El agua corriente ha vuelto a Bata. Agence France Presse, Le Figaro

Vuelve a haber agua corriente en la capital económica y la ciudad más grande de Guinea Ecuatorial, Bata, cuyos 800.000 habitantes habían estado sin agua corriente durante casi un mes, anunciaron el martes 24 de septiembre el gobierno y los residentes.

Las autoridades no han dado ninguna explicación sobre lo que ha privado tanto timepo a los habitantes y a las empresas del suministro de agua en el pulmón económico de este país productor de petróleo en África Central. “El agua corriente volvió el domingo por la noche, el sufrimiento ha terminado, por el momento”, se alegró por teléfono Teodoro Nguema, un residente en la ciudad. Bata es una ciudad portuaria situada en la región continental de Guinea Ecuatorial, cuya capital, Malabo, está enclavada en una isla frente a Camerún. “El agua ha vuelto el domingo por la tarde” a Bata, confirmó David Monsuy, Director General del Ministerio de Información, Prensa y Radio. La restauración “progresiva” del agua se hizo posible tras la reunión del domingo entre el gobierno y las empresas encargadas de su distribución en la ciudad, indica simplemente el gobierno ecuatoriano en su página web. No se ha dado ninguna explicación para este corte en el servicio de casi un mes, ni por parte del Ministerio de Información ni en el sitio web del gobierno.

El sábado, el primer ministro Francisco Pascual Obama Asue prometió que en los próximos días se restauraría el agua corriente en Bata. “La empresa responsable del agua está haciendo los ajustes técnicos, les pido que tengan paciencia”, dijo en la televisión estatal, sin dar las razones del corte del servicio. Bata, que también sufre de cortes de luz relativamente frecuentes, ha estado envuelta en la oscuridad durante dos días justo después del corte de agua hace casi un mes.

Con el petróleo, Guinea Ecuatorial se ha convertido en uno de los países más ricos del continente africano, pero gran parte de su población sigue viviendo en la pobreza. Las ONG denuncian regularmente la falta de redistribución de la riqueza y la corrupción. En agosto, el presidente Teodoro Obiang Nguema, de 77 años, celebró su 40º cumpleaños como jefe de Estado.

http://www.lefigaro.fr/flash-actu/guinee-equatoriale-l-eau-courante-retablie-dans-la-capitale-economique-20190924