DECLARACIÓN INSTITUCIONAL DE FUERZA DEMÓCRATA REPUBLICANA EN RELACIÓN A LAS ELECCIONES CONVOCADAS PARA EL 12 DE NOVIEMBRE DE 2017.

 El Gobierno de Guinea Ecuatorial ha convocado para el 12 de noviembre del presente año, elecciones parlamentarias y municipales. Por tal motivo, mediante la presente Declaración Institucional, el partido político Fuerza Demócrata Republicana  quiere hacer conocer al pueblo de Guinea Ecuatorial y a la comunidad internacional su posicionamiento cara a los indicados comicios.

Es una ocasión que permite denunciar, una vez más, la nula voluntad del régimen de Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, de no permitir la actuación en el escenario político de Guinea Ecuatorial del partido político Fuerza Demócrata Republicana que, como se ha señalado en ocasiones anteriores, ha cumplido con creces todos los requisitos establecidos en la ley de partidos políticos, para obtener reconocimiento formal, habiendo presentado su expediente por primera vez en el año 1995, lo hizo por segunda vez en el año 2001 y la última en el año 2015 y todo lo que se ha  recibido a cambio es silencio negativo. Sin embargo, en el periodo señalado, el gobierno ha reconocido cinco nuevos partidos, algunos de los cuáles tan siquiera cumplieron con todas las condiciones exigidas por la ley antes señalada, lo cual constituye una situación muy injusta, que no tiene punto de comparación y supone una negación del disfrute del derecho de asociación política reconocido a todos los guineanos en la Ley Fundamental. Se observa que se ha sustituido la solución legal por una valoración política al dossier de solicitud de crear libremente un partido político conforme a la norma reguladora de dicha materia.

Pues, la denegación a otorgar el referido  reconocimiento formal, evidencia de manera elocuente el peligro real que representaría al Partido Democrático de Guinea Ecuatorial competir en el mismo escenario con el partido político Fuerza Demócrata Republicana . Para evitar ese riesgo el sistema se ve obligado saltarse a la torera las leyes promulgadas por él mismo, que se supone deben regir la convivencia de todos, olvidándose que la grandeza de un pueblo, su desarrollo económico, social, político, cultural, intelectual, industrial, etc., dependen fundamentalmente del respeto escrupuloso a la ley que permite vivir civilizadamente, y que la misma tiene que ser justa y propender el desarrollo igualitario de todos los habitantes sin discriminaciones, dando a cada uno lo que le corresponde por derecho. Empero la experiencia vivida en Guinea Ecuatorial, demuestra una realidad cierta de que sólo se cumple la ley si cuadra con los intereses políticos, sociales y económicos del gobierno. El régimen que gobierna Guinea Ecuatorial le da lo mismo lo que dice la Constitución, lo que dicen las disposiciones legislativas, ignora alegremente todo y sigue el curso que diseña para perpetuarse en el poder y someter el pueblo a sus caprichos.

Todos sabemos que el fin último al que aspira cualquier partido político digno de dicho nombre, es alcanzar el poder. Pero Fuerza Demócrata Republicana no busca el poder por el poder mismo, sino que lo concibe como medio para transformar democráticamente la sociedad, la economía y el Estado; concibe  la política como el mejor instrumento para la búsqueda del bien común, es decir, procurar el bienestar para todos los guineanos, dirimir conflictos de intereses, establecer consensos y acuerdos; y competir por la representación de la ciudadanía en la conducción del gobierno y en el ejercicio del poder; rechaza frontalmente la imposición, la corrupción, el nepotismo, el fraude electoral, el corporativismo, el clientelismo y la manipulación de los intereses y sentimientos populares, por cuanto que ello sólo conduce a profundizar el autoritarismo y la injusticia.

Fuerza Demócrata Republicana entiende que la participación política es la posibilidad que tienen los guineanos de incidir en el curso de los acontecimientos políticos de la nación, ya que mediante esta implicación intervienen en la selección de los gobernantes que representan los diversos intereses y aspiraciones de la sociedad y de manera directa o indirecta en la formación de la política del gobierno. Por consiguiente debe considerarse como una oportunidad de poder introducir cambios en la orientación política del Estado, que conduzcan a la supresión de las grandes desigualdades que condenan hoy a una parte importe de la población a la exclusión de las verdaderas condiciones de desarrollo y de una vida digna y justa.

Las próximas elecciones se convocan en un momento muy crítico para el pueblo de Guinea Ecuatorial, que está afrontando una profunda crisis política, económica y social, fruto de la incompetencia y mala fe del régimen, tras casi veinte años de explotación de los recursos petrolíferos. En estos últimos años la situación del país se ha degradado de forma considerable. Todavía no es posible medir las nefastas  consecuencias de este deterioro que ha causado una profunda herida en la sociedad.

