Avelino Mocache se entrevista con Obiang.

Lo cuenta (con fecha de hoy)  la página del gobierno que da una cierta relevancia a la noticia.  En un país normal, una entrevista entre el jefe del Estado y el máximo dirigente de un partido opositor es un hecho habitual. En la política guineoecuatoriana todo es anormal…

Para Avelino Mocache una entrevista con el dictador (la primera,  cuatro años después de la legalización de su partido) es algo tranquilizador, debería interpretarse como la “confirmación” de esa situación de legalidad por la que trabajó durante años…Lo cierto es que, con Obiang, toda “tranquilidad” es siempre provisional y aparente…

Obiang, tras muchos meses de insistentes gestos represivos y de acoso a la oposición, pretende con esta reunión aparentar un cierto nivel de “tolerancia”… Lo cierto, en este caso, es que,  desde hace mucho,  el dictador solo engaña a aquellos que quieren voluntariamente equivocarse…

Así es Obiang y así es la política que padecen los partidos de la oposición dentro del país…