Alfonso Nsue Mokuy justifica la presencia de Jahya Jammeh en Guinea Ecuatorial. AfricTelegraph

En una entrevista reciente para Africa 24, Alfonso Nsue Mokuy ha hablado ampliamente de los motivos para el asilo político del ex presidente de Gambia en este pequeño país centroafricano.

Desde su caída en 2017, el ex presidente de Gambia, Yahya Jammeh, ha estado exiliado en Guinea Ecuatorial. Una parte de los gambianos pide su extradición para que pueda responder de los abusos cometidos durante sus 22 años de máximo responsable de su país.

Cuando se le preguntó si el gobierno de Guinea Ecuatorial lo protege frente a la justicia de su país, el Viceprimer Ministro de Derechos Humanos de Guinea Ecuatorial dijo que no era así.

Para Alfonso Nsue Mokuy, Guinea Ecuatorial acogió a Yahya Jammed para evitar la división de Gambia. Además de evitar los asesinatos y el derramamiento de sangre que África experimenta a menudo después de la caída de algunos de sus dirigentes.

Para él, África ha sufrido demasiado por el destino de sus antiguos jefes de Estado asesinados tras el ejercicio del poder. Por eso, el país de Teodoro Obiang Nguema ha considerado útil evitar este triste escenario.

A:   Referirse a lo que opinan los ministros de los gobiernos de Obiang es, con muy pocas excepciones, un afán inutil. Y lo es porque todos los ministros, de cualquiera de sus gobiernos, carecen de opinión propia y se limitán a reproducir lo que el dictador quiere hacer o decir sobre las cuestiones de su supuesta competencia.  En este orden de cosas, las opiniones de Nsue Mokuy, uno de los ministros más serviles de toda la historia del régimen, está muy lejos de ser una excepción. Pese a todo ello, nos sorprende la extrema fidelidad del Vicepresidente a una de las cuestiones que marcan con más claridad la personalidad del dictador.

Todos los que han podido tratar con él directamente hablan de su preocupación  [la de Obiang] por la suerte que él mismo correría si dejase en algún momento de ser Presidente de la nación, máxima figura del régimen dictatorial. Esa preocupación es la que se refleja en las frases: “África ha sufrido demasiado por el destino de sus antiguos jefes de Estado asesinados tras el ejercicio del poder. Por eso, el país de Teodoro Obiang Nguema ha considerado útil evitar este triste escenario” que se ponen en boca del Vicepresidente.

Cuando se habla de los “procesos sucesorios” en Guinea Ecuatorial se hace referencia al posible abandono del poder por el dictador en beneficio de su hijo Teodorin, se olvida con frecuencia un hecho: Obiang no se fía de nadie (ni de su propio hijo) para cederle con tranquilidad el poder y pasar a un (más o menos) cómodo retiro. En consecuencia, la intención del dictador es morirse en el poder…

Cuando se leen estas pocas frases de Nsue Mokuy sobre la suerte de Jahya Jammeh, es imposible no recordar los temores de Obiang sobre su propia suerte y las consecuencias que tienen para el gobierno de Guinea Ecuatorial.