En el aspecto político, se vive una coyuntura en la que un grupo de individuos gobierna con poder absoluto, sin someterse a ningún tipo de limitaciones y con la facultad de promulgar y modificar leyes a su voluntad, considerándose dueño y señor del país, donde hace y deshace las cosas a su antojo, subyugando al pueblo a la esclavitud, dando origen a la anarquía, usurpación y el despotismo, que hacen que la situación política del país tenga más sombra que luz. El Partido Democrático de Guinea Ecuatorial fomenta que padres acusen y renuncien de sus hijos y viceversa, los hermanos hacen lo mismo entre ellos, por pertenencia de unos u otros a la oposición y la oposición está estigmatizada y acosada. Todo esto conduce a la autodestrucción de la sociedad al gangrenar a la célula primaria de la misma, la familia; vulnera sensiblemente las condiciones para una convivencia armoniosa en la colectividad, lo que a la larga no puede conducir sino a un conflicto abierto de consecuencias imprevisibles.

En el aspecto económico y social, a pesar de los ingentes recursos que ha manejado el gobierno del Partido Democrático de Guinea Ecuatorial en los últimos años, se vive una profunda crisis que se ha producido como consecuencia de la mala gestión del gobierno y del saqueo sistemático de los recursos del país, favorecida por el nepotismo y la impunidad, el fomento del individualismo posesivo y la patrimonialización del Estado. Es absolutamente falso escudarse en la bajada de los

precios del petróleo para justificar la tesitura en que nos encontramos ahora, si se tiene en cuenta que los mencionados precios son muy cíclicos y un gobierno responsable debe tenerlo en cuenta.

La incompetencia del Gobierno en la gestión de la economía, se ha traducido en el cierre de muchas empresas y otras se han trasladado a otros países, lo que ha llevado a miles de ciudadanos a perder empleos y engrosar así las filas de los múltiples guineanos que viven en situación de extrema pobreza, sin posibilidad de escolarizar a sus hijos ni poder proporcionar alimentos adecuados diariamente a la familia; la delincuencia ha aumentado de forma exponencial en la comunidad nacional en los últimos dos años, como consecuencia de la falta de oportunidades de empleos.

En los últimos años el Gobierno se ha dedicado a la construcción de obras faraónicas, concebidas más como ostentación de su poderío económico que como infraestructuras que deben servir al pueblo para su pleno desarrollo. No se ha pensado en cubrir los servicios esenciales para la persona humana, como son el agua y la electricidad; no hay abastecimiento regular de electricidad en las ciudades ni mucho menos en medios rurales. Las dos más grandes ciudades del país, Malabo y Bata, carecen del suministro regular de agua, situación más acusada  en  zonas campestres. Se han construido hospitales que no son más que edificios, sin equipamiento ni medicamentos; se ha descuidado la construcción de centros de enseñanza y en un país donde la Constitución reconoce la gratuidad de la enseñanza primaria hay más centros privados que públicos. El gobierno, con su política de “vacas gordas”, ha desalentado totalmente la agricultura de la que anteriormente vivía la población del campo, mayoritaria en el país, lo que ha originado el éxodo masivo de estas poblaciones  a las ciudades, donde se enfrentan con la falta actual de empleo.

Todo lo expuesto  lleva a la conclusión de que con el régimen actual no se puede esperar que se revierta la situación, sino todo lo contrario, por lo  que es necesario redoblar los esfuerzos en la lucha para instaurar instituciones democráticas fuertes y responsables en Guinea Ecuatorial.

Fuerza Demócrata Republicana tiene la profunda convicción de que la salida de la situación en que está sumergido el país, no debe concebirse como  tarea exclusiva de un líder iluminado, sino que es labor que incumbe a todos los ciudadanos. Teniendo en cuenta que las luchas sociales poseen una enorme vitalidad: sus formas de organización, su capacidad de movilización y su persistencia rebasan en ocasiones, por su creatividad, congruencia y fuerza, a los partidos políticos y a los gobiernos, puesto que representan más directamente el verdadero sentir de la sociedad. Y teniendo en cuenta, además, que el régimen actual tiene ya raíces muy profundas, este partido político propuso la necesidad de que la oposición concurriera a las recién pasadas elecciones presidenciales con una candidatura unitaria, por considerar que era  la única forma de hacerle frente al régimen con mínimas garantías de éxito, en la  inteligencia de que más que en las dificultades del camino hemos de pensar en el camino mismo, en la certeza de saber cuál es el que hemos de seguir para llegar al destino deseado.

Al ser las elecciones presidenciales el proceso por el que se elige a una sola persona, y al no haber conseguido que la oposición se aglutinara entorno a una candidatura unitaria, como integración mediante la conjugación de las capacidades humanas, morales y materiales que podrían reforzar nuestra noble lucha por la democratización de Guinea Ecuatorial y superar los obstáculos que impone el régimen a la oposición, por cuanto que para vencer a una dictadura es más efectivo actuar todos juntos que de forma individual, Fuerza demócrata Republicana optó por predicar el boicot de las referidas elecciones, porque el resultado estaba conocido de antemano.

