El FMI afirma que la situación económica en la CEMAC sigue siendo dificil. Financial Afrik

La situación económica en la Comunidad Económica y Monetaria del África Central (CEMAC) sigue siendo difícil. El Fondo Monetario Internacional (FMI), en un comunicado de prensa publicado el martes 18 de diciembre, presenta cifras preocupantes sobre la región.

“El crecimiento económico regional, que se desaceleró considerablemente tras la caída de los precios del petróleo en 2014, sigue siendo lento y todavía no se ha acelerado como se esperaba. Se espera que el crecimiento, excluido el sector petrolero, descendiese hasta el 1% en 2018, desde el 2,6% en 2017. Una recuperación del PIB petrolero más fuerte de lo previsto (+7,3%) debería contribuir, no obstante, a acelerar el crecimiento global del 1% en 2017 al 2,2% en 2018”, afirma el Fondo, que concluyó el 17 de diciembre de 2018, las conversaciones anuales sobre políticas comunes en la región y políticas comunes en apoyo de los programas de reforma de los países miembros.

La inflación se está acelerando, continúa, “pero se espera que se mantenga baja, en torno al 2% a finales de año”.

“Los activos exteriores netos del Banco de los Estados de África Central (BEAC) eran inferiores a los previstos a finales de septiembre y se espera que lo sigan siendo hasta finales de año, a pesar del aumento de los precios del petróleo y de los esfuerzos del BEAC y de la Comisión Bancaria de África Central (COBAC) para reforzar la aplicación de las normas en materia de divisas”, dijo el FMI.

Y explicar esta situación por los retrasos observados en la adopción de los programas apoyados por el FMI en el Congo y en Guinea Ecuatorial y en el desembolso del correspondiente apoyo presupuestario externo.

Esfuerzos menos acordes con las expectativas

Además, los esfuerzos fiscales realizados por los países que aplican un programa están más o menos en consonancia con las expectativas, según el Fondo. Para la región en su conjunto, añade, se espera que el déficit no petrolero a finales de 2018 esté en línea con las previsiones, mientras que se espera que el saldo general supere las previsiones debido a un aumento de los ingresos petroleros.

El Directorio Ejecutivo del FMI observa también que los progresos realizados en el marco de la estrategia regional han contribuido a evitar una crisis inmediata, pero que la estrategia aún no ha alcanzado plenamente sus objetivos, y cita en particular la insuficiencia de las reservas regionales y el crecimiento no petrolero, que sigue siendo lento.

Los directores subrayaron que la mejora de la situación económica y financiera regional a medio plazo depende fundamentalmente del pleno cumplimiento de los compromisos contraídos por los países miembros de la CEMAC y las instituciones regionales, así como de la adopción de programas respaldados por el FMI por parte de la República del Congo y de Guinea Ecuatorial.

Reducción de la deuda

Sin embargo, el FMI observa, en previsión, algunos puntos positivos: un saldo presupuestario global (excluidas las subvenciones) que estaría próximo al equilibrio a partir de 2019 debido a una nueva reducción del déficit primario no petrolífero, una reducción significativa de la deuda pública (de casi el 50% del PIB a finales de 2018 a menos del 44% del PIB a finales de 2020), una nueva disminución del déficit de la balanza por cuenta corriente, que contribuiría a una acumulación gradual de reservas, y una cobertura de las reservas que alcanzaría casi cuatro meses de importaciones en 2020.

“Estas perspectivas se basan en la plena aplicación de sus compromisos por parte de los países miembros de la CEMAC y de las instituciones regionales, y se exponen a riesgos considerables, entre los que se incluyen nuevos retrasos en la aprobación de acuerdos financieros con la República del Congo y con Guinea Ecuatorial, si se producen precios más bajos del petróleo y condiciones financieras mundiales más estrictas”, comentó.

La situation économique dans la CEMAC reste difficile (FMI)