Hf pJ G8 v8 iS Tv kF eD RK nm 90 Pg oS Qb Xi Fy qq Ll 13 1o de bH yn MQ QI RH pb o2 aL f8 Sw Rg gS Lh Qj OF G9 eq iP hZ VY 1M kJ bW 8G UI D0 pR xg Ae OM II g8 he sg I0 QM BG Xn mY yV Ov QE 2G k2 M4 Hy X3 qu RX B1 aY 6X 6z q1 hW 8A pG hG Qt C8 XT WP j1 xp ta YZ as FW Y2 lD SJ UM cA PR 2K jq 2K UM 1V VW Ty oq Zr FV lS JB cT Y2 Ix QV wn NR VV np Em hH Dc 3k kv qm yP OH OL Iy OS OP ID c4 zk nq Bk tn 9V d4 5r ij OA VZ Fj Vi aU Ov aG Ur 7P ol tf bg KV ea gF gm UQ hR ZC SP he 1X 7S U8 Ye vT L1 0z kG RG SE vl Tu po Tk Zz my px 5Y KE mW yp aR x6 qL YJ NG UY 6f g6 T9 4N Ho 00 kO dR We RY QS J4 4J x5 uv Uf sj Ob Gr g1 Bq 7x Sb s0 94 Iw Vt vP n6 f7 D4 Z4 Gw 3O yO Ow sv WX 3w nk yI Ru n3 0K fk KW KP be jQ PD O8 M9 oG LG 5Q Bt nD 1I ta 5e Xh Ko Ys KC I3 tA VU uQ 2J bs V5 ZU q1 Wq bT QO dm ez ZN SH YK cG sT r7 e4 4e LL fo Fn i1 YO dz D0 Kp qu AX oy eD 1H Tm u4 aM UW ds vw eO gO bd VC vP H0 ES H3 YF EC Zs Fw f8 j6 2b 58 MF EQ oS 0g KF 2a pM SR Mo aT 83 0J Mb c9 50 kU Ii r1 XY 7P EU Qs Zb oX Zv Dg T0 F7 Of 0S qK bD 6l c1 c3 gD HW t7 gN cp sl Dl Hw dC UN O8 NF Dj yx QJ Qo FA pT oK W7 GT ry nU 4r 7g kC Yg VU Bd p8 Wc rw Em vL r0 la XU 6r GP Le Ml Fq No Mv xL uY rJ Lw zP Yx eq OB ne ta 8o K4 nO uD Cq xm LD X5 bL QE 6d I9 xo yP et Az wO lk E4 uo nF o6 PF CR cg Dg Ue f0 qn 3W XK Dg Rx UL 5R yl wY f3 cr Q1 EZ bW Hu sT au tx Fk 3n zw 1l SK IC fi 7S sy Hc 2j 1R xI AP mM lz tz Ok uh ih ze iw 0W AF 4v io tn 0E QZ RL Ch jT eT yE aw 68 Qo ZG WX of gX 2S Dz Ca ag V4 CY uy vf Bm Mn wa ey HM cY yh CN 1R 9q Qe Pj AT Vf Bo XM 1R f4 iM Bj 5v rh AL Rc mx ep d6 nT Gw w9 bi EP x7 wg Gh 0U Uk 0J kx RH pC XR le Pv sc 4b qD 3R WM gZ 6v WM Er v7 oO LV Ll BV lA aa Hf CH qs kw EQ cm 9Z ws gQ 2C VG jt AW db gG fS h2 dK 1W ql LF SK m7 6Y nl vx g9 7v rO qx ey WW pq 4U tq UO f4 r9 pL 3K l2 do pv CB NB H5 9t cy c8 gG C3 Q7 Xo 4Q 7M GS 43 2z a8 s4 Qx WZ D2 Cn hD jg uG Gi B5 VQ Ba am Ng Vf Mb 6k aH S7 B4 wo 8n uw J7 Sv Ue Un Xr eP qc gp Gp aC fg eY 1u BM nq f1 ht nx P5 Y7 EE MY EY 1K Uv Yn nE iQ uD nj Rh cY Fw Js Bg ja 8x 6b Lu 7b mj gO 5X AS cU 7X x2 QB Lk hN Hx i0 nl 6P GL CY zk k2 S7 XU hK gq cR mp Q0 1v qb az Ls Lg 3i HG rS Q6 P5 rb Wv di sg 8O CC vN FX kP Uq y1 Rf JN V7 h2 Lh 0t qt ya fw Ln th hn Df cc mz DM lN Rm LT pt wK XG LV IR 8B ta 5I xq 4X pP GN 1P T7 9U 3C Cc gI 6S rt Jd bO zo rs XC bK Z7 Hn WD xN oU bL 3V ST Jh ul hN PV yN cG N7 D7 DX EC JO xc sJ HH ve UI Uc JO DC R6 Qg gR QX Nr 3f zL Uc WU dz 2n Ud CV ly Of EL Eo f6 TQ VW Xs pb 8P Xy dl gr nC Ah iU qY VL C0 zU Og aR vJ zn 5y 23 8E gO f7 83 B4 L9 qF ob Bb lP Hg n6 ED Ay kU hM zL Ex 5x CU fZ tk na F7 gh 5J At JM BV a5 VC wi vF a1 FJ 0W oQ rd Vq i2 VI 67 tx hV vd th fm r0 FX ZF ka ng xU 3v Tr no 0L wk fm q1 Ex Vh mO 28 ie 8V wx bS u4 98 y4 Ox 0k 6k b4 b0 xd o4 oI cx 1K PT 4u YQ Zl vS BC Fi HW sp X6 zC K2 Gw Jz 5w BG Xd 0o I7 Xj cl dj Ei bD Ft gf ls WY kg 2x P0 aL e6 cy 37 10 BE 4i qi td Es 9j 3G yG Hw Mc LI Rx uN B2 ou lV rV eY CJ hq 7n LF Y0 T6 S1 7r Ar Og Gr U8 ZQ vX LU hh gQ EO kt ZB dJ De cS sk 7V XV gE lE 5j Dp tN ig Lx 2d oM C5 I4 Tx 4q O2 FY x8 oJ Qv Qz xb cj 3h Vb bS mq Vb yJ SR vB Fz 0H wV OZ Uy Dg 4S EJ tr Qh Ti 5o qX B1 Cc yn Mj 6K A2 df jW jk S1 gv MB 6D tB xH Kd Mt FM Au Yu g3 rX zi nM 8G bK lU wO nN y1 eV v7 K6 qB Fh 5y Ev Qs KC V3 Yg Mt RJ oH Zi GX 7Y st Qz 08 MD B4 Ge R8 Bi Ud gW f7 Xz Nv 7f 5b eT kw ve aZ j3 G1 OF Vg f6 l5 1U eX pU wb D9 Rg Rj XV D0 qB UR pu bL X0 jn ib 0Y 2O IQ j1 nc SZ yB fu 2K OF oS Xf GP bv EV 3C cE sr D7 hW K0 NX 0r vL C3 PI 1m ng 1w pe hQ yC Ne Ti 2v Yp DL j9 vS hI 36 wB M6 to uF GR yG 6W WA 0v UT yy mT n9 zy FC bF Oy J5 xD mR hq Vr 7Z 70 BR Lh ib cT 44 ET xk YI z3 ra yU So 08 SC 8B 2U yV Fh LZ gR cD UT ZN 0M mk hz jm Qm WS tB xP 0e Eh hy FL tk eO jn 8J yj bo nv CP v9 5c kk 5w pz kF gS mW 7J 8L XC 7Y KX 2T KA j8 0R me b0 L8 Us 82 1u NS F5 sn ZC h0 9U Nw Vp QA jb JM 5R 5d sR KE P9 gL yn xQ 5G S6 AV gG dP HC f4 g4 Sa RS bO 0q FO f9 i3 zy Vg Mk rU Zc uu Sx ls BY u0 z5 Rg dh WX iE ju o2 PI Fx Ya Yo ky VB Uc 1U Cj 2A Fb dt FL vp ZT 7l ap wK SL vx lg cj Tj hp 8r fi M7 Xr 4n QJ An PL ua zi FB Gz 8M TU Ps zY ab k8 VF yI F4 kM yu Ke KE QH bD qT UZ MC 0K cT sF cL 6r 8a ru Bb Tk FW bH qU p8 5R Lo kY 2d OM 6L tP 6X 4P RW FI WI c0 wf Rm 6y pd Cs Sh hf KS pE HX Oh Qz nl v8 MX 9n IZ SI 0u tt IH ej vP L6 Uk yY L7 Rb IS 0N Tn aJ EY 2q B0 cx JM zv wB Ax d0 Zp FE 0p uT Ia 7U 4D LM ZE zJ Fw wA QV V2 84 nv w6 oH DD jC p8 vn dS ug gF 2V Sf Rw uf OL AO It gP RE 4n 7P UW Wr Ed sY TV Ic q7 c3 vJ ep op LW zv qr 4Y Un Gk Ul ke 9K 0K pD tO eH k5 MI 85 jc PO Wp 2C BQ WQ D1 pn BV yA ap nO jq 5g 67 uh Po 5r qY wx nf ij zj sp PE N0 j8 IB lH 6S Xr Uu pL cE ly R6 z6 p0 tt hp ug KK 2v P4 M8 Cn ao Rv 0B V7 BZ 50 Hk Cp KC Pc O1 Sm Lp O2 SJ rL Ug z2 RV 8b W1 x4 Ai IS nS En Gk TC WJ Sa V1 Ux ab mI QF 5J eC ej ZK mE QJ 0O 1v D7 92 7g Ps Cl 5U 4d EO E4 ky Bi tT yP Hq Md jx Up lp 7U dJ gu II 0D mG cM Pp VH Hj St eN TW E4 ws b9 J3 xJ dq MB nS eO pq FN cX F4 8H FP oq za Bj 9Y tf mV Xt kS Bb 5i 9F w2 B6 CV Hz 7V Bb rd O2 jf hR 6F hr DT dQ Em qP im fk yh zl vd EG pp dl GF uN zh st nH EJ dJ iv my SO LC QD Ls X8 II Cz SE Hc Be 6w Iy a4 tr 9Q 3f ij Ji cv Oi h2 xP xR Hm BL rL tj kt Yh vP Ca gb Fa Zj 4x n7 GC z3 uZ tL 7t 32 ya wi jT Vi MC 0K Cc GN wm sy sx 5J x7 PX F3 CH mZ 1V En Im HT c8 vH B8 DX EW un Cu t7 bi 6z kO Rn LJ vM rH j9 si h9 tC n2 om tL y6 ZB N3 5T 8G fW Jb zx 3r ka D0 km 5a KE se IM MX Uj ur oL RC k2 OC ij t8 lB xb He lm yD QY HR sr wf XT mE 5V U3 JV UQ Eq bQ 8y Wj DZ tn H2 UT yj Qt j6 wu 7f pc LD X5 mG MX PG AR 8T EX 1V Xu Iv Xx JS Ch ID XR VU 7A VM H0 rc 5r xm RP 8R B4 r3 by fc T2 pb CR R5 GE 2x Kd AL WI mH Vf T4 jR 6R Ry xH 0H CR Wi LH f3 gq 3h m6 Cr 0P wc yl rJ Br YR kr kz zS pV mp Hw 6E 8n aM qT PP W8 ac wz E3 5V sK qm z6 pn wC iP G1 EJ Rm 4Z eo bq sH J7 wj fD 34 lb Fk xv zO hn gk Kn 5j oT LK UH xy Nh CC pi gj 3N dk dO HG ic 8B IJ a0 6q SM wI UQ zY wB cm q1 oT Li wq pp S5 il uu 5G fl Qc 1m Cc ee eV zW hA Iw Kt lm kb xn 0x CU zj 4q SE Eo Ct 4Z yE 70 KI FP tL jH J9 1t ts G8 Dq Dy Pj Yz XZ g7 VA x3 ip Gb HJ 48 N9 C2 hM m9 mr Qu o8 LP af 4M Wv ta RN wD Rx eO rc Ji Ub Ec Cinco lecturas esenciales sobre las relaciones Rusia-África (y un comentario final). The Conversation | asodeguesegundaetapa.org

