venido señalando?, ¿Por qué Nguema Obiang Mangue no es molestado, hasta ahora, por haber delinquido contra los bines de Guinea Ecuatorial, según un tribunal de Paris, Francia?