Detenido sin pruebas el líder opositor ecuatoguineano Andrés Esono. Guillermo Naya. El Salto

El pasado viernes 12 de abril fue detenido en Chad Andrés Esono, secretario general de Convergencia para la Democracia Social de Guinea Ecuatorial (CPDS). Según contó EFE mediante una nota breve firmada desde Nairobi, a casi 3.000 kilómetros de distancia, el líder opositor guineano se encontraba en la localidad de Mongo participando en un encuentro con el partido Unión Nacional para la Democracia y el Resurgimiento (UNDR), su homólogo chadiano.Las autoridades irrumpieron en mitad del acto, se llevaron detenidas a algunas personas y todas fueron finalmente liberadas al cabo de un tiempo menos Esono. ¿Por qué? El régimen de Obiang le acusa de estar organizando un golpe de estado. ¿Con qué pruebas? Con ninguna.“Andrés es víctima ahora de las maquinaciones de dos dictaduras, la de Chad y la de Guinea Ecuatorial. Su detención no es más que otra prueba del descaro con el que el régimen lleva a cabo sus fechorías, esta vez ante los ojos de mucha gente”, me cuenta vía mensaje el escritor guineano Juan Tomás Ávila Laurel.

La respuesta internacional se ha hecho esperar unos días y ha llegado a cuentagotas en formato comunicado, como el del gobierno de España. En su escrito, el Ministerio de Exteriores traslada su “seria preocupación” por el arresto y “exige” al gobierno de Guinea Ecuatorial que el caso sea tratado “con el máximo respeto a los derechos fundamentales y a los principios y garantías de un Estado de Derecho”.Me pregunto qué garantías ni qué respeto a los derechos fundamentales se le pueden exigir a un régimen como el de Obiang, que ha basado su mandato en el enriquecimiento personal, en la persecución, represión y tortura de los opositores. “La Comunidad Internacional no va a hacer nada. Sólo se lamentará cuando haya un genocidio. Y los lamentos no consuelan, como tampoco los comunicados”, zanja Ávila Laurel.¿Qué pasará ahora con el señor Andrés Esono? Quizá acabe en Black Beach, quizá no. Lo último que sabemos es que el mismo día del arresto fue trasladado a Yamena, capital del Chad. A partir de aquí, el tiempo dirá, las agencias informarán, los gobiernos fingirán firmeza al posicionarse. Mientras tanto Teodoro Obiang (76), el mandatario más longevo del continente, seguirá allanando el camino de su sucesión a su hijo “Teodorín”.

https://www.elsaltodiario.com/guinea-ecuatorial/detenido-sin-pruebas-el-lider-opositor-ecuatoguineano-andres-esono-