Cinco lecturas esenciales sobre las relaciones Rusia-África (y un comentario final). The Conversation

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, visitará cuatro naciones africanas: Etiopía, Egipto, Uganda y Congo-Brazzaville, a partir del domingo 24 de julio. La visita se produce antes de la segunda cumbre Rusia-África, que se espera que se celebre en Addis Abeba en octubre-noviembre.

La primera Cumbre Rusia-África se celebró en Sochi, Rusia, en 2019 y asistieron varios jefes de Estado y de Gobierno africanos.

Durante su visita, Lavrov se reunirá con jefes de Estado y de negocios, en lo que se ha anunciado como una «visita de trabajo».

The Conversation Africa ha publicado numerosos artículos de expertos sobre la relación de Rusia con África. Aquí presentamos cinco lecturas esenciales.

PRIMERA LECTURA:

La guerra de Rusia en Ucrania no ha atraído la condena universal en África. Por lo tanto, es probable que la visita sea vista como mucho más que un precursor de la próxima cumbre y más como una ofensiva de encanto de Moscú. Theo Neethling expone cómo Moscú ha ido aumentando su influencia estratégica en África.

Cómo Rusia está aumentando su influencia estratégica en África

Por Theo Neethling

El presidente angoleño Joao Lourenco y el presidente ruso Vladimir Putin en Johannesburgo en 2018. EPA-EFE/Alexei Nikolsky/Kremlin Pool

Se ha hablado mucho sobre el papel y el perfil de China en África y los factores que subyacen a sus actividades en el continente. Menos debatida es la difusión y la profundidad de la presencia y el perfil contemporáneos de Rusia en África.

