Coronavirus: en África el pico de la pandemia está por llegar. Le Monde

29 de julio 2020.

La pandemia del Covid-19, que inicialmente progresó más lentamente en África que en otras partes del mundo, está ahora golpeando duramente al continente más pobre, lo que es motivo de preocupación para la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Según las cifras recopiladas por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en África el miércoles 29 de julio, se han registrado casi 872.000 casos de infección en todo el continente, incluyendo al menos 18.475 muertes por Covid-19. África, que tiene una población de 1.200 millones de habitantes (más de una sexta parte de la población mundial), es responsable de sólo el 5,45% de las infecciones y sólo el 2,8% de las muertes en el mundo. A modo de comparación, los Estados Unidos, con sus 328,2 millones de habitantes, cuentan con 4.352.084 personas infectadas y 149.258 muertes, que en conjunto representan más de una cuarta parte de los infectados en todo el mundo y una quinta parte de las muertes.

Pero aunque estas cifras son mucho más bajas que las de los Estados Unidos o Europa, el director de emergencias sanitarias de la OMS, Michael Ryan, expresó recientemente su «preocupación» por la «aceleración» de la contaminación en África, donde los sistemas de salud pública están fallando.

Las medidas de contención tempranas y estrictas han «contribuido inicialmente a frenar la progresión» de la epidemia en África, señaló Mary Stephens, experta de la oficina regional de la OMS en África, entrevistada por la AFP. Pero el pico de la pandemia aún está por llegar, advirtió, ya que muchos países han suavizado las restricciones para evitar el colapso de sus economías. A continuación se presenta una actualización de la situación en los países clave del continente.

Suráfrica, el epicentro continental

Suráfrica es, con mucho, el país más afectado del continente, con más de 459.761 casos de infección por el nuevo coronavirus, incluidas 7.257 muertes. A escala mundial, es el quinto país más infectado del mundo.

Sin embargo, la tasa de mortalidad sigue siendo baja, con un 1,6% de los casos. Pero este dato podría dar una falsa imagen. Según los investigadores, desde principios de mayo se han registrado unas 17.000 muertes adicionales, que no se cuentan entre las muertes de los Covid-19, en comparación con el mismo período de 2019.

Según el Ministro de Salud, Zweli Mkhize, «el pico de la pandemia se producirá en julio, agosto y septiembre». A finales de marzo, el país impuso uno de los confinamientos más estrictos del mundo antes de relajarlo. Sin embargo, ante la explosión de contaminación, las escuelas acaban de cerrar de nuevo durante un mes y se ha restablecido el toque de queda.

Egipto, el epicentro del Magreb

Desde finales de mayo, las autoridades han informado de más de 1.000 nuevas infecciones cada día, y el Sindicato de Médicos, que representa a los aproximadamente 110.000 profesionales del país, ha advertido de un «posible colapso total» del sistema de atención de la salud si las autoridades no reaccionan. Desde el comienzo de la crisis, los médicos han interpelado repetidamente a las autoridades sobre la difícil situación de los trabajadores de la salud, que están mal equipados y mal preparados para hacer frente al nuevo coronavirus.

La respuesta represiva de El Cairo, que encarcela a algunos de ellos acusándolos de «difundir información falsa», «pertenecer a un grupo terrorista» y «socavar la seguridad del Estado» no crea confianza. Hasta la fecha, se han registrado 92.947 casos de contaminación y 4.691 muertes en Egipto.

Argelia está alarmada

Desde principios de julio, el número oficial de contagios por día se ha acercado a los 500 casos, frente a los 250 de finales de junio. Una cifra demasiado baja, según los médicos, que multiplican las llamadas de socorro en las redes sociales, alarmados por una situación catastrófica en varios hospitales.

El gobierno argelino, que hasta ahora ha pronunciado discursos tranquilizadores, adoptó el 9 de julio nuevas medidas para frenar el brote, entre ellas la prohibición del tráfico de automóviles durante una semana entre los 29 departamentos «más afectados» y reconfirmaciones parciales en casi 25 comunas de todo el país.

Se han registrado 28.615 casos de infección en el país y 1.174 muertes desde el comienzo de la epidemia, lo que lo convierte en el tercer país más afectado del continente en cuanto a número de muertes.

Marruecos cierra ocho ciudades…

Una semana después de haber anunciado la flexibilización de las medidas de contención, Rabat tuvo que dar marcha atrás al decidir, el lunes 26 de julio, el cierre de ocho grandes ciudades para frenar un fuerte aumento de la contaminación con 811 nuevos casos el sábado y 633 el domingo.

