El dictador depura una parte del «poder judicial». El régimen guineoecuatoriano ni puede, ni quiere, ni sabe luchar contra la corrupción.

La página oficial del gobierno guineoecuatoriano publica hoy los decretos siguientes:

La Presidencia de la República ha sancionado hoy varios decretos de ceses y nombramientos en la Corte Suprema de Justicia.

14/01/2020

Decreto Número 002/2020, de fecha 10 de enero, por el dispone el cese de Francisco Javier Ngomo Mbengono en el cargo de Magistrado de la Corte Suprema de Justicia.

Así lo dispongo por el presente decreto dado en Malabo, a diez días del mes de enero del año dos mil veinte.

Por Una Guinea Mejor

Obiang Nguema Mbasogo
Presidente de la República

Decreto Número 003/2020, de fecha 10 de enero, por el que se dispone la separación de algunos Miembros del Personal Jurisdiccional y Fiscalía del ámbito nacional.

1.- Jesús Ngua Menzeme, Magistrado de la Audiencia Provincial de  Malabo

2.- Francisco Javier Nsue Ekong, Magistrado de la Audiencia Provincial de Centro Sur

3.- Antonio Ondo Abaga, Magistrado Juez del Juzgado de Instrucción número 1 de Malabo

4.- Sinforosa Obono Mikue, Magistrada Jueza del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Rebola

5.- Nazario Oyono Kung Ada, Magistrado Juez de Instrucción número 1 de Bata

6.- Rubén Fernando Mba, Magistrado Juez del Juzgado de Instrucción número 2 de Bata

7.- Manuel Nguema Eseng, Magistrado Juez del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Nzang Ayong

Así lo dispongo por el presente decreto dado en Malabo a diez días del mes de enero del año dos mil veinte.

Por Una Guinea Mejor

Obiang Nguema Mbasogo
Presidente de la República

Decreto Número 004/2020, de fecha 10 de enero, por el que se nombra a Ramón Nonato Obama, Magistrado de la Corte Suprema de Justicia.

Así lo dispongo por el presente decreto dado en Malabo, a diez días del mes de enero del año dos mil veinte.

Por Una Guinea Mejor

Obiang Nguema Mbasogo
Presidente de la República

Decreto Número 005/2020, de fecha 10 de enero, por el que se acuerda el traslado de algunos Miembros del Personal Jurisdiccional y Fiscalía del ámbito nacional.

1.- Magistrado de la Audiencia Provincial de Malabo, Onésimo Mezeme Ngua

2.- Magistrada de la Audiencia Provincial de Evinayong, Olga Aracely Nguema

3.- Juzgado de Primera Instancia número 2 de Malabo, Agustín Ndong Ndong

4.- Juzgado de Instrucción número 1 de Malabo, Honorio Ndong Obama

5.- Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Annobon, Juan Maria Itutu Méndez

6.- Juzgado de Instrucción número 1 de Bata, Quintin Nzang Vela

7.- Juzgado de Instrucción número 2 de Bata, Mateo Ndong Nguema Angue

8.- Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Corisco, Matías Nach Rosario

9.- Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Ebibeyin, Roque Epitie Ngache Epitie

10.- Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Micomeseng, Martín Ondo Nguema

11.- Fiscalía de Vigilancia Penitenciaria de Malabo, Bernardita Nguie Mengue

12.- Secretario del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción de Corisco, Urbano Roku Bondjale

Así lo dispongo por el presente decreto, dado en Malabo, a diez días del mes de enero del año dos mil veinte.

Por Una Guinea Mejor

Obiang Nguema Mbasogo
Presidente de la República

A:  ¿Qué pasa con los jueces en Guinea Ecuatorial? ¿Porqué ser juez en Guinea se ha convertido en «una actividad de riesgo»?

Pasa que el régimen ha dicho que iba a aceptar la recomendación del FMI de luchar contra la corrupción generalizada existente en el país. Naturalmente (de acuerdo con su propia naturaleza) el régimen está incapacitado para llevar a cabo una tarea de este tipo y ha decidido sustituir la realidad de la lucha contra la corrupción por la apariencia de una lucha contra la corrupción. Para esta lucha contra la corrupción solo aparente, parecen haber escogido como chivo expiatorio a una parte de los jueces. Pero los jueces en Guinea Ecuatorial son tan corruptos como los ministros, los militares o cualquier otro sector del régimen…

Además, el régimen no sabe llevar a cabo una operación de lucha contra la corrupción sin recurrir a métodos ilegales, a métodos intolerables. No sabe buscar y comunicar las pruebas de manera legal y entendible. Necesita recurrir siempre a la arbitrariedad y a la tortura.

Esto es lo que, en nuestra opinión, está pasando con los jueces: el régimen de Teodoro Obiang Nguema ni puede, ni quiere, ni sabe luchar contra la corrupción.