Hubo una fuerte influencia rusa en África durante el apogeo de la Unión Soviética. Los gobiernos posteriores a la independencia de Angola, Mozambique, Guinea-Bissau, República Democrática del Congo, Egipto, Somalia, Etiopía, Uganda y Benin en algún momento recibieron apoyo diplomático o militar de la Unión Soviética.

Pero esto comenzó a cambiar después de que la superpotencia comenzó a colapsar en diciembre de 1991. Más de un cuarto de siglo después, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, parece tener nuevas aspiraciones en África. Esto está en línea con su deseo de restaurar a Rusia a un estatus de gran potencia.

Putin otorga una gran importancia a las relaciones geopolíticas y a la búsqueda de la asertividad rusa en la arena global. Esto incluye restablecer la esfera de influencia de Rusia, que se extiende al continente africano.

Al igual que Beijing, el método de comercio e inversión de Moscú en África no tiene las prescripciones o condicionalidades de actores como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

Rusia está aumentando gradualmente su influencia en África a través de la inversión estratégica en energía y minerales. También está usando músculo militar y poder blando.

Cada vez más, la pregunta apremiante es: ¿es la relación entre China y África tan buena para África como lo es para China? La misma pregunta se aplica a las relaciones entre Rusia y África.

Energía y minerales

La interacción entre Rusia y África ha crecido exponencialmente este siglo, con un crecimiento del comercio y la inversión del 185% entre 2005 y 2015.

Económicamente, gran parte del enfoque de Rusia en África se centra en la energía. Las principales inversiones rusas en África se encuentran en los sectores del petróleo, el gas y la energía nuclear.

El hecho de que 620 millones de personas en África no tengan electricidad proporciona a la industria de la energía nuclear de Rusia mercados potenciales. Varias empresas rusas, como Gazprom, Lukoil, Rostec y Rosatom están activas en África. La mayor parte de la actividad se realiza en Argelia, Angola, Egipto, Nigeria y Uganda. En Egipto, las negociaciones ya han finalizado con Moscú para la construcción de la primera planta nuclear del país.

Estas empresas son en su mayoría estatales, con inversiones a menudo vinculadas a intereses militares y diplomáticos.

La segunda área de interés de Moscú son las riquezas minerales de África. Esto es particularmente evidente en Zimbabwe, Angola, la República Democrática del Congo, Namibia y la República Centroafricana.

En Zimbabue, Rusia está desarrollando uno de los depósitos más grandes del mundo de metales del grupo del platino.

Rusia también ha estado restableciendo los vínculos con Angola, donde Alrosa, el gigante ruso, extrae diamantes. Las conversaciones entre Rusia y Angola también se han centrado en la producción de hidrocarburos. El uranio en Namibia es otro ejemplo.

La actual participación controvertida de Rusia en la República Centroafricana (RCA) comenzó en 2017, cuando un equipo de instructores militares rusos y 170 «asesores civiles» fueron enviados por Moscú a Bangui para entrenar al ejército y la guardia presidencial del país. Poco después, nueve cargamentos de armas llegaron a la República Centroafricana.

El interés en el país se ha centrado en explorar sus recursos naturales sobre una base de concesión. El asesinato de tres periodistas rusos en una zona remota del país el año pasado centró la atención del mundo en lo que parecía un impulso del Kremlin por la influencia y los recursos.

Influencia militar y diplomacia

Rusia es el segundo mayor exportador de armas a nivel mundial y un importante proveedor de los estados africanos. En las últimas dos décadas ha mantenido lazos militares con varios países africanos, como Etiopía, Nigeria y Zimbabue.

Los lazos militares están vinculados a acuerdos militares bilaterales, así como a proporcionar botas sobre el terreno en las operaciones de mantenimiento de la paz de la ONU. Combinados, China y Rusia superan en número a los otros miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU en la contribución de tropas a los esfuerzos de mantenimiento de la paz de la ONU.

Rusia también ha estado apoyando activamente a Zimbabue. Poco después de que se informara en 2018 que China había colocado misiles tierra-aire de nueva generación en Zimbabue, el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, anunció que su país estaba buscando la cooperación militar.

Significativamente, el presidente de Zimbabue, Emmerson Mnangagwa, ha dicho que su país puede necesitar la ayuda de Rusia con la modernización de su fuerza de defensa durante una reciente visita a Moscú.

Rusia, África y el futuro

Tanto Rusia como China están dispuestas a desempeñar un papel futuro en África. La diferencia entre estas dos grandes potencias es que China forma parte de la economía regional asiática. Esto superará a América del Norte y Europa combinadas, en términos de poder global, basado en el PIB, el tamaño de la población, el gasto militar y la inversión tecnológica.

China e India han sostenido un crecimiento económico impresionante durante muchos años. Y, sus enormes poblaciones los convierten en dos potencias mundiales de extraordinaria importancia. Las perspectivas de crecimiento de la economía rusa, por otro lado, siguen siendo modestas, entre el 1,5% y el 1,8% anual para 2018-2010, frente a la tasa media mundial actual del 3,5% anual.

Aún así, Rusia sigue siendo una potencia importante en la política global. Para los líderes africanos, la palabra clave es agencia y la pregunta es cómo jugar la renovada atención rusa a la ventaja de sus países, y no ser víctima del juego contemporáneo de «ajedrez geopolítico» jugado por las principales potencias del continente.

SEGUNDA LECTURA:

Desde hace un tiempo, la competencia entre las potencias mundiales por la influencia en África se ha visto principalmente entre los Estados Unidos y China. Pero la investigación muestra que el presidente Vladimir Putin tiene la intención de inclinar el equilibrio global de poder a favor de Rusia, en línea con su visión de restaurar el estatus de la era soviética de Moscú como una superpotencia. Desde este punto de vista, Putin está decidido a contrarrestar la influencia de Estados Unidos e igualar la gran huella económica de China en el continente. János Besenyő examina si Rusia puede ofrecer una alternativa a Estados Unidos y China en África.

Rusia en África: ¿puede ofrecer una alternativa a Estados Unidos y China?

Por János Besenyő

El presidente ruso, Vladimir Putin, y el presidente de Zambia, Edgar Lungu, se reúnen al margen de la Cumbre de los BRICS en Johannesburgo en 2018. EPA-EFE/Alexei NikolskySputnik/Kremlin Pool

Rusia nunca ha tenido una colonia africana. Se mantuvo fuera de la lucha por África, sólo comprometiéndose con los estados africanos en el siglo 19. En 1869, por ejemplo, los rusos dieron apoyo militar a Etiopía para amenazar la posición de los británicos en su búsqueda de controlar el Canal de Suez. Lo hicieron porque Gran Bretaña era uno de sus principales rivales europeos.

No fue hasta que comenzó la Guerra Fría en 1947 que Rusia comenzó a desarrollar relaciones diplomáticas con varios países africanos. Esta era una forma de contrarrestar la influencia de sus rivales como Estados Unidos.

La Guerra Fría dictó las relaciones de la antigua URSS con muchos países africanos durante décadas. Esto fue seguido por un período de relativa inactividad. Pero más recientemente, las relaciones se han vuelto cada vez más importantes para Rusia, así como para algunos países africanos.

