Cosas del funcionamiento de la Organización Africana de Productores de Petróleo que inquietan a Gabriel Obiang Lima.

El 15 de junio se celebró por fin la reunión de ministros de petróleo de la Organización Africana de Productores de Petróleo (APPO), tras la petición urgente del Ministro de Guinea Ecuatorial Gabriel Obiang al Presidente de la APPO, el Ministro de Petróleo de Níger, Pierre Foumakoye Gado. En los documentos preparatorios de esta reunión virtual que Africa Intelligence pudo consultar, el nuevo secretario general de la organización, el nigeriano Omar Farouk Ibrahim, pudo hacerse una idea de los múltiples desafíos para la supervivencia a los que debe hacer frente este grupo, minado por las disensiones.

El principal de sus problemas es financiero.  De los quince miembros de la APPO, sólo seis están actualmente al día (en 2020) en el pago de sus cuotas (de un presupuesto de 1,18 millones de dólares, se han recaudado, hasta ahora, 479.000 dólares). La semana pasada, el Consejo Ejecutivo de representantes de los países miembros pidió, en previsión de la reunión de ministros del 15 de junio, que Ibrahim recordara su situación a los países que se han retrasado en los pagos.

Otro asunto importante es el traslado de la sede de la organización a Brazzaville. Una delegación integrada por representantes de nueve países miembros y encabezada por Foumakoye visitó la capital del Congo en febrero de 2020. Según nuestras fuentes, pudo inspeccionar las obras de la futura sede, que no estará terminada antes de 2022, así como la ubicación provisional de las oficinas que se utilizarán mientras tanto, situadas en el séptimo piso del edificio del Banco Sino-Congolés para África (BSCA). También pudieron valorar las renovaciones hechas en la lujosa residencia del Secretario General antes de ser recibidos por el Primer Ministro congoleño, Clément Mouamba, y el Ministro de Justicia, Aimé Ange Wilfrid Bininga. Después de que esta delegación emitiera un dictamen favorable al traslado, trece de los quince miembros se pronunciaron a favor de la opción congoleña.

Los ministros de la APPO validaron esta opción el 15 de junio por videoconferencia, a pesar de la gran preocupación de algunos países como Guinea Ecuatorial y Egipto, que temen que los abusos vuelvan pronto a aparecer en  el Congo. Desde 2016, la sede había emigrado de Brazzaville a Abuja debido a algunos excesos en el comportamiento de las autoridades congoleñas, incapaces de pagar sus cuotas. Los miembros de la APPO también criticaron la contratación de muchos empleados de nacionalidad congoleña, en desafío a las normas de la organización.

El incumplimiento por parte de Brazzaville de la reducción de la cuota de la OPEP impuesta por Arabia Saudita con el fin de aumentar los precios del barril desde el comienzo de la crisis de Covid-19 ha llevado a algunos de sus socios africanos a decir que el Congo no es fiable. Sin embargo, el Presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang Nguema, así como su homólogo nigeriano, Muhammadu Buhari, y el congoleño Denis Sassou Nguesso, ya habían acordado regresar a Brazzaville.

Hidrocarburos en peligro

Guinea Ecuatorial teme mucho la disminución de las inversiones de las empresas occidentales en combustibles fósiles debido a la pandemia de Covid-19, pero también de manera más estructural desde la conferencia climática COP21 en París en 2015. Gabriel Obiang insta a la APPO a que reflexione sobre esta cuestión y las consecuencias para las economías de los países miembros.

Fuente: Africa Intelligence, 19 de junio 2020.