Asalto pirata al buque que hizo de puente entre Ferrol y Australia. Manuel Arroyo. La Voz de Galicia

ferrol-y-petrolero
MANUEL ARROYO 
FERROL 

Las colosales dimensiones del Blue Marlin empequeñecieron las fortalezas que flanquean la ría de Ferrol. Las idas y venidas de la plataforma de transporte pesado -ahora propiedad de la holandesa Boskalis- se sucedieron entre el 2012 y el 2013, cuando Navantia envió, a lomos de sus 225 metros de eslora, los megabuques fabricados para la Armada de Australia en los astilleros locales.

El pasado domingo, precisamente la tripulación del Blue Marlin sufrió un ataque pirata cuando navegaba a unas 80 millas de la costa de Guinea Ecuatorial con rumbo a Malta.

Desplegado en aguas africanas hasta el verano, el patrullero Serviola, con base en Ferrol, recibió la alerta por el secuestro de la plataforma. Su intervención junto a la fragata guineana Wele Nzas logró sofocar el ataque a bordo, perpetrado por siete piratas armados. Según informaba Defensa, el equipo de seguridad del patrullero abordó y aseguró el buque. Mientras, los 20 miembros de la tripulación del Blue Marlin permanecían encerrados en la habitación del pánico del barco, un espacio hermético, con víveres suficientes para garantizar la subsistencia de los marineros mientras se fragua un asalto.

 Disparos en el compartimento

El Blue Marlin se hizo a la mar el pasado domingo después de entregar una carga en el país africano. Los piratas secuestraron primero un remolcador, usado como buque nodriza, desde el que lanzaron una zódiac para aproximarse a la plataforma. Una vez a bordo, exigieron a la tripulación que se entregasen y les diesen todo el dinero pero, ante la negativa del capitán a salir del compartimento seguro, los piratas abrieron un pequeño orificio en el mismo y comenzaron a abrir fuego aunque sin causar daños personales. No obstante, al advertir la presencia de las unidades militares en la zona, los asaltantes huyeron, dejando importantes daños en el puente del barco.


EMAD

Boskalis movilizó un remolcador oceánico para llevar el Blue Marlin a un lugar seguro y evaluar los destrozos.

«Estoy muy agradecido a la Marina de Guinea Ecuatorial y a la Armada Española por su rapidez y respuesta decisiva. Gracias a su intervención el secuestro terminó rápidamente y nuestros colegas fueron puestos a salvo», indicó el director de la naviera Peter Berdowski.

Según un comunicado de la compañía, todos los miembros de la tripulación se encuentran en buen estado.