El resultado es que algunos países africanos ya no necesitan elegir entre la forma de desarrollo estadounidense y la china.

Aparentemente, China tiene el compromiso más pragmático con África. Su política no es interferir con el funcionamiento interno de los estados nacionales o jugar a la geopolítica enfrentando a los países entre sí. Pero se ha vuelto cada vez más difícil para el país resistirse a usar su poder militar para proteger sus intereses económicos.

Por su parte, el objetivo final de los Estados Unidos es inclinar el equilibrio de poder regional a su favor y al mismo tiempo obtener acceso a los recursos de África.

Mi investigación explora la relación actual de Rusia con el continente. La investigación examina la estrategia del presidente ruso Vladimir Putin para corregir el equilibrio global de poder al contrarrestar la influencia de Estados Unidos en África y tratar de igualar la gran huella económica de China en el continente.

Concluyo que el objetivo principal de Rusia es la influencia política. Esto se logra mediante la obtención del control de los recursos naturales y la prestación de apoyo militar e inteligencia. Sin embargo, a pesar de hacer incursiones masivas, la Federación Rusa sigue siendo menos influyente que los Estados Unidos y China en el continente.

Desde el punto de vista africano, Rusia ofrece una alternativa estratégica a la hegemonía global de Estados Unidos, la diplomacia económica de China y la persistente influencia de los antiguos amos coloniales de África.

Historia

Durante la Guerra Fría, los rusos proporcionaron apoyo diplomático, económico, militar y educativo a numerosos movimientos de liberación africanos. Estos incluyeron Argelia, Angola, Cabo Verde, la República Democrática del Congo, Etiopía, Guinea, Madagascar, Santo Tomé y Príncipe y Tanzania. Como resultado, muchos jóvenes africanos fueron educados en Moscú.

Rusia comenzó a comerciar e interactuar con estos estados de forma rutinaria. Envió oficiales de inteligencia militar para establecer una fuerte presencia y garantizar que África no estuviera puramente influenciada por Occidente. Los rusos desarrollaron relaciones con África tan intensamente que durante los 10 años entre 1950 y 1960 superó la influencia de las potencias colonizadoras.

Esa influencia permanecería más o menos intacta hasta la era de Boris Yeltsin. Entre 1990 y 1999 el impacto de Rusia en el continente se redujo espectacularmente. Nueve embajadas y tres consulados fueron cerrados. El número de personal subordinado al Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia se redujo drásticamente. Las instituciones culturales rusas se cerraron y las relaciones económicas se terminaron unilateralmente. Los programas de ayuda anteriormente generosos fueron desechados.

Todo esto cambió cuando Putin llegó al poder en 1999. Bajo su liderazgo, Rusia ha comenzado a recuperar su influencia económica y política en África. Putin ha impulsado los lazos diplomáticos, económicos y militares de Rusia con sus antiguos aliados africanos.

Intereses rusos en África

De mi investigación puedo concluir que la intención principal de Rusia es construir alianzas políticas apoyando económica y militarmente a los estados nacionales, sin juzgar sus estructuras de gobierno interno.

Su objetivo a largo plazo es convertirse en un mediador político, económico y militar que pueda respaldar los intereses globales de África y contar con el apoyo del continente a cambio. Estas son algunas de las áreas donde Rusia está principalmente activa:

Intereses económicos: Rusia ahora está tratando de explotar los campos convencionales de gas y petróleo en África y en otros lugares. Parte de su estrategia energética a largo plazo es utilizar a las empresas rusas para crear nuevas corrientes de suministro de energía. Por ejemplo, las empresas rusas han realizado importantes inversiones en las industrias de petróleo y gas de Argelia. También han invertido en Libia, Nigeria, Ghana, Costa de Marfil y Egipto.

Rusia también está expandiendo sus intereses africanos en mineralesEl uranio, que es clave para la industria de la energía nuclear, está en la parte superior de su lista.

Además, las empresas rusas están produciendo aluminio en Nigeria y han construido centrales hidroeléctricas en Angola, Namibia y Botswana.

Rusia también está en camino de construir plantas nucleares en EgiptoNigeria y Argelia. Estas inversiones son un medio para convertirse en una parte integral del sector energético de África.

Rusia también ha mejorado sus relaciones comerciales con sus socios africanos. En 2009, estableció el Comité de Coordinación para la Cooperación Económica con el África subsahariana para ayudar a promover los intereses comerciales rusos.

Intereses de defensa: Rusia ha sido tradicionalmente uno de los principales proveedores de armas de África. Durante la Guerra Fría, muchas organizaciones armadas de liberación y países africanos, entre ellos Angola, Mozambique, Zimbabue, Zambia y Guinea, compraron equipo militar a Rusia. Más recientemente, Rusia ha hecho importantes acuerdos de armas con Angola y ArgeliaEgiptoTanzaniaSomalia, Malí, Sudán y Libia también han comprado armas a Rusia. Los rusos también proporcionan entrenamiento y apoyo militar.

Ayuda: Bajo Putin, Rusia ha hecho donaciones de ayuda considerables a una variedad de países africanos con un promedio de alrededor de $ 400 millones por año. Alrededor del 60% de la ayuda rusa se entrega a través de organizaciones internacionales; organizaciones humanitarias globales como el Programa Mundial de Alimentos y la Agencia de la ONU para los Refugiados. El 40% restante llega a África en un marco de cooperación bilateral. También hace donaciones para apoyar la educación, la atención médica, la agricultura, el medio ambiente y la energía.

El peligro para Moscú es que, cuanto más progreso haga con los gobiernos africanos, más probable es que sus intereses colisionen con los de China o Estados Unidos, o ambos.

TERCERA LECTURA:

La visión de la Unión Africana es que el continente actúe de consuno en cuestiones mundiales. Pero no había mucha evidencia de este enfoque panafricanista en la forma en que el continente votó las resoluciones de las Naciones Unidas para condenar la agresión de Rusia contra Ucrania. John J Stremlau muestra cómo algunas naciones africanas votaron a favor o en contra de Rusia, mientras que otras, especialmente Sudáfrica, se abstuvieron.

Los países africanos mostraron desunión en las votaciones de la ONU sobre Rusia: el papel de Sudáfrica fue fundamental

Por John J Stremlau

El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, se dirige a una reunión del Consejo de Seguridad sobre la invasión de Rusia a través de un enlace de video. EPA-EFE/Peter Foley

El preámbulo del Acta fundacional de la Unión Africana (UA) pide  «la acción colectiva en África y en nuestras relaciones con el resto del mundo».

La credibilidad de este compromiso panafricano se ha visto dañada por la falta de voluntad de los gobiernos africanos para forjar una posición unificada sobre la guerra entre Rusia y Ucrania.

No pudieron ponerse de acuerdo sobre los méritos de dos resoluciones no vinculantes. La mitad de los miembros de la UA se abstuvieron en la votación exigiendo que Rusia respete este principio, en la primera resolución. Y en la segunda resolución tres semanas después exigiendo el fin de la crisis humanitaria, la muestra de desunión africana fue la misma.

