Ampliando la información sobre la primera sesión del macroproceso de Mongomo.

En la sesión de ayer se fueron definiendo algunos de los debates entre el tribunal y las defensas que van a definir la “calidad” de este juicio.

Uno de los tres procesados que intervino fue Jesús Mitogo, diputado electo por Malabo en las listas de CI. El tribunal pretende ignorar su condición de aforado que solo puede ser juzgado (según las leyes del país) por una de las Salas del Tribunal Supremo. Se le exigió ayer que presentara su acta de diputado, algo imposible dado que estaba detenido cuando se constituyeron las Cámaras. El objetivo del tribunal es juzgarlo como un encausado más, al margen de sus derechos, algo que contradice su defensa…

Jesus MItogo y los otros dos detenidos que intervinieron ayer (Pergentino Miguel Edú y Eusebio Esono Esono) mostraban señales de haber sido cruelmente torturados. Según su testimonio y el de otros acusados presentes en la Sala, todos los detenidos que han pasado por “Guantánamo” han sido objeto de torturas.

El comportamiento de las autoridades guineanas ha sido el de dar un “escarmiento” a todos los militantes de CI por el hecho de serlo. Las acusaciones legales de que son objeto han venido después de su detención y de su tortura y se concretan en el extraño procedimiento de acusarlos a todos de lo mismo: todos “habrían estado” el dia 5 de noviembre en Aconibe, todos se habrían enfrentado con los militares, todos habrían robado los 3 AK… Esta será otra de las polémicas centrales de este juicio.

Uno de los objetivos de las defensas es que se reconstruya, paso a paso, lo sucedido en Aconibe y se atribuyan las responsabilidades que correspondan a los integrantes de la comitiva de CI y a los uniformados que se enfrentaron a ellos. Las leyes guineoecuatorianas excluyen la posibilidad de utilizar al ejército en la represión de actos de las campañas electorales. La intervención de militares en Aconibe es más que evidente y algunas de las versiones (que aparecieron ayer en la vista pública) hacen responsable al jefe de estas fuerzas del inicio de los incidentes. Según esta versión, el comandante del ejército que encabezada las fuerzas habría golpeado en la cabeza, con la culata de su pistola, a uno de los manifestantes, lo que desató la reacción de quienes le acompañaban. Hubo después disparos al aire, agresiones mutuas…

El juicio aparece, como otros macroprocesos anteriores, como una prueba de la (falta de) calidad de la justicia en Guinea Ecuatorial…

También como en ocasiones anteriores, el régimen de Obiang acaba siendo el principal encausado…

Seguiremos informando.