Comunicado de prensa de Transparency Francia sobre la repatriación de los fondos de los “bienes mal adquiridos”. NEWSLETTER / Transparency International France

« Bienes mal acquiridos » : el Tribunal insiste en el desafio de la restitución del dinero de la corrupción a las poblaciones victimas.

Comunicado de prensa – Paris 19 de marzo de 2018

El juicio de 27 de octubre de 2017, que condena en Francia al Vicepresidente de Guinea Ecuatorial (Bienes Mal Adquiridos) por comportamientos corruptos, en especial por blanqueo y desvío de fondos públicos, acaba de ser publicado. Si la decisión del Tribunal Correccional de París marca una etapa decisiva en la lucha contra la impunidad, el juicio remite también a una apuesta moral para Francia, la de permitir la devolución del dinero malversado a los ciudadanos que se han visto privados de él.

Un paso decisivo en la lucha contra la impunidad

El Vicepresidente de Guinea Ecuatorial e hijo del Presidente actual fue condenado a 3 años de prisión con suspensión de la pena, 30 millones de euros de multa con suspensión condicional y a la confiscación integra de todos sus bienes decomisados en territorio francés, con un valor estimado de 150 millones de euros. Como lo recordaba el Tribunal, “estas sumas malversadas, en lugar de financiar infraestructuras y servicios públicos en Guinea Ecuatorial, se destinaron en Francia para alimentar el tren de vida especialmente suntuoso de Teodorin Obiang”.

El Tribunal calificó esta pena “de advertencia tanto para la persona condenada como a otros miembros del cuerpo social susceptibles de estar implicados en actos de blanqueo”, que han podido hacer creer a Teodorin Obiang que existía en Francia una forma de impunidad respecto a esas prácticas.

La repatriación de los activos: el principal reto de la lucha contra corrupción transnacional

Transparency Francia está comprometida desde hace 10 años en este combate en el que persigue  dos objetivos; qué Francia no sea nunca un refugio para los activos de los dirigentes corruptos y qué el dinero malversado pueda ser devuelto a las poblaciones que han sido privadas de ellos.

A través de su proceso, el Tribunal Correccional de París coincide ampliamente con esta intención y apoya los propósitos de la ONG. Subraya en primer lugar que la pena de confiscación pronunciada no puede “valorarse tan solo desde el punto de vista de la eficacia represiva, sin tener en cuenta los intereses de las víctimas” y precisa más adelante que parecería, en este contexto de corrupción transnacional, “moralmente injustificado que el Estado que se pronuncia por la confiscación se beneficiara de ella“. Por último, el Tribunal afirma que “parece perfectamente posible que el régimen francés de penas de confiscación pueda evolucionar en el sentido de adoptar un marco capaz de llevar a cabo la restitución de activos ilícitos“.

En el estado actual de nuestro derecho, en caso de condena y de confiscación de bienes por parte de la justicia, los fondos confiscados, igual que las sumas resultantes de la venta de los activos terminarían en el presupuesto general del Estado francés.

Una desenlace totalmente injusto, tanto más cuando Francia defendió hace 14 años que el principio de devolución de los activos ilícitos se incluyese en el Convenio de  Naciones Unidas contra la Corrupción.

Para Marc-André Feffer, Presidente de Transparency International Francia: “ya es hora de adaptar el marco legislativo francés a fin de que este compromiso encuentre una traducción concreta”.

Propuesta de Transparency France para permitir la repatriación de los bienes mal adquiridos.

Para llenar este vacío, Transparency ha propuesto la introducción en la ley de un sistema de asignación del dinero malversado, detallado primeramente en un informe publicado el pasado octubre, debatido más tarde en un el coloquio organizado en la Asamblea Nacional el 23 de noviembre de 2017.

Puntos de vista fundamentales del sistema de asignación

– Los fondos confiscados, igual que las sumas de dinero recuperadas deben quedar al margen del  presupuesto general del Estado y depositados en una cuenta especial a la espera de su asignación en beneficio de las poblaciones de los estados de origen del dinero

– Los fondos así asignados deberán ser destinados exclusivamente a la mejora de las condiciones de vida de las poblaciones de los países de origen del dinero y\o al fortalecimiento del Estado de derecho y a la lucha contra la corrupción

– Se pondrá en marcha un procedimiento de consulta transparente e inclusivo en el que deben intervenir especialmente los representantes de la sociedad civil.

– Los fondos deben ser administrados de manera transparente y su utilización deberá controlarse de manera rigurosa.

[Communiqué] Biens mal acquis : le Tribunal insiste sur l’enjeu de la restitution de l’argent de la corruption aux populations victimes