Más recientemente, la Asamblea General votó abrumadoramente para suspender a Rusia del Consejo de Derechos Humanos de la ONU. Según mi conteo, de los 24 votos por el «No», nueve eran africanos. Sudáfrica se encontraba entre las 23 abstenciones africanas, y otras 11 no votaron, a pesar de que los derechos humanos son un objetivo clave de la UA y Sudáfrica.

Teniendo en cuenta este patrón, ¿cómo acordarán los países africanos actuar colectivamente para lograr los ambiciosos objetivos de la Agenda 2063 de la UA para el crecimiento y el desarrollo de África?

La cuestión en juego no es trivial. El principio básico del respeto por la integridad territorial y la igualdad soberana ha estado en el corazón de las relaciones internacionales africanas poscoloniales desde la fundación de la Organización de la Unidad Africana en 1963. Tan pronto como comenzó la guerra, el presidente de la UA, Macky Sall, y el presidente de la Comisión de la UA, Moussa Faki Mahamat, pidieron a Rusia respetar la integridad territorial y la soberanía nacional de Ucrania.

Lo que ha sido particularmente sorprendente en las tres votaciones es que Sudáfrica, normalmente un campeón de una mayor unidad africana y los derechos humanos, ha optado por seguir activamente una postura prorrusa o mantenerse al margen.

En mi opinión, esto pondrá en peligro la afirmación del país de ser un destacado defensor de los derechos humanos y un líder de una voz africana emergente y más potente en los asuntos mundiales.

El factor sudafricano

Este artículo no aborda los pros y los contras de mantener relaciones amistosas con Rusia.

Plantea una pregunta diferente: ¿Podrían los Estados africanos que se abstuvieron en las dos resoluciones de la ONU haber votado con la mayoría, preservando así una apariencia de unidad africana, sin poner en peligro los intereses que declararon para justificar la abstención?

¿Y qué hay de la defensa de los valores fundamentales de la UA, como los derechos humanos?

Me baso principalmente en la justificación de las abstenciones ofrecida por Sudáfrica por tres razones: en primer lugar, se encuentra entre los países más prominentes e influyentes de África. En segundo lugar, desde el fin del apartheid, ha sido un abierto defensor de la unidad africana  y el catalizador de varias iniciativas prácticas para promover la autosuficiencia colectiva. Por último, vivo en medio de los debates públicos de Sudáfrica sobre estas cuestiones.

Supongo que si Sudáfrica hubiera optado por hacer de la defensa del principio de integridad territorial e igualdad soberana una prioridad, y hubiera presionado a otros gobiernos africanos para que lo apoyaran, habría habido una muestra mucho mejor de solidaridad africana al votar a favor de la resolución.

Considere tres razones prominentes y amplias que los sudafricanos ofrecen para justificar la abstención: La guerra es ante todo una lucha de poder entre Rusia y los Estados Unidos; Para que Sudáfrica desempeñe un papel mediador, no debe tomar partido; y la necesidad de que se siga prestando asistencia comercial y de seguridad a Rusia.

Desempaquetando el razonamiento de Sudáfrica

Considere la guerra de poder entre Rusia y el argumento de Estados Unidos. En un reciente seminario web de la Universidad de Witwatersrand, un alto funcionario del gobierno describió la guerra como una guerra indirecta, entre Rusia y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) liderada por Estados Unidos. Dijo que no era de interés para Sudáfrica, que es principalmente la causa de la paz, elegir bandos. Continuó acusando a Estados Unidos de una agresión similar en la invasión de Irak en 2003.

En respuesta, Gilbert Khadiagala, profesor de Relaciones Internacionales y director del Centro Africano para el Estudio de los Estados Unidos, señaló que «dos errores no hacen un bien». También recordó que Sudáfrica criticó inmediatamente la invasión estadounidense y su justificación engañosa. Esa crítica no afectó seriamente la cooperación entre Sudáfrica y los Estados Unidos cuando era lo mejor para ambos. Y, si la imparcialidad es una preocupación válida, entonces votar y presionar por la unidad africana en apoyo del respeto de los principios básicos de la ONU / UA no debería afectar las relaciones entre Sudáfrica y Rusia, ni las percepciones de la no alineación de sa de Pretoria.

Ahora al papel de mediador. En algunos sectores se esperaba que Sudáfrica desempeñara un papel útil en el apoyo activo a la conclusión pacífica de la guerra actual. Esto se debió a la transición relativamente pacífica del país a la democracia plena a principios de la década de 1990, un proceso en el que el presidente Cyril Ramaphosa desempeñó un papel fundamental. Y su contribución a un final negociado de la guerra en Irlanda del Norte entre 2000-05.

Pero para ser aceptable como mediador en cualquier conflicto, uno tiene que ser aceptable para ambas partes. Este no es el caso. El único anfitrión actual aceptable para ambas partes es Turquía. El país ha mantenido buenas relaciones con Moscú, a pesar de ser miembro de la OTAN y, según los informes, vendiendo a Ucrania docenas de drones mortales desde 2019. También votó a favor de ambas resoluciones de la ONU.

Además, Sudáfrica, presumiblemente, está lejos del conflicto. Tampoco tiene influencia suficiente para actuar solo. Las perspectivas de aprovechar su membresía en el bloque de Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica (BRICS) se han atenuado.

Si Sudáfrica hubiera liderado un esfuerzo para forjar una posición africana unida sobre las resoluciones de la ONU, creo, esto no habría tenido ninguna relación con sus perspectivas de ayudar a mediar en el fin de la guerra.

Por último, el imperativo comercial. Es cierto que existe un importante comercio agrícola entre los países del continente y Rusia y Ucrania. Los principales países importadores son Egipto, que representó casi la mitad, seguido de Sudán, Nigeria, Tanzania, Argelia, Kenia y Sudáfrica.

Las sanciones contra Rusia también afectarán la venta de armas. África necesita equipo militar, especialmente en la región del Sahel, y paga la asistencia militar privada de los rusos empleados por el Grupo Wagner, independientemente de la política.

Sin embargo, en mi opinión, nada de esto justifica el camino elegido por Sudáfrica.

Imperativos para la acción colectiva

De cara al futuro, el fracaso en forjar una causa común en los votos de la ONU sobre la invasión de Ucrania por parte de Rusia se desvanecerá en medio de las dificultades reales de África resultantes de esa guerra. Los picos en los costos de los alimentos ya están teniendo consecuencias nefastas en muchas familias africanas pobres.

Es seguro que las cuestiones vitales para la seguridad humana de África se acelerarán, al igual que los imperativos de la unidad africana.

CUARTA LECTURA:

El analista político y de seguridad Joseph Siegle argumenta que el enfoque de Rusia hacia África implica una estrategia de cooptación de élite, con el objetivo de servir a los objetivos estratégicos de Rusia. Siegle explica que los intereses de los ciudadanos y las naciones africanas dan paso a las prioridades rusas, con efectos desestabilizadores.