El Reino de Cherifian tiene 21.387 casos de contaminación, incluidas 327 muertes para una población de 36 millones de habitantes. Al acercarse la gran fiesta del Sacrificio, Eid Al-Adha, la prohibición de viajar afecta a Casablanca, la capital económica, Marrakech, la capital turística, Tánger, el segundo centro económico del reino, y Fez.

Marruecos ha permitido la apertura de cafés, restaurantes y tiendas, así como el turismo interno desde junio, pero el estado de emergencia sanitaria se ha prorrogado hasta el 10 de agosto.

Nigeria, el país más poblado

Nigeria, el peso pesado demográfico del continente con sus 200 millones de habitantes, es el segundo país más afectado del África subsahariana, con más de 41.000 casos, incluidas por lo menos 860 muertes.

Sin embargo, las cifras podrían ser demasiado bajas, debido a la falta de pruebas disponibles. El país realiza sólo 3.000 pruebas diarias, aproximadamente una décima parte del número de pruebas realizadas en Suráfrica, que tiene sólo una cuarta parte de la población nigeriana.

«Por cada caso identificado, otros se nos escapan porque no podemos analizar a todos», reconoció Sani Aliyu, quien lidera la respuesta al virus.

En la capital económica Lagos, el epicentro de la pandemia en Nigeria, pronto habrá un problema de espacio para aislar a los pacientes, advirtió el funcionario municipal de salud Akin Abayomi.

Año escolar en blanco en Kenya

El número de casos en Kenya se ha triplicado en un mes, con casi 18.000 infecciones confirmadas, incluidas 285 muertes.

Bajo la presión del sector privado, el país levantó recientemente la prohibición de salir o viajar a Nairobi y Mombasa, los principales focos de la epidemia.

Pero el lunes, el presidente Uhuru Kenyatta anunció la prohibición de la venta de alcohol en los restaurantes y una extensión de un mes del toque de queda para frenar la propagación «agresiva» del Covid-19. En cuanto a las escuelas primarias y secundarias, no volverán a abrir hasta enero de 2021.

Primer pico en Camerún

Camerún, que no ha impuesto una contención estricta, es el país más afectado del África central, con más de 16.000 casos y 391 muertes.

«Un primer pico de la epidemia se produjo entre finales de junio y principios de julio», según Yap Boum, representante para África de Epicentre, la rama de investigación y epidemiología de Médicos Sin Fronteras (MSF). Pero «esto no significa que la pandemia haya terminado, ¡no! «insiste.

Madagascar y su «té de hierbas»

El presidente Andry Rajoelina sigue ensalzando las supuestas virtudes preventivas y curativas de una infusión de hierbas contra el Covid-19 basada en la Artemisia annua. Sin embargo, ningún estudio científico ha confirmado su eficacia.

La infusión de hierbas se distribuyó ampliamente y de forma gratuita en el país, pero esto no impidió que el virus siguiera circulando, infectando a 10.104 personas, 93 de las cuales murieron.

El 20 de julio, en una carta dirigida a los asociados técnicos y financieros del país, el Ministro de Salud, Ahmad Ahmad, pidió urgentemente la creación de más instalaciones sanitarias para combatir la epidemia, alertando sobre la situación de los hospitales «abrumados por la afluencia de formas graves de la enfermedad, algunas de las cuales lamentablemente están muriendo por falta de acceso a la atención». Una negación mordaz de la gestión de la crisis sanitaria.

El caso de Djibouti

Djibouti, un estado confeti con una población de un millón de habitantes, es el segundo país de África oriental más afectado en cuanto a número de casos, con 5.068 infecciones, incluidas 58 muertes.

El gobierno explica estas cifras por el importante número de pruebas (más del 5% de la población) y su política intrusiva de rastrear a los pacientes de Covid-19.

Tanzania instalada en la negación

Tanzania es uno de los pocos países del mundo que niega la gravedad del virus. Las últimas cifras oficiales publicadas por Dodoma datan de finales de abril, con sólo 509 casos de contaminación y 21 muertes para una población estimada en el 56,3%.

El presidente John Magufuli dice que el coronavirus ya no circula, justificando: «Por eso no usamos la máscara. ¿Crees que no tenemos miedo a morir? No, es porque no hay ningún Covid», dijo el lunes.

Le Monde Afrique

https://www.lemonde.fr/afrique/article/2020/07/29/en-afrique-le-pic-de-la-pandemie-de-coronavirus-reste-a-venir_6047612_3212.html?xtor=EPR-32280629-[a-la-une]-20200730-[zone_edito_2_titre_8]