COMUNICADO MUY URGENTE: Detenido Luis Mba Esono, dirigente de CPDS de Mikomeseng. CPDS

La Comisión Ejecutiva Nacional de Convergencia para la Democracia Social de Guinea Ecuatorial (CPDS), ha tenido conocimiento de la detención, en la madrugada del miércoles, 10 de julio, de Luis Mba Esono Mangue, dirigente de la Agrupación Distrital de CPDS de Mikomeseng. La detención fue practicada en Engo Esaboman, poblado natal de Mba Esono, por una veintena de miembros armados de las Fuerzas Especiales de la Seguridad Nacional. Junto con Luis fueron detenidas unas cinco personas más. Engo Esaboman es un poblado situado a dos kilómetros de la ciudad de Mikomeseng, en la carretera de Ebibeyin, cerca de la frontera con Camerún.

Según la versión de la familia, en la mañana del martes, 9 de julio, llegaron al poblado de Engo Esaboman, dos individuos procedentes supuestamente de Camerún y preguntaron por Luis Mba Esono. Según ellos, un familiar de Luis residente en el país vecino les había dicho que preguntasen por Luis al llegar a dicho poblado para que les acogiera en su casa mientras esperaban a un señor que venía de Bata para darles dinero. Uno de los individuos,  que dijo llamarse Salvador, aseguraba ser de nacionalidad ecuatoguineana, mientras el otro decía ser camerunés. Salvador pidió un teléfono a una de las sobrinas de Luis y efectuó una llamada al señor de Bata para avisarle de que ya se encontraban en Engo Esaboman para recibir el dinero.

Horas más tarde, el hombre esperado llegó de Bata y se reunió con sus amigos en casa de Luis para, supuestamente, darles el dinero, mientras Luis se encontraba en la Casa de la Palabra charlando con sus primos.

Después, a las 17:30 horas aproximadamente, los dos hombres procedentes de Camerún se despidieron de los ahí presentes, quienes les ofrecieron pasar la noche en el pueblo ya que era ya demasiado tarde como para cruzar la selva y llegar al país vecino. Decidieron delinar la oferta y emprendieron supuestamente el viaje de retorno a Camerún.

Por su parte, el señor de Bata, que no desveló su identidad pero aparentaba ser guineano, pidió a Luis que le buscase un coche de regreso a Bata, ya que le esperaba urgentemente una mujer en la capital del Litoral. Por eso, Luis llamó a un amigo suyo, de nombre Obil, taxista de profesión, para que aprovechase la oportunidad de ganarse dinero aquella tarde con un alquiler para Bata. Obil, a su vez, al tener que realizar el viaje de noche con un desconocido, llamó a un hermano suyo para que le acompañase, emprendiendo inmediatamente el viaje los tres.

A la 01 hora de la mañana del miércoles, mientras todo el poblado dormía, Obil tocó la puerta de Luis pidiéndole que saliera a fuera porque quería invitarle a algo en señal de agradecimiento por haberle conseguido un alquiler. Con la toalla atada a la cintura, Luis salió de su casa, pero se encontró con varios efectivos armados que le apuntaban con sus pistolas; esos mismos hombres, a punta de pistola, habían obligado a Obil a engañar a Luis para hacerlo salir de su casa. Acto seguido, la emprendieron a golpes con Luis, quien empezó a gritar pidiendo socorro a la gente, hecho que despertó a todo el pueblo.

Los hombres armados, más de veinte desplazados en cuatro jeeps, le preguntaron a Luis dónde estaban los hombres de Camerún que habían llegado al pueblo, a lo que este respondió que ya habían regresado al país vecino. Los agentes armados empezaron a registrar las casas en busca de los dos hombres, pero, misteriosamente, estos mismos aparecieron por la carretera, diciendo que se habían perdido por los caminos forestales y que por eso decidieron volver al pueblo. De esta manera, los agentes armados, que ya habían detenido a Luis, al taxista Obil, a su hermano y al hombre de Bata que supuestamente era el portador del dinero, también arrestaron a los dos hombres aparentemente llegados desde Camerún.

A continuación, ataron a Luis y lo condujeron directamente a Bata con el resto de detenidos, donde en estos momentos se encuentran recluidos en un lugar secreto. Es decir, están en paradero desconocido, ya que sus familiares los han buscado en todas las comisarías de Bata y no saben nada de ellos.

Hay que señalar que, según las mismas fuentes familiares, nadie vio el dinero traído de Bata ni, mucho menos, se sabe cuánto era. Tampoco está confirmado que un pariente de Luis residente en Camerún hubiese mandado a los dos viajeros a quedarse en casa de este mientras esperasen el dinero que vendría de Bata.

CPDS condena la manera en que han sido detenidas estas personas, sin mandato judicial y sin que se hayan respetado sus derechos. Ello confirma, una vez más, el nulo compromiso del Gobierno de Guinea Ecuatorial con el respeto de los derechos humanos.

CPDS exige la inmediata liberación de los detenidos, o su puesta a disposición de los órganos judiciales competentes, una vez que hayan permanecido 72 horas en poder de las fuerzas de Seguridad.

Malabo, 12 de julio de 2019

LA COMISIÓN EJECUTIVA NACIONAL

COMUNICADO MUY URGENTE: Detenido Luis Mba Esono, dirigente de CPDS de Mikomeseng