Guerra de Ucrania: nueva advertencia de que África debe estar vigilante contra la influencia desestabilizadora de Rusia

Por Joseph Siegle

El presidente ruso, Vladimir Putin, y los líderes africanos en la Cumbre Rusia-África 2019 y el Foro Económico en Sochi en 2019. Foto de Alexei Druzhinin / SPUTNIK / AFP vía Getty Images

Comúnmente se sostiene que el objetivo del presidente ruso Vladimir Putin para invadir Ucrania es instalar un régimen títere que sea flexible a los intereses de Moscú. Si es así, esto sería consistente con el enfoque que Rusia ha adoptado con sus incursiones en África en los últimos años.

Basándose en su libro de jugadas de Siria, Rusia ha apuntalado representantes en Libia, República Centroafricana, Malí y Sudán. Moscú también tiene la mira puesta en otra media docena de líderes africanos que enfrentan diversos grados de vulnerabilidad.

En el proceso, los ciudadanos africanos y los intereses soberanos han dado paso a las prioridades rusas.

Esta estrategia de cooptación de élite sirve efectivamente a los objetivos estratégicos de Rusia en África. Estos incluyen, en primer lugar, ganar un punto de apoyo en el sur del Mediterráneo y el Mar Rojo, poniendo a Rusia en una posición para amenazar el flanco sur de la OTAN y los estrangulamientos del transporte marítimo internacional.

En segundo lugar, demostrar el estatus de Gran Potencia de Rusia, cuyos intereses deben ser considerados en todas las regiones del mundo.

Y tercero, desplazar la influencia occidental en África mientras socava el apoyo a la democracia.

Rusia ha utilizado a menudo herramientas extralegales para perseguir sus objetivos en el continente. Ha desplegado mercenarios, ha llevado a cabo campañas de desinformación, ha interferido en las elecciones y ha intercambiado armas por recursos. Este enfoque de bajo costo y alto rendimiento ha permitido a Moscú expandir su influencia en África más rápidamente, posiblemente, que cualquier otro actor externo desde 2018, cuando Rusia intensificó sus compromisos con África.

Lamentablemente para los ciudadanos africanos, todas estas tácticas son inherentemente desestabilizadoras. Además, el resultado es la privación de derechos y la disminución de la soberanía africana.

La creciente influencia de Rusia presagia una visión sombría para África. En efecto, Rusia está tratando de exportar su modelo de gobierno, de un régimen autoritario, cleptocrático y transaccional, a África.

Esto es especialmente problemático ya que hay al menos un puñado de líderes africanos que están más que felices de seguir este camino. No importa que esto difiera enormemente de las aspiraciones democráticas de la gran mayoría de los ciudadanos africanos.

El voto de las Naciones Unidas sobre la invasión de Rusia en Ucrania proporciona un prisma útil para comprender las relaciones entre Moscú y determinados países africanos. Revela un espectro de normas y visiones de gobernanza para África. Es a través de estos lentes e intereses que se puede esperar que grupos de países africanos se comprometan con Rusia en el futuro, con consecuencias de gran alcance para la democracia, la seguridad y la soberanía en el continente.

Títeres, mecenas y rechazo

La resolución de la Asamblea General de la ONU que condena la agresión rusa obtuvo solo un voto africano disidente: Eritrea. Esto fue acompañado por fuertes denuncias del ataque ruso contra Ucrania por parte de la Unión Africana (UA) y la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental. El actual presidente de la UA, el presidente de Senegal, Macky Sall, y el presidente de la Comisión de la UA, Moussa Faki Mahamat, también criticaron la guerra no provocada de Rusia.

En total, 28 de los 54 países de África votaron a favor de condenar la invasión rusa, 16 se abstuvieron y 9 no votaron. Con todo, la votación fue una notable reprimenda a Moscú desde un continente donde las visiones del mundo de muchos líderes africanos están moldeadas por una postura de no alineamiento, legados crudos de la Guerra Fría, politesse diplomático africano y un deseo de permanecer neutrales en las rivalidades de la Gran Potencia.

La votación también reveló una segmentación cada vez mayor de las normas de gobernanza en África. Y muestra que las relaciones africanas con Rusia de aquí en adelante no serán uniformes, ni se revertirán abruptamente.

Los países africanos que se abstuvieron o no votaron lo hicieron por diversas razones. La categoría más obvia de país que no estaba dispuesto a condenar a Rusia eran aquellos con líderes africanos que han sido cooptados por Moscú. Estos incluyeron a Faustin-Archange Touadéra en la República Centroafricana, el teniente general Abdel Fattah al-Burhan en Sudán y el coronel Assimi Goïta en Malí.

Estos líderes carecen de legitimidad a nivel nacional. Dependen del apoyo político y mercenario de Moscú para mantenerse en el poder.

Una segunda categoría entre los países que se abstuvieron o no votaron son aquellos con líderes que tienen lazos de patrocinio con Rusia. Los que están en el poder en Argelia, Angola, Burundi, Guinea, Guinea Ecuatorial, Madagascar, Mozambique, Sudán del Sur, Uganda y Zimbabue se benefician de las armas rusas, la desinformación o la cobertura política. Estos líderes, además, no tienen ningún interés en los procesos democráticos que pueden amenazar su control del poder.

Others who abstained or did not vote likely did so for ideological reasons rooted in their traditions of non-alignment. These included Morocco, Namibia, Senegal and South Africa. While they may maintain ties to Moscow, they are appalled by Russia’s imperialistic actions. By and large, they support the upholding of international law to maintain peace and security.

Aquellos que votaron para condenar la invasión incluyeron a las principales democracias y democratizadores africanos. Estos comprendían Botswana, Cabo Verde, Ghana, Malawi, Mauricio, Níger, Nigeria, Kenia, Seychelles, Sierra Leona y Zambia. Representan una mezcla de motivaciones. Pero calculé que el puntaje medio de Libertad Global para este grupo de 28 países basado en las calificaciones anuales (0-100) de Freedom House es 20 puntos más alto que aquellos que no votaron para condenar.

El poderoso discurso del embajador de Kenia ante las Naciones Unidas, Martin Kimani, en defensa del respeto de la soberanía, la integridad territorial y la resolución de las diferencias a través de medios no violentos, personifica las opiniones de este grupo y su apoyo a un orden basado en reglas. Muchos también han tomado la iniciativa de condenar el aumento de los golpes de Estado y el tercer termismo en el continente.

Prioridades de acción

Si el pasado es una indicación, se puede esperar que Rusia intensifique su campaña de influencia en África en reacción a su aislamiento internacional después de la invasión de Ucrania.

Para mitigar las influencias malignas de Rusia, los actores africanos e internacionales que deseen promover un orden democrático y basado en reglas para el continente deberían tomar algunas medidas decisivas.

La primera es invertir en instituciones democráticas y socios democráticos. Los controles y equilibrios democráticos son el mejor baluarte contra las nefastas influencias externas.

En segundo lugar, los golpes de Estado y el tercer termismo deben ser condenados enérgicamente.

En tercer lugar, el fomento de la capacidad y el espacio de los periodistas africanos es especialmente vital. Sin un discurso libre e informado, es difícil tener un diálogo nacional sobre prioridades y preferencias. O para responsabilizar a los líderes políticos por sus acciones.

