El malestar religioso contra el oleoducto EACOP, la oposición que Total Energies no vio venir

Activistas del movimiento interreligioso GreenFaith en Karlsruhe (Alemania) el 1 de septiembre. Thomas Lohnes/Imago

El futuro oleoducto de TotalEnergies y Cnooc entre Uganda y Tanzania está en el punto de mira de influyentes líderes religiosos de África Oriental y Francia. Esta movilización está provocando tensiones internas y obligando a la gran petrolera francesa a multiplicar sus comunicaciones para poner de manifiesto los méritos de su proyecto.

El Oleoducto de África Oriental (EACOP), un proyecto de oleoducto de 1.443 kilómetros que unirá los yacimientos petroleros del noroeste de Uganda con el puerto tanzano de Tanga en 2025, está siendo atacado por todas partes. La petrolera francesa TotalEnergies y la empresa estatal china Cnooc ya han recurrido a los tribunales franceses y al Tribunal de Justicia de África Oriental (TJE). El Parlamento Europeo aprobó en septiembre una resolución no vinculante en la que pedía su aplazamiento durante al menos un año, para consternación del presidente ugandés Yoweri Museveni. Sin embargo, pudo consolarse a principios de noviembre, cuando la Asamblea Parlamentaria Paritaria África-Caribe-Pacífico-Unión Europea (ACP-UE) votó en su 42ª sesión una resolución que autoriza al país a desarrollar el EACOP.

Un apoyo aislado en un mar de oposición. Desde hace varios meses, la movilización también tiene lugar por motivos religiosos: un número creciente de líderes denuncian el impacto social y medioambiental de la futura infraestructura, que se prevé que desplace a varios miles de residentes locales y atraviese parques naturales de ambos países. Las tensiones aumentan. Está previsto que los primeros pozos del proyecto Tilenga -cuya producción abastecerá al EACOP- se perforen a principios de 2023.

Religión internacional

La organización no gubernamental GreenFaith, con sede en Nueva York, pretende coordinar un movimiento internacional de clérigos de todas las confesiones que se opongan al EACOP en nombre de la protección del medio ambiente. Este «movimiento popular y multiconfesional por la justicia climática» cuenta con el apoyo de la poderosa Fundación Rockefeller. La fundación fue creada a principios del siglo pasado por el magnate del petróleo John D. Rockefeller. Con un presupuesto anual de 6.300 millones de dólares, fue la primera fundación estadounidense de su tamaño en dar un giro radical en 2020 al anunciar que dejaría de financiar proyectos de hidrocarburos.

Creyendo que el espacio público keniano es más libre y capaz de movilizar un movimiento de África Oriental contra el EACOP, GreenFaith ha encontrado varios aliados entre importantes personalidades religiosas de Nairobi, donde la ONG tiene implantación. Si Kenia no está directamente concernida por este oleoducto, cuyo trazado favoreció la ruta tanzana en detrimento de la hipótesis keniana, sus líderes religiosos siguen muy preocupados por la suerte de su vecino ugandés.

Algunos se han posicionado en contra del futuro oleoducto, como el jeque Ibrahim Lethome, asesor jurídico del principal órgano representativo de los musulmanes del país, el Consejo Supremo de los Musulmanes de Kenia (SUPKEM). Este es también el caso del reverendo presbiteriano Elias Agola, representante del amplio Consejo Nacional de Iglesias de Kenia (NCCK), y del obispo protestante John Warari, ambos opuestos al proyecto. Inusualmente para la comunidad hindú de Kenia, que suele ser discreta en cuestiones políticas, la Secretaria General del Consejo Hindú de Kenia, Sujatha Kotamraju, también se ha pronunciado en contra de EACOP.

GreenFaith se moviliza en Uganda, Tanzania y Francia

GreenFaith y los clérigos esperan ganarse a sus homólogos de Uganda y Tanzania, donde los líderes religiosos están muy divididos sobre el tema. Los obispos católicos de la Conferencia Episcopal de Uganda, que discutieron una posible posición común sobre el EACOP en su plenaria de junio de 2022, no han hecho ningún anuncio importante desde entonces. En cambio, a nivel continental, los del Simposio de Conferencias Episcopales de África y Madagascar (SECAM) han pedido desde Nairobi la protección del medio ambiente y de las «primeras naciones» en el EACOP. Otras personalidades han adoptado una postura personal, como el ex obispo anglicano Nathan Kyamanywa, que ya se ha pronunciado en contra.

Se ha abierto otro frente en Francia, donde TotalEnergies se enfrenta a un juicio por «deber de vigilancia» que se iniciará el 7 de diciembre. En colaboración con otras organizaciones, como los movimientos ecologistas 350 y Reclaim Finance, GreenFaith quiere conmemorar la ocasión preparando un acto en París a finales de noviembre, que adoptaría la forma de una ceremonia interconfesional y una acción pública. Se espera que XR Spi, el brazo de activismo religioso del movimiento internacional Extinction Rebellion, participe en el evento. Los activistas cuentan con la participación de representantes católicos, musulmanes, judíos, budistas y otros movimientos religiosos.

La fibra sensible

El movimiento también pretende sensibilizar a los ejecutivos de TotalEnergies, algunos de los cuales son católicos. Esperan sacar provecho de un acontecimiento externo que ha socavado seriamente el apoyo, hasta ahora relativamente unánime, de los empleados de la empresa al proyecto. El 3 de octubre, el diario cristiano La Croix publicó un artículo firmado por 400 jóvenes católicos en el que se pedía a los obispos franceses que se opusieran al EACOP. Esta movilización afectó especialmente a los jóvenes directivos católicos de TotalEnergies, atrapados en un conflicto de valores entre las convicciones religiosas personales y la lealtad corporativa.

El proyecto, descrito como especialmente querido por el director general de la empresa Patrick Pouyanné, está siendo además debatido internamente. La empresa está celebrando una serie de seminarios web para dar a conocer la futura infraestructura. Las últimas se han celebrado los días 8 y 9 de noviembre para debatir las actividades del grupo en Uganda, que han vuelto a ser «noticia en los últimos tres meses», dice el correo electrónico interno.

Pouyanné guarda silencio

Patrick Pouyanné aún no se ha pronunciado sobre la cuestión, y su posición sobre esta movilización interreligiosa sigue sin estar clara. En el pasado, el jefe de TotalEnergies -que fue, en 1995, director de gabinete de François Fillon, católico declarado, en el Ministerio de Tecnologías de la Información y Correos- ha dialogado con los círculos ahora movilizados contra el proyecto EACOP. En 2017, dos años después de que se convirtiera en director general del grupo en 2015, participó en el Encuentro Internacional de Oración por la Paz de la comunidad de Sant’Egidio, un movimiento católico laico de inspiración cristiana, en Alemania. Un año antes, había participado -como muchos empresarios, políticos, filósofos, etc.- en los Entretiens de Royaumont. – Un año antes, había participado -como muchos empresarios, políticos, filósofos, etc.- en los Entretiens de Royaumont en la abadía cisterciense homónima del Val-d’Oise, sobre el tema «Creyente y ciudadano».

Al ser contactada, TotalEnergies declaró que «concede especial importancia al diálogo con las partes interesadas en sus proyectos». La empresa dijo, sin dar más detalles, que las reuniones con las organizaciones religiosas habían tenido lugar «muy recientemente en París» y que el diálogo con ellas estaba «en curso y apoyado por [sus filiales] en ambos países».

Africa Intelligence, 10 de noviembre 2022

UGANDA : TotalEnergies se enfrenta a una creciente oposición religiosa al proyecto EACOP (africaintelligence.com)