Camerún convoca un “diálogo nacional” para resolver la crisis separatista. Agencia EFE

El presidente de Camerún, Paul Biya, convocó hoy la apertura de un “gran diálogo nacional” a finales de este mes para resolver la crisis separatista en las zonas anglófonas del país centroafricano.

Será “un gran diálogo nacional que nos permita, en el marco de nuestra Constitución, examinar formas y medios para responder a las aspiraciones profundas de las poblaciones del Noroeste y Sudoeste, pero también de todos los demás componentes de nuestra nación”, afirmó Biya en un mensaje radiotelevisado al país.

“El diálogo en cuestión se referirá principalmente a la situación en las regiones Noroeste y Sudoeste”, afectadas por la crisis separatista, insistió el mandatario, de 86 años y cuya alocución se esperaba con mucha expectación dadas sus escasas apariciones públicas.

“Pero es obvio -matizó- que, al abordar temas de interés nacional como la unidad nacional, la integración nacional, la convivencia, no sólo puede interesar a las poblaciones de estas dos regiones”.

También se tratarán cuestiones como el bilingüismo, la diversidad cultural y la cohesión social, la reconstrucción y el desarrollo de zonas afectadas por el conflicto, el retorno de refugiados y de personas desplazadas.

El diálogo estará presidido por el primer ministro camerunés, Joseph Dion Ngute, originario de la región del Sudoeste y a quien Biyá designó para el cargo en diciembre pasado con el fin de solucionar la crisis separatista.

Reunirá a diputados, políticos, líderes de opinión, intelectuales, actores económicos y autoridades religiosas, así como representantes de las fuerzas de seguridad, de los grupos armados y de las víctimas del conflicto, entre otros.

Biya hizo el anuncio después de que el pasado 20 de agosto el líder de los separatistas anglófonos de Camerún, Sissiku Ayuk Tabe, junto a otros nueve de sus seguidores, fuera condenado a cadena perpetua “por secesión y hostilidad contra la patria”.

Tabe es considerado el primer autoproclamado presidente de la denominada República de Ambazonia, declarada en octubre de 2017 por secesionistas anglófonos en las regiones Noroeste y Sudoeste, ambas de habla inglesa.

El presidente recordó hoy que “en el contexto de un diálogo, un proceso de paz o una reconciliación nacional, se puede prever la posibilidad de perdón bajo ciertas condiciones”.

“Es igualmente cierto que, de conformidad con nuestra Constitución, el jefe del Estado tiene derecho a utilizar el derecho de gracia”, reiteró Biyá, que dirige el país desde 1982 y es el segundo presidente que más tiempo lleva en el poder en África, después del ecuatoguineano Teodoro Obiang, que gobierna desde 1979.

Sin embargo, pese a la mano tendida y la oferta de diálogo, el presidente dejó algo muy claro: “Camerún seguirá siendo uno e indivisible”.

Camerún fue colonia británica y francesa hasta 1960, cuando se independizó de ambas potencias e instauró un Estado federal hasta la celebración de un referéndum en 1972, que lo unificó.

Desde entonces, el inglés y el francés son idiomas cooficiales y conviven junto a unas 250 lenguas locales.

Sin embargo, la minoría anglófona -que representa un 20 % de la población- se queja de marginación con respecto a la mayoría francófona en materia de distribución de la riqueza y de que el inglés está considerado una lengua secundaria, por lo que reclama la vuelta al federalismo o la independencia de estas regiones.

En el último año, el conflicto entre ambas partes se ha recrudecido, especialmente después de que en diciembre pasado Biya anunciase que se tomarían “todas las disposiciones para evitar el daño” causado por los grupos secesionistas.

Asimismo, el mandatario calificó a estas organizaciones de “terroristas” y “criminales”.

Desde finales de 2017 han aparecido diversas milicias, como las Fuerzas de Defensa de la Ambazonia (ADF) en el Sudoeste, que ante la negativa de diálogo por parte de Biya decidieron levantarse en armas.

A su vez, la detención de Tabe en 2018 desencadenó la creación de un nuevo grupo armado, el Ejército de Resistencia de Banso, que actualmente opera en el Noroeste.

Este conflicto ya ha desplazado a más de 180.000 personas de las zonas anglófonas, donde tanto militares como separatistas están acusados por organismos internacionales de violar derechos humanos al arrasar aldeas o atacar escuelas, entre otros actos.

https://www.eldiario.es/politica/Camerun-convoca-nacional-resolver-separatista_0_940706973.html