El dibujante Ramón Esono Ebalé todavía en Guinea Ecuatorial: “La cárcel se ha vuelto un poco más grande”. Irene Escudero. Agencia EFE

Nairobi, 11 abr (EFE).- Más de un mes después de ser absuelto y quedar en libertad, el activista y dibujante ecuatoguineano Ramón Esono Ebalé, crítico con el presidente Teodoro Obiang Nguema, sigue sin un pasaporte que le permita salir de Guinea Ecuatorial y revela a Efe que “ahora la cárcel se ha vuelto un poquito más grande”.

 “Han prolongado mi falta de libertad poniéndome ya no en cuarentena, sino limitando mi libertad de movimientos”, explica en una conversación telefónica con Efe desde la capital de su país, Malabo.

Desde que pudo dejar la prisión el pasado 7 de marzo, Esono trata de abandonar Guinea Ecuatorial para reunirse con su familia que vive en el extranjero

A su salida de la cárcel ese día, comentó a Efe que se encontraba “en un hilo entre felicidad y rabia”, y ahora explica que la alegría no procedía del hecho de estar en libertad, sino porque creía que ya habían acabado sus cuitas.

La rabia, en cambio, venía de que “es un sitio donde hay muchas cosas que dan impotencia y rabia”.

El pasado 27 de febrero, la Fiscalía ecuatoguineana retiró los cargos de blanqueo y falsificación de dinero que pesaban sobre él, por los que fue detenido el 16 de septiembre de 2017 y enviado días más tarde a la cárcel de Playa Negra, denunciada por torturas.

El activista, que residía en el extranjero desde 2011, fue detenido tras haber vuelto a Guinea Ecuatorial por primera vez en todo ese tiempo para renovar su pasaporte.

“Yo salgo de la cárcel por la presión internacional y me encuentro con que tengo que volver a empezar otra vez los trámites (para solicitar el pasaporte). Y ya tenemos un mes desde que salí de la cárcel y absolutamente nada”, cuenta Esono.

Está en “standby” (en espera), dice, ya que las autoridades no le dicen nada y no sabe cuánto tiempo se va a alargar su situación.

Sin el pasaporte, Esono, que ha expuesto sus trabajos en certámenes tan relevantes como la Feria Internacional Arte Contemporáneo ARCO de Madrid, no puede abandonar Guinea, porque no contempla otras vías que no sea la legalidad.

Mientras, el ilustrador está intentando no moverse mucho, permanecer en casa en Malabo, pero su familia tiene miedo y le advierte que le pueden volver a culpar de algo e incluso atacar.

“Todo ese ambiente para mí es mucho peor que la amenaza”, considera, aunque lo que realmente le pone nervioso es que ya lleva más de medio año sin ver a su hija pequeña y a su esposa, una cooperante española que reside en El Salvador.

Su estancia en la cárcel la va a reflejar en un nuevo cómic, en el que volverá a plasmar sus ideas sobre la realidad de Guinea Ecuatorial, como ya hizo en su conocida novela gráfica “La pesadilla de Obi”, crítica con el régimen de Obiang.

Será, adelanta a Efe, “un cómic corto en formato acrílico” donde “dibujar de la forma más real posible” la prisión de Playa Negra, considerada por algunas organizaciones como una de las peores del mundo.

“Para mí -relata-, uno de los problemas que tiene este país se refleja en esa cárcel porque yo creo que las cárceles públicas deberían existir, pero hay unas condiciones que se deberían respetar en un país como el nuestro que supuestamente trata de mantener unos niveles de paz”.

Desde su detención, tanto el activista como sus allegados y la defensa negaron que estuviera implicado en blanqueo y falsificación de dinero, y revelaron que, en un primer momento, la Policía lo interrogó por sus cómics, dibujos y comentarios en redes sociales.

El encarcelamiento de Esono provocó la indignación de asociaciones internacionales y de la comunidad artística, que venían exigiendo constantemente su liberación desde hace meses.

Desde su independencia de España, en 1968, Guinea Ecuatorial está considerado uno de los países más represivos del mundo debido a las constantes detenciones y torturas de disidentes, y las denuncias de repetidos fraudes electorales por parte de la oposición y de la comunidad internacional. EFE