Bienes mal adquiridos: Teodorin absuelto a cambio de millones de euros. La Tribune Afrique

Tras dos años de enjuiciamiento por blanqueo de capitales, Suiza ha absuelto a Teodorin Obiang sobre la base del artículo 54 del Código Penal de su país. El Estado de Guinea Ecuatorial pagará 1,3 millones de dólares por el mantenimiento del yate incautado en los Países Bajos, mientras que los 25 vehículos de lujo incautados en este caso se confiscan y se revenderán para su uso en un proyecto humanitario en Guinea Ecuatorial, por conducto del Departamento Federal de Relaciones Exteriores.

Ha sido el final de una negociación aparentemente larga en la que Teodorin Obiang ha logrado salir de las redes de la justicia suiza. El jueves 7 de febrero, el Ministerio Público cerró finalmente el caso de lavado de dinero que lo involucra a él y a dos intermediarios suizos que trabajan para el Estado ecuatoriano.

El artículo 54 que “salva” a Obiang

En 2016, el Ministerio Público suizo inició un proceso penal por blanqueo de capitales y gestión injusta de los intereses públicos contra Teodorin Obiang y dos ciudadanos suizos. Esto llevó al secuestro del “Ebony Shine”, un yate, en los Países Bajos y 25 coches de lujo, incluyendo varios Ferraris, y también un Bugatti Veyron, un Koenigsegg y un Lamborghini Veneno.
Ahora, el Ministerio Público basa su decisión de absolución en el artículo 54 del Código Penal, que establece lo siguiente:
Cuando el autor haya reparado el daño o haya hecho todo lo posible por indemnizarlo, la autoridad competente se abstendrá de enjuiciarlo, devolverlo al tribunal o imponerle una pena si se cumplen las condiciones de la suspensión de la ejecución de la pena y si el interés público y el interés de la parte lesionada en el enjuiciamiento del autor no son significativos. »

¿Propiedad del Estado?

En este caso, el Estado guineano ecuatoriano ha prometido 1,3 millones de euros para el mantenimiento del “Ebony Shine”, cuyo valor se estima en 100 millones de euros. El mantenimiento de este yate desde la investigación del caso habría costado al Estado suizo 2000 euros al día. Malabo también accedió a la venta de los 25 coches de lujo. No se ha calculado su valor total, pero se ha decidido que el producto de la venta se destinará a una organización internacional para un proyecto humanitario en Guinea Ecuatorial bajo los auspicios del Departamento Federal de Asuntos Exteriores (DFAE).

La República de Guinea Ecuatorial quería que estos vehículos se vendieran para encontrar una salida a una situación que podría haberse prolongado innecesariamente“, explicaron a 24 heures.ch Laurent Moreillon y Miriam Mazou, encargados de defender los intereses del Estado guineano ecuatoriano en relación con estos vehículos.

Según el Ministerio Público, el yate sería propiedad del Estado y permitiría el desarrollo del turismo nacional. Pero mientras que este último no se pronunció sobre la propiedad de los coches de lujo, Moreillon y Mazou afirman: “La República de Guinea Ecuatorial siempre ha afirmado y demostrado que los vehículos pertenecen al Estado. La investigación no estableció lo contrario“.

Sin embargo, es bien notorio que Teodorin Obiang es un fanático del gran lujo. Él mismo ha destacado a menudo, en Instagram por ejemplo, su apetito por los coches, por nombrar sólo alguno de ellos.

Francia, por su parte, que también se apoderó de un edificio y de coches de lujo en procedimientos similares, lo condenó a tres años de prisión con suspensión de la pena y a una multa de 30 millones de euros con suspensión de la pena.

https://afrique.latribune.fr/politique/leadership/2019-02-09/bien-mal-acquis-teodorin-obiang-acquitte-en-suisse-a-coup-de-millions-d-euros-806854.html

A:  Convenía no hacerse ilusiones y las sentencias, en su día, de las justicias norteamericana y francesa, y ahora de la justica suiza establecen claramente los límites de este tipo de acciones. Ninguna acción exterior va a cumplir todo el trabajo de librar a los guineoecuatorianos del régimen depredador y opresivo que soportan desde hace décadas.

Ninguna de las tres sentencias son favorables a la dictadura (pueden establecerse grados en este sentido) pero cualquiera de ellas (y todas juntas) sólo contribuyen a señalar el caracter delincuente del régimen de Obiang y a estorbar algunos de los “caprichos” de Teodorin… No son cosas despreciables pero tampoco remedian los problemas centrales de Guinea Ecuatorial.

Sería bueno no equivocarse y hacer una lectura demasiado sencilla  de casos de otros países que pueden parecer similares al de Guinea Ecuatorial y en los que se interpretaria que la actitud de la comunidad internacional es otra.  El pueblo de Guinea Ecuatorial no recibe un trato especial (especialmente malo) de la comunidad internacional. La comunidad internacional no va a resolver sola y de raiz los problemas de ningún país y tampoco los de Guinea Ecuatorial.

La solidaridad internacional funciona y funciona bien con Guinea pero el esfuerzo central de su liberación deben hacerlo los guineanos mismos. Hacen falta partidos y organizaciones sociales cada día más sólidos y más decididos, con un conocimiento serío de los problemas del país y unas alternativas bien elaboradas para ellos; unos partidos democráticos capaces de expresar y encauzar los anhelos de los guineoecuatorianos y las guineoecuatorianas…

Así ha sido siempre y así es, y será, en Guinea Ecuatorial.