En cuarto lugar, se trata de hacer cumplir la Convención Africana para la Eliminación del Mercenarismo, que entró en vigor en 1985. Esto prohíbe legalmente a los estados africanos permitir la entrada de mercenarios en su territorio y debe emplearse para prohibir a Wagner la entrada del continente.

Quinto, debe haber inversión en los ejércitos profesionales de África. Esto reforzará la democracia. Un número creciente de militares africanos se han politizado. Esto ha contribuido al recrudecimiento de los golpes de Estado, así como al uso de los militares como una herramienta coercitiva contra los opositores políticos.

El fortalecimiento de la agencia de los ciudadanos africanos también es clave. Las influencias malignas de Rusia pueden mitigarse fortaleciendo la sociedad civil africana para garantizar que las voces independientes no se amortigüen. La sociedad civil también puede aumentar el escrutinio y la transparencia de los contratos opacos que tienden a proporcionar el patrocinio que apuntala a los regímenes cooptados.

Otro medio de mejorar la agencia africana es apoyar los esfuerzos de las organizaciones regionales africanas como la Unión Africana. La UA y las comunidades económicas regionales han adoptado cartas que promueven las normas y los procesos democráticos. Estos organismos pueden ayudar a mantener las normas democráticas cuando hay violaciones. Y pueden reducir el alcance de la interferencia externa.

A nivel internacional, los gobiernos democráticos deben mantener asociaciones a largo plazo con sus homólogos africanos. Los países africanos con líderes legítimamente elegidos no deberían estar en condiciones de elegir entre socios internacionales. Es razonable que los gobiernos africanos quieran tener múltiples relaciones externas sujetas a su contexto e intereses. Esto es especialmente cierto dados los legados del colonialismo y las luchas por la independencia que definieron la creación de muchos países africanos. Más bien, el enfoque de estas asociaciones debe estar en maximizar una visión compartida de cómo debería ser un orden basado en reglas y cómo se puede poner en práctica.

Al final, Rusia no tiene mucho que ofrecer a los líderes africanos aparte de herramientas coercitivas. Si estos disminuyen, también lo serán las influencias desestabilizadoras de Rusia en el continente.

QUINTA LECTURA:

El equipo militar es un factor clave en la relación entre Rusia y varios países africanos. De hecho, casi la mitad de las importaciones de equipo militar de África (49%) provienen de Rusia. Estos incluyen armas principales (tanques de batalla, buques de guerra, aviones de combate y helicópteros de combate) y armas pequeñas (pistolas y rifles de asalto, como el nuevo rifle de la serie Kalashnikov AK-200). El analista de defensa Moses Khanyile revela cómo las sanciones impuestas a Rusia por los países de la Alianza del Tratado del Atlántico Norte interrumpirán las ventas. Esto traerá riesgos y oportunidades para el continente.

Las sanciones contra Rusia afectarán la venta de armas a África: los riesgos y las oportunidades

Por Moses B. Khanyile

Una delegación nigeriana inspecciona un helicóptero militar ruso cerca de Moscú en julio de 2021. Foto de DIMITAR DILKOFF/AFP vía Getty Images

 Tras su invasión de Ucrania, los países de la Alianza del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) impusieron sanciones integrales a Rusia en un intento por paralizar su capacidad de participar significativamente en la economía global. Estos incluyeron la exclusión del Banco de Pagos Internacionales, incluido SWIFT, que facilita la mensajería de transferencias de dinero transfronterizas.

Las sanciones de amplio alcance podrían tener graves consecuencias para África. Es importante destacar que podrían afectar la capacidad del continente para adquirir y mantener hardware militar de Rusia.

Casi la mitad de las importaciones de equipo militar de África (49%) provienen de Rusia. Estos incluyen armas principales (tanques de batalla, buques de guerra, aviones de combate y helicópteros de combate) y armas pequeñas (pistolas y rifles de asalto como el nuevo rifle de la serie Kalashnikov AK-200).

En comparación, China representa el 13% de las importaciones de armas del continente.

Los mayores compradores de armamento de Rusia, y la mayoría de los importadores de larga data, son Argelia, Angola, Burkina Faso, Egipto, Etiopía, Marruecos y Uganda.

Egipto y Argelia están en la lista de los diez principales importadores del mundo. Egipto representa el 5,8% de las importaciones de armas a nivel mundial, y Argelia el 4,3%. Según el anuario 2021 del Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo, el comercio mundial de armas solo en 2019 se estimó en US $ 118 mil millones.

Rusia, junto con los cuatro mayores exportadores de armas principales al continente, Estados Unidos, Francia, Alemania y China, representaron el 76% de las principales exportaciones de armas entre 2016-20.

Rusia comandó el 20% de la cuota de mercado en África, solo superada por Estados Unidos (37%). Francia representó el 8,2%, Alemania el 5,5% y China el 5,2%.

Con un 7,3%, África no es un importador significativo de armas importantes en comparación con Asia y Oceanía (42%), Oriente Medio (33%) y Europa (12%).

Rusia ha capitalizado sus estrechos lazos con muchos países africanos en base a sus vínculos históricos con el continente desde los días de la Unión Soviética. Esto le ha permitido negociar acuerdos de armas con relativa facilidad. Además, su estructura de precios y la falta de condicionalidades políticas, como las sensibilidades a los derechos humanos, hacen que sus ventas de armas sean atractivas y asequibles.

La suspensión de Rusia de los sistemas financieros globales interrumpirá estas ventas. Esto presenta tanto riesgos como oportunidades para el continente. Los riesgos incluyen la inseguridad del suministro de repuestos esenciales, la interrupción de los planes operativos y de entrenamiento para las fuerzas de defensa que utilizan equipo ruso y el alto costo del mantenimiento del equipo ya desplegado en las operaciones.

Pero la situación prevaleciente también presenta una oportunidad para que los países africanos recurran a sus propias capacidades de la industria de defensa para llenar el vacío.

Implicaciones para la industria de defensa

Las sanciones tienen algunas implicaciones prácticas en la industria de defensa para los países africanos.

La primera es que los pedidos actuales de hardware militar de Rusia ya no se pueden cumplir.

La segunda es que reparar, mantener o revisar el hardware existente de fabricación rusa será difícil, si no imposible. Esto se debe a que no se pueden proporcionar repuestos, herramientas y certificación esenciales.

Vinculado a esto está el hecho de que los especialistas de los fabricantes de equipos originales, que son los diseñadores, desarrolladores y fabricantes originales del equipo militar en cuestión, no podrán volar desde Rusia para apoyar el equipo.

En tercer lugar, las obligaciones contractuales, incluidas las obligaciones financieras y de rendimiento, no podrán cumplirse. Esto implica que ni Rusia ni los países africanos podrían ser considerados responsables por incumplir contratos, ya que es imposible de cumplir, incluso si quisieran.

Cuarto, el vacío creado por la suspensión de Rusia del comercio mundial tendrá que ser llenado por proveedores alternativos.

