El expresidente Compaoré pide perdón a Burkina Faso y la familia de Sankara. SWI

Uagadugú, 26 jul (EFE).- El expresidente burkinés Blaise Compaoré pidió este martes perdón al pueblo de Burkina Faso, a la familia del exmandatario asesinado Thomas Sankara y a las víctimas durante sus 27 años de mandato presidencial, a través de una carta publicada cuando el país se encuentra en plena transición política.

“Pido perdón al pueblo burkinés por todos los actos que haya podido cometer durante mi mandato, especialmente a la familia de mi hermano y amigo Thomas Isidore Noël Sankara”, indicó Compaoré.

“Asumo y deploro, desde el fondo de mi corazón, todos los sufrimientos y tragedias vividas por todas las víctimas durante mis mandatos al frente del país y pido a sus familias que me concedan su perdón”, agregó el expresidente.

Compaoré regresó a Burkina Faso el pasado día 7 tras casi ocho años exiliado en Costa de Marfil, después de dimitir por revueltas populares en octubre de 2014 tras intentar modificar un artículo de la Constitución para mantenerse más tiempo en el poder.

Durante el histórico juicio sobre el asesinato de Thomas Sankara, que tuvo lugar en Uagadugú entre octubre de 2021 y abril de 2022, Compaoré fue declarado «in absentia» culpable y condenado a cadena perpetua, motivo por el que su regreso ha sido muy polémico en el país africano.

Un día después de llegar a Uagadugú, Compaoré participó en una reunión con el actual mandatario que dirige el país desde el golpe de Estado del pasado 24 de enero, coronel Paul-Henri Sandaogo Damiba, para tratar temas como la reconciliación y el yihadismo.

En su carta, Compaoré señaló que, debido a la crisis causada por el yihadismo (que ha desplazado internamente ya a cerca de dos millones de personas), “no tenemos otra opción que dejar de lado nuestras diferencias para salvar nuestro patrimonio común, Burkina Faso”.

Compaoré llamó al “patriotismo” para poner fin a los “desencuentros y conflictos intercomunitarios” y “para luchar eficazmente contra el terrorismo que ha desangrado a nuestro país”.

Burkina Faso comenzó a sufrir violencia yihadista en abril de 2015, pocos meses después de la partida de Compaoré, cuyo Gobierno mediaba con los fundamentalistas en los secuestros de occidentales en la región y tenía un acuerdo con ellos para que no atacaran dentro de sus fronteras.

En noviembre de 2021, un ataque contra un puesto de la Gendarmería que causó 53 muertos generó un gran descontento social que se tradujo en fuertes protestas para exigir la dimisión del presidente Roch Kaboré.

El pasado 24 de enero, los militares tomaron el poder en un golpe de Estado, el cuarto en África occidental desde agosto de 2020.

Blaise Compaoré gobernó Burkina Faso desde la muerte del expresidente Thomas Sankara en 1987 hasta octubre de 2014.

Sankara fue un carismático líder, conocido como el «Che Guevara» africano, que llegó al poder en 1983 en un golpe de Estado organizado junto a Compaoré, entonces su mejor amigo y compañero de armas.

Fue asesinado a los 37 años, el 15 de octubre de 1987, junto a doce de sus partidarios después de que un comando golpista, liderado por Compaoré, asaltara su despacho.

La investigación sobre el asesinato estuvo bloqueada desde que Compaoré sustituyó a Sankara en la jefatura del Estado, pero se reactivó con el Gobierno de transición y concluyó el pasado abril con el histórico juicio que dictó cadena perpetua para los tres principales responsables de su muerte.

El expresidente Compaoré pide perdón a Burkina Faso y la familia de Sankara – SWI swissinfo.ch