Esta formación política cree que las elecciones del 12 de noviembre constituyen una oportunidad propicia para movilizar al pueblo, que debe ser el verdadero artífice en la lucha no violenta para la consecución del cambio pacífico ansiado, motivarlo para que empiece a perder el miedo y que pueda exigir que se respete su voluntad expresada en las urnas.

Fuerza Demócrata Republicana está convencido de que la unidad de la oposición formando un único frente es una condición necesaria para alcanzar la meta  deseada, que es  el establecimiento de un Estado social y democrático de Derecho en Guinea Ecuatorial.  Actualmente en el interior del país, existen tres partidos políticos legalizados en la oposición en Guinea Ecuatorial, que son: Convergencia para la Democracia Social (CPDS), Ciudadanos por la Innovación (CI) y Unión de Centro Derecha (UCD). Dos de dichos partidos se han unido para formar la coalición electoral JUNTOS PODEMOS, con la que se acepta en parte tesis Fuerza Demócrata Republicana de que los grandes objetivos se logran con la unión, lealtad y confianza que constituyen la fuerza imparable que facilita el logro de propósitos que serían inalcanzables en una actuación individual. POR LO TANTO, INVITA A TODOS NUESTROS MILITANTES, SIMPATIZANTES Y PUEBLO EN GENERAL, INCLUIDOS LOS MILITANTES DEL PARTIDO DEMOCRATICO DE GUINEA ECUATORIAL, PARA QUE EMITAN SU VOTO A FAVOR DE LA CANDIDATURA DE JUNTOS PODEMOS.

 De manera singular se hace constar que Fuerza Demócrata Republicana respeta la opinión de los grupos políticos que preconizan la abstención o el boicot de las elecciones del 12 de noviembre, pero no comparte dicha postura porque no n permite conquistar espacios en las instituciones de carácter representativos del Estado, donde se podría presentar propuestas para la mejor organización de la sociedad guineana. De igual modo, Fuerza Demócrata Republicana es consciente de que el fraude electoral con el propósito de impedir, anular o modificar los resultados reales o la pureza del sufragio es sistemático en Guinea Ecuatorial  y que se ha iniciado ya con un censo lleno de irregularidades; la negación de financiamiento a los partidos de la oposición, cuando el partido en poder dispone de todos los recursos del Estado; el acaparamiento del partido en poder de los medios de comunicación de titularidad del Estado, como partido único que es de facto. Pero este cúmulo de dificultades no debe quitar el ánimo para proseguir la lucha, concurriendo a las elecciones para no dejar campo libre al Partido Democrático de Guinea Ecuatorial que sustenta al Gobierno. El régimen dejaría de ser una dictadura si llegase a celebrar elecciones transparentes.

En Fuerza Demócrata Republicana se sabe que muchos conciudadanos han dejado de inscribirse en el censo porque flotan en una marea de dudas y desconfianza general acerca de la validez de las elecciones como medio para producir la alternancia en el poder en nuestro país. No obstante, considera que la falta de participación en las confrontaciones electorales aleja mucho las posibilidades de conseguir el cambio político en Guinea Ecuatorial.

Fuerza Demócrata Republicana INVITA A TODOS A PERDER EL MIEDO Y A TENER LA CONVICCIÓN DE QUE CON LA PARTICIPACIÓN DE TODOS SE LE PUEDE GANAR AL PDGE CON SUS PROPIAS LEYES. NO EN VANO SE DICE QUE CADA PUEBLO SE MERECE LOS GOBERNANTES QUE TIENE.

CIUDADANO GUINEANO, SI CREES QUE EN ESTE PAÍS SE DEBE CAMBIAR LA FORMA DE GESTIONAR LOS ASUNTOS DEL ESTADO, PUEDES CONTRIBUIR A DICHO CAMBIO CON TU VOTO Y EXIGIENDO QUE SE RESPETE TU VOLUNTAD EXPRESADA CON DICHO VOTO. SI TE QUEDAS EN CASA, DEBE SABER QUE EL CAMBIO NO SE PRODUCIRÁ  POR MILAGRO. RECUERDE: A Dios rogando y con el mazo dando.   

 LOS OBSTÁCULOS HAY QUE SUPERARLOS, LOS DESAFÍOS HAY QUE AFRONTARLOS Y LA GARANTÍA DEL DESARROLLO ECONÓMICO Y SOCIAL DE GUINEA ECUATORIAL Y EL BIENESTAR DE TODAS LAS PERSONAS QUE CONSTITUYEN LA SOCIEDAD GUINEANA DEPENDERÁ, SIN DUDA DEL VOTO QUE USTED EMITA EL DÍA DE LAS ELECCIONES, CON LA ILUSIÓN Y EMPUJE DE PROPICIAR EL CAMBIO QUE ANHELA EL PUEBLO: No por evocar la libertad se consigue la misma, sino trabajando para conseguir las condiciones objetivas que posibiliten alcanzarla.

 Malabo, 28 de octubre de 2017

LA EJECUTIVA NACIONAL