“Cumpleaños de Obiang: Obama Asué en su salsa”. Artículo publicado en el número 83 de La Verdad. CPDS

El vídeo de Francisco Pascual Eyegue Obama Asué, Primer Ministro del gobierno, cantando y bailando delante de Obiang el día del cumpleaños de este, ha dado la vuelta al mundo, suscitando todo tipo de comentarios y burlas.

El hecho ocurrió en la residencia de Obiang, el pasado 5 de junio, cuando, tras una jornada lluviosa que comenzó con el acto de felicitación a Obiang por su 77º cumpleaños, tuvo lugar al mediodía una recepción a la que participaron miembros del Gobierno, Presidentes de los Órganos Constitucionales, Defensor del Pueblo, líderes de la llamada “oposición democrática”, así como embajadores y representantes de organismos internacionales. Todos, o casi todos, iban acompañados de sus esposas. Llegó el momento de éxtasis, cuando el cumpleañero tenía que cortar la tarta de varios pisos, diez veces más grande que las tartas que cortaba Barak Obama en sus cumpleaños cuando era Presidente de Estados Unidos. Pero antes, Obama Asué, ataviado con su elegante traje como es costumbre en él, agarró el micrófono y cantó el “cumpleaños feliz”, seguido y coreado por los asistentes. La cosa no terminó ahí ya que el Primer Ministro entonó su canción favorita, ya casi un himno para él: “Me yeme ne ching-ching, me yeme a ne akon ekaza”, que en español significa “estoy tan instalado y seguro como el pilar de un puente”, mientras mariposeaba de un lugar para otro ante las risas de la pareja presidencial y del público asistente.

Aquella escena recuerda los cumpleaños del fallecido dictador congoleño, Mobutu Sese Seko Kuku Mbendu Wasabanga. Este se sentaba con su esposa en una poltrona, y los ministros y dirigentes de su MPR venían a felicitarle mientras cantaban, recitaban unos poemas y bailaban delante de él; Mobutu y su pareja se partían de la risa, como Obiang y su mujer lo hacen cuando delante de ellos canta y baila Obama Asué. En los cumpleaños de Obiang, no hace falta que lo hagan todos los ministros, pues su jefe, el Primer Ministro, ya se encarga de hacerlo por ellos, mientras le acompañan con palmadas y entonaciones, incluso bubis y annoboneses que no saben qué significa la letra del himno favorito de Obama Asué; solo hay que mover los labios, no vaya a ser que te acusen de descontento.

El acto de la mañana de aquel día fue muy concurrido, pese a las inclemencias del tiempo. Muchos militantes del PDGE, dirigentes de las diferentes estructuras orgánicas del partido en poder y representantes de la oposición fagocitada, se dieron cita en la explanada del Palacio del Pueblo para felicitar a Obiang. Las malas lenguas afirman que esa inusual concurrencia se debió, sobre todo, a que muchos querían ver, con sus propios ojos, en qué estado físico se encontraría el Presidente después de tres semanas de ausencia y de rumores sobre su salud.

Cumpleaños de Obiang: Obama Asué, en su salsa