¿Cual es la extensión de la pandemia en África? Agencia DW

Susan Joshua, de 30 años, vende maíz horneado al borde de la carretera en el distrito Maitama de Abuja, la capital de Nigeria. El sustento de ella y su familia depende de esta actividad.

Cuando Abuja ordenó un confinamiento general a finales de marzo debido al brote de covid-19, Joshua fue confinada en su casa, al igual que millones de otros nigerianos. Ahora la vida está volviendo lentamente a la normalidad en la ciudad.

«Estamos de vuelta en el negocio», le dijo a DW. «Normalmente vendemos más que eso, pero ahora no lo estamos consiguiendo. A veces sólo comemos una o dos veces al día».

Nigeria, el país más poblado de África con 200 millones de habitantes, ha registrado hasta ahora 42.208 casos confirmados de covid-19. El presidente nigeriano Muhammadu Buhari ha recibido crédito por tomarse en serio la pandemia del covid-19. Movilizó a todas las instituciones gubernamentales para controlar la pandemia y pronto impuso una política de confinamiento en las grandes ciudades, que más tarde se extendió a todo el país.

John Nkengasong, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades en África (CDC) ha elogiado la iniciativa nigeriana, señalando que el gobierno de Buhari ha tenido éxito en la lucha contra el virus: «Debemos elogiar al gobierno y a los Centros para el Control de Enfermedades de Nigeria. Sin sus esfuerzos, los números podrían haberse disparado».

Nigeria, sin embargo, tiene pocos centros de pruebas y los resultados todavía tardan varios días en anunciarse, señala Abubakar Umar, politólogo de la Universidad de Abuja. «Si miras todo el tratamiento, está por debajo del promedio, así que no estoy particularmente impresionado con lo que el presidente ha hecho hasta ahora».

Vendedoras de rua com máscaras protetoras na Nigéria
Con 200 millones de habitantes, Nigeria ha registrado mas de 42 mil casos de covid-19

Virus fuera de control en Sudáfrica

Con más de 470.000 casos registrados, Sudáfrica es el quinto país con mayor número de infecciones después de EE.UU., Brasil, India y Rusia. El país está cerrando sus escuelas públicas después de reabrirlas a principios de julio.

Según el presidente Cyril Ramaphosa, su gobierno ha querido evitar que las escuelas se convirtieran en nuevos focos de transmisión en un momento en que las tasas de infección por coronavirus avanzan rápidamente en el país, situándolo entre las más altas del mundo.

El aumento del número de casos es a la vez el resultado de una política agresiva de pruebas masivas y de una mayor presencia del virus entre las poblaciones más vulnerables. «Una de las cosas que hacen las pandemias es sacar ventaja de las disparidades y amplificarlas», dijo Nkengasong de CDC África. «Me preocupa que esto ocurra cada vez más en muchas capitales rodeadas de suburbios.»

En un discurso televisado a finales de julio, Ramaphosa también anunció la ampliación de un programa de ayuda multimillonario contra el virus de la coronavirus y la intensificación de la lucha contra la corrupción y el fraude en la prestación de ayuda.

Uganda y Ruanda, dos buenos ejemplos

Los expertos en salud y los CDC de África han elogiado a Uganda por haber logrado garantizar las tasas de covid 19, a pesar del aumento en otras partes del continente.

Hasta ahora, Uganda ha acumulado 1.140 casos confirmados y sólo ha registrado dos muertes, gracias a una política de aislamiento muy estricta, según el profesor Yap Boum, representante de África en  Epicentro, la rama de investigación de Médicos Sin Fronteras (MSF): «La estrategia de pruebas de Uganda está dando sus frutos, con poco más de mil casos en los casi seis meses del brote. Para un país tan grande, es bastante impresionante».

Los CDC de África también han elogiado la prticipación de Rwanda para acelerar la plataforma del Pacto de Aceleración de Pruebas Covid, que promueve test eficientes y rastreamiento de los contactos.

Ruanda emprega robôs no combate à pandemia
Ruanda emplea robots para combatir la pandemia

«Ruanda ha enviado más de 1.000 trabajadores sanitarios comunitarios para ayudar en la localización de contactos», dijo el director Nkengasong, y añadió que la estrategia de Ruanda para combatir la pandemia puede servir de ejemplo. Hasta ahora, el país de África oriental ha registrado 1.963 casos de coronavirus y sólo unas pocas regiones permanecen en reclusión. Otros buenos ejemplos son el Camerún, Angola, Mauricio, Uganda y Mozambique.

Caminhão de distribuição de gêneros de primeira necessidade em Uganda
Uganda ha sido elogiada por tomarse en serio la pandemia y adoptar medidas rápidas

Más pruebas, menos negacionismo

Hasta la fecha, en todo el continente se han realizado un total de 8,3 millones de pruebas, el 80% de las cuales se han llevado a cabo en sólo diez países: Suráfrica, Marruecos, Ghana, Egipto, Etiopía, Uganda, Mauricio, Kenya, Nigeria y Ruanda. África central ha realizado muchas menos pruebas de covid 19 que las demás regiones, con un total de sólo 330.000.

«Esto es una seria preocupación para nosotros. Vamos a empezar a centrarnos en esta región de manera muy agresiva para aumentar el número de pruebas», ha prometido Nkengasong. El objetivo de CDC África es aumentar ese número para llegar al menos al 1% de la población del continente (aproximadamente 15 millones) por mes.

Es necesario alertar a la población y aumentar la capacidad de análisis, especialmente para aquellos que corren el riesgo de padecer enfermedades graves, señala el profesor Boum. «Ahora sabemos que uno de cada seis casos en la República del Camerún y la República Democrática del Congo involucra a personas con otras enfermedades o mayores de 60 años. Eso significa que tenemos que concienciar a este sector de la población para limitar la mortalidad de manera específica», señala Boum.

El negacionismo es uno de los principales problemas, según los expertos en salud. Algunos africanos todavía creen que el covid-19 es sólo un resfriado común sobreestimado por Occidente. Según Umar, es mejor quejarse que cumplir con las medidas sanitarias.

Desarrollando sus propias soluciones

A principios de julio, la farmaceutica Gilead Sciences anunció el precio del remdesivir, un medicamento que ha demostrado ser prometedor en el tratamiento del covid-19. En los EE.UU., un tratamiento completo de este medicamento a través de un plan de salud sale por 3.120 dólares.

Los ensayos clínicos han demostrado que el remdesivir reduce la duración de la hospitalización y la gravedad de la enfermedad, acelerando la recuperación hasta en un 47% en algunos pacientes. Sin embargo, según el profesor Boum, África no tiene ni el acceso ni la capacidad financiera para comprar este tratamiento.

«Mientras tanto, los pacientes siguen utilizando todas las opciones, incluida la medicina tradicional», señala Boum, y añade que este desafío ofrece la oportunidad «de evaluar tanto la medicina occidental como la africana y ver cómo se complementan de diversas maneras».

https://www.dw.com/pt-br/qual-%C3%A9-a-extens%C3%A3o-da-pandemia-na-%C3%A1frica/a-54381599