África quiere que su petróleo cotice en África. Adama Wade. Financial Afrik

petrole-africain

En el sumario de Financial Afrik número 60, que aparece el 15 de mayo, se habla del peso de África en el mercado mundial de petróleo y gas y la cotización del petróleo africano, comúnmente conocida como Bonny Light, en África. Tema central de la última cumbre africana del petróleo, celebrada el pasado mes de abril en Malabo, esta cotización africana, en un momento en el que el Brent del Mar del Norte está en declive y el West Texas Intermediate (WTI) americano se debilita, se admite como una valoración cuantitativa fiable. ¿Cuanto pesa, pues, África en el mapa mundial del petróleo?

En respuesta a esta pregunta, Mahaman Laouan Gaya, Secretario General de la Organización de Productores Africanos de Petróleo (APPO), ha declarado sin dudarlo: “El continente puede pesar entre el 13 y el 15% de las reservas mundiales de hidrocarburos, y casi la misma proporción en términos de producción”. Esto es así aunque, añade el ingeniero petroquímico, ex ministro de su país, Níger, “las estadísticas occidentales tienden a subestimar y devaluar el potencial del continente negro”.

Las tendencias de los últimos 15 años confirman, en cualquier caso, un potencial africano en proceso de revalorización, ya que más de un tercio de los descubrimientos de petróleo del mundo se han realizado en el continente. Hoy en día, unos 20 países son identificados como productores de petróleo (los 18 países miembros de la APPO, además de Sudán del Sur y Túnez) y otros 30 están llevando a cabo operaciones de exploración e investigación.

Los objetivos