Coronavirus y economía. Tres preguntas a Daniel Ona Ondo presidente de la Comisión de la CEMAC. Omer Mbadi. Jeune Afrique

Los países de la zona CEMAC, que se están recuperando de la crisis de la deuda y se enfrentan a problemas de seguridad que han puesto a prueba sus finanzas públicas, verán cómo sus presupuestos se ven sometidos a una nueva presión.

El presidente de la comisión de la Comunidad Económica y Monetaria del África Central (CEMAC), que incluye a Congo, Chad, la República Centroafricana, Gabón, Guinea Ecuatorial y Camerún -cinco de los cuales son productores de petróleo- está evaluando el impacto de la crisis del coronavirus.

Jeune Afrique: ¿Qué sectores se verán más afectados por esta pandemia?

Daniel Ona Ondo: Los países de la zona sufrirán las repercusiones de esta crisis sanitaria mundial, combinada con la caída de los precios del petróleo, debido a su alta exposición a las economías afectadas por el virus, en particular China y la Unión Europea.

La desaceleración de la demanda o la recesión de estos socios afectará particularmente al sector de las materias primas, especialmente el petróleo. El transporte, el turismo y los hoteles también se ven afectados, lo que hace temer un efecto de contagio en otros sectores de actividad y en la economía en su conjunto.

Esta situación podría resultar muy delicada en términos de gestión macroeconómica, ya que la CEMAC apenas se está recuperando de la crisis de la deuda y se enfrenta a problemas de seguridad que han ejercido presión sobre las finanzas públicas de los Estados.

La magnitud de la conmoción exige medidas excepcionales y urgentes, tanto presupuestarias como monetarias.

¿Debemos esperar correcciones presupuestarias, cuando la mayoría de las leyes de finanzas de 2020 se basan en un barril a 55 o 60 dólares?

Los marcos presupuestarios de la mayoría de los Estados miembros de la CEMAC se elaboraron teniendo en cuenta la situación internacional imperante a mediados de 2019, a saber, un crecimiento económico mundial y unos precios de los productos básicos más remunerativos.

Si la tendencia actual de los precios del petróleo crudo se mantiene, ello tendría un impacto significativo en los ingresos del petróleo de este año y, en mayor o menor medida, en los ingresos no petroleros. Una caída de 30 dólares en el precio del crudo significa una pérdida de 600 mil millones de francos CFA para algunos estados. ¡Eso es enorme!

Será necesario hacer ajustes presupuestarios. Podemos preguntarnos sobre la capacidad de los Estados para movilizar nuevos flujos de ayuda pública, dado que los principales socios, China y los europeos, están ocupados en apoyar sus propias economías.

¿Deberíamos temer lo peor en 2020 o 2021?

Lo que se necesita es permitir que las empresas estén preparadas para reiniciar la máquina una vez que haya pasado la tormenta de coronavirus, con la esperanza de que la crisis de coronavirus siga siendo limitada en el tiempo y que los principales productores de petróleo lleguen a un acuerdo. Los ajustes presupuestarios que deben realizarse en nuestros países deben tener como objetivo limitar el impacto social apoyando a las empresas afectadas, en particular a las muy pequeñas y medianas empresas, reconocidas como importantes amortiguadores de la crisis.

Nuestra zona ha enfrentado grandes crisis que hemos superado. Estoy convencido de que esta vez tendremos éxito una vez más, a través de la solidaridad y la consulta.

https://www.jeuneafrique.com/913603/economie/coronavirus-et-economie-trois-questions-a-daniel-ona-ondo-president-de-la-commission-de-la-cemac/