CPDS Informa. Evolución de la situación de la COVID-19 al 25 de mayo: la pandemia se agudiza en Guinea Ecuatorial sin que nadie sea capaz de pararla

La crisis del coronavirus ha venido a dejar en evidencia las graves deficiencias de Guinea Ecuatorial

Esta crisis ha venido a dejar en evidencia las graves deficiencias y debilidades de Guinea Ecuatorial: deficiencias sanitarias, la gran pobreza de la población, la mala organización social, el fanatismo político impuesto por la larga dictadura, etc. La crisis viene a enfatizar la evidencia que, más de cuarenta años después, nuestros dirigentes se niegan a ver: la salud y toda la asistencia social son más que una oferta de servicios en un mercado, son servicios esenciales de interés general para todos los ciudadanos, independientemente de su categoría socioprofesional, de su origen étnico o de su ideología política.

Se necesitan servicios públicos de calidad, una buena organización social y una importante disciplina cívica para luchar contra la propagación de la enfermedad, elementos que nuestros gobernantes nunca han tenido en consideración en su casi medio siglo de poder.

Los servicios sanitarios no pueden seguir siendo regidos bajo el único enfoque político del partido gobernante. La organización básica del sistema sanitario, su equipamiento, su independencia profesional, la formación y competencia de sus actores, su adecuada remuneración, etc., son factores fundamentales para unos servicios óptimos. Es hora de darse cuenta, por fin, de que la gestión de la cosa pública afecta y concierne por igual a TODOS LOS CIUDADANOS DE ESTE PAÍS. Esta crisis puede ayudarnos a rehabilitar el estado de bienestar en sus diferentes expresiones y enfoques, y a iniciar pasos hacia la reconstrucción de esta confianza que los guineanos han perdido en sus gobernantes.

Esperemos que los dirigentes de Guinea Ecuatorial aprendan de la crisis y extraigan las oportunas lecciones de ella.