César Brandon escribió los versos más bellos esa noche. Silvia Cáceres. Cadena Ser

cesar-brandon-cadena-ser

Me llamo César Brandon Ndjocu -así es, no me dejo fuera ningún apellido- (Malabo, 1993). Educador Social por la Universidad de Granada y educado socialmente por la rigurosa y cariñosa Universidad Mamá, Papá, mi Tía Mamá, hermanos, hermanas, algún que otro profesor del Colegio Español de Malabo y mis cuatro años en Ceuta -mi segunda casa-. Superviviente del Huracán Adolescencia y ahora miembro activo del Tsunami Vida Adulta -fui rescatado por mis amigos, los de verdad-. Amante de mi país -a mi manera-, porque mi país está casado con otra y tiene miedo de pedirle el divorcio.

Así es César Brandon en sus propias palabras. Sensible, sensato y humilde; instintivo e intuitivo; inteligente, alegre, muy buena gente…, en las nuestras.

Ha querido ser escritor desde que su memoria le permite recordar… “Cuando era pequeño estaba enamorado de dos compañeras de clase al mismo tiempo. Un día les pedí de salir a las dos -una detrás de otra- y al instante me dijeron que no. Entonces, vi un anuncio sobre flores y dije: voy a escribir un libro y lo voy a llamar Rosas para ninguna. ¡Solo tenía siete años!”.

… y llegó la desmemoriada adolescencia: “Durante la adolescencia me olvidé de que quería ser escritor. Guinea Ecuatorial no es un país en el que un niño sueñe con ser escritor. No fue hasta llegar a España y ganar un concurso literario en la universidad cuando dije: yo tenía un sueño, me apasiona contar historias, voy a intentarlo, voy a perseguirlo”.


Toda la felicidad del Universo (César Brandon, 2018)

Su paso por Got Talent nos devolvió las ganas de poesía, las ganas de más. En apenas un par de minutos, agarró un cero y un unola tierra y la luna o una carta que debía haber escrito a su madre hace dos años y escribió los versos más bellos esa noche (con su permiso, Sr. Neruda): “Me explico la reacción del público porque entiendo la emoción. La he vivido cuando he estado escribiendo, he llorado…; pero todavía no me explico todo el fenómeno que ha pasado después”.

Desde entonces, todo ha ido rápido, muy rápido. Pero César se resiste con todas sus fuerzas a perder las fuerzas y dejarse arrastrar: “A veces le perdemos el respeto a la vida, no solo por el hecho de vivir súper rápido sino por no apreciar la oportunidad de poder decir: estoy vivo entre tantas y tantas posibilidades que había de no estar aquí”.

César Brandon es poeta, escritor, contador de historias y un gran conversador: “Hace falta mucho más dialogo, entender que el desacuerdo no es un arma. Estoy en desacuerdo contigo y te ataco con mi desacuerdo, cuando tendría que ser ‘estoy en desacuerdo contigo, tú estás en desacuerdo conmigo, vamos a encontrar un punto común”.

En marzo de 2018, algunos de sus textos -cuidadosamente atrapados en cientos de archivos de Word 2016, escritos en Calibri, once puntos y 1,0 de espaciado se encontraron en Las almas de Brandon (Espasa, 2018).

Hoy Toda la felicidad del universo (Espasa, 2018) le ha traído hasta aquí y no la hemos dejado escapar. Historias cortas, cuentos y poemas; amor, soledad, olvido, dolor, alegría, felicidad… la vida y la muerte.

Video 🔴 Astronauta de tierra 👆

Video 🔴 Astronauta de tierra 👆

(…) Solo con mirarla, despegaba. Solo con mirarla, navegaba a una galaxia. Solo con mirarla, supo, que si no llegaba a ser mayor, si no llegaba a adulta; si no llegaba a vieja; si no llegaba a nada, y la había visto, la había visto y ella la había mirado —el alma—, quería ser astronauta… Astronauta de Tierra.

Una de las cosas más bonitas que me han dicho es: molas”. Molas, ya lo creo que molas, tanto que a nosotros, que hemos hecho de las palabras nuestra profesión, ahora nos dejas sin ellas, cuando nos sobran las ganas de escribirlas.

https://cadenaser.com/emisora/2019/02/15/radio_alicante/1550261421_185793.html