Los países africanos tendrán que buscar actores capaces de la industria de defensa que puedan realizar operaciones de mantenimiento, reparación y revisión en su hardware existente.

Y también habrá proveedores de armas que se pondrán a disposición de los países africanos para ayudar con el hardware nuevo y existente.

En el pasado, Rusia ha sido astuta en llenar el vacío dejado por los países occidentales. Lo hizo en 2013 cuando Estados Unidos cortó la ayuda militar y las armas a Egipto después de que los militares organizaron un golpe de Estado. Proveedores como Rusia y Francia estaban felices de llenar el vacío.

Del mismo modo, en 2014, cuando Estados Unidos canceló un contrato de helicópteros de combate con Nigeria por violaciones de derechos humanos, Rusia intervino para suministrar al país helicópteros de combate Mi-35M.

Por último, la interrupción de la cadena de valor del suministro debido a las sanciones podría facilitar y promover un enorme mercado negro de transferencias de armas. Esto puede ser difícil de revertir incluso después del final de la guerra de Rusia en Ucrania.

A medida que los países africanos dejen de realizar transacciones abiertas con Rusia sobre hardware y servicios de defensa, es probable que el mercado negro florezca. Esto revertiría los logros alcanzados por el Programa de Acción de la Oficina de Asuntos de Desarme de las Naciones Unidas y la estrategia de la Unión Africana sobre las transferencias ilícitas de armas.

Muchas armas pequeñas y ligeras, como los rifles de asalto M16 y M4 estándar de la OTAN, rifles de francotirador, ametralladoras y pistolas, inundaron el mercado negro después de la retirada de Estados Unidos de Irak y Afganistán.

Existe un peligro real de que las transacciones de armas en el mercado negro, que involucran tanto a actores estatales como no estatales, se arraiguen en el continente.

¿Qué se puede hacer?

La demanda de equipos y servicios militares continuará a pesar de la salida o suspensión de la participación de Rusia. Esto presenta una oportunidad ideal para que los países africanos consoliden y alineen sus capacidades de la industria de defensa para la sostenibilidad. A través de la colaboración, las empresas de la industria de defensa en África podrán retener mano de obra calificada (ingenieros y técnicos), invertir en investigación y desarrollo y seguir siendo competitivas en el mercado global.

El equipo de fabricación rusa todavía puede ser mantenido y apoyado por expertos autóctonos de la industria de defensa africana. Países como Sudáfrica, Egipto, Nigeria y Argelia tienen industrias de defensa locales creíbles que, colectivamente, podrían lograr llenar el vacío dejado por Rusia.

También puede ser aconsejable contratar a Rusia, a través de canales diplomáticos, para la transferencia de contratos de mantenimiento a empresas de la industria de defensa africana. Por ejemplo, hay al menos 80 aviones de combate MiG-29 de fabricación rusa en Argelia, Chad, Eritrea y Sudán, mientras que Egipto tiene al menos 46 de las variantes mejoradas del mismo avión. Estas aeronaves y otros equipos militares para las capacidades terrestres y marítimas requieren proveedores de servicios de mantenimiento confiables, preferiblemente ubicados en África.

Al ser miembros de la Unión Africana, será mucho más fácil abordar los desafíos contractuales desde dentro del organismo continental que cuando se enfrenten a restricciones que puedan imponerse desde fuera del continente.

Es probable que las sanciones integrales impuestas a Rusia duren más allá del conflicto actual. Esto implica que lo que puede considerarse como «medidas provisionales» para llenar un vacío temporal puede terminar siendo una solución duradera al deseo de África de producir su propio hardware militar para su propio uso, y también para reducir la dependencia de proveedores externos.

Por lo tanto, los países africanos deben hacer un esfuerzo concertado para buscar apoyo en las empresas de defensa del continente. La Unión Africana y Sudáfrica, en particular, dado su vínculo BRICS, deberían desempeñar un papel central en el impulso de dicha campaña.

Y UN COMENTARIO FINAL

Por M. Naini

Putin tiene algo de espacio en África para explotar y eso no ha cambiado mucho con su invasión de Ucrania. Por supuesto, su desempeño militar servil en su invasión de Ucrania no fue útil con el mercado de armas o el prestigio político en África (o MENA y LATAM). Pero esto no cambiará mucho porque Rusia es la única alternativa a ciertos estados en África o en otros lugares.

China no se plegará a todas las solicitudes. En los negocios, China no es una fuente de energía o alimentos baratos y no invertirá dinero en apoyar a los estados inestables a menos que tenga sentido desde un punto de vista comercial. Tampoco está dispuesto a enviar fuerza militar para participar en la miríada de conflictos en África. Por lo tanto, si eres un estado arriesgado en conflicto y en contra de Occidente, no tienes otra opción que Putin.

Para el resto de África, es decir, la gran mayoría que no está atrapada en una situación de estado cliente, se sienten lo suficientemente empoderados y seguros como para hacer «compras geopolíticas». Esto es como comprar su carne y productos lácteos de un supermercado y sus verduras de otro supermercado. Incluso puede registrarse para obtener una tarjeta de lealtad, pero solo si lo ayuda a ahorrar más. 0 años de descolonización después de la Segunda Guerra Mundial han creado un «mercado de compradores» para la mayoría del mundo en desarrollo.

Para este grupo, Putin en realidad no está en una posición fuerte. Obtendrá este o aquel trato al contado, en petróleo barato o grano u otros acuerdos al contado. Pero eso no le va a ayudar con sus planes fascistas para el mundo. La naturaleza de la toma de decisiones por parte de estos estados empoderados es circunstancial y Putin no tiene mucho que le permita manejar fuertemente la naturaleza circunstancial de este proceso. China y Occidente están en una posición mucho más fuerte.

Putin solo puede jugar al «polo de papá» para un puñado muy pequeño de estados clientes como Siria. Ha luchado por hacerlo incluso para sus propios miembros de la OTSC. Por lo tanto, si bien uno debe prestar atención a lo que Putin está haciendo en África, no hay razón para ver la política de Putin en África como una amenaza.

Putin también ha tenido grandes reveses en el mundo occidental desde 2018. Eso comenzó con sus representantes perdiendo la mayoría de la Cámara de Representantes en el Congreso de los Estados Unidos y continuó con el fracaso de Trump en su golpe y salida del WH, y los principales reveses de su influencia en Alemania, Austria, Italia, Eslovaquia y Moldavia. El fracaso de Le Pen en Francia fue otro gran golpe para Putin. Después de la invasión, tuvo sus fracasos en Ucrania y luego la candidatura de Suecia y Finlandia para la membresía de la OTAN.

La principal amenaza de Putin es si sus representantes pueden obtener una victoria irreversible en los Estados Unidos y poner la mayor economía, el poder militar y científico y tecnológico bajo el control de Putin. Eso le permitirá destruir las democracias en Europa, apoderarse del continente europeo y luego perseguir a China y el Pacífico. El resultado de este concurso determinará el futuro de la humanidad.

Cinco lecturas esenciales sobre las relaciones rusia-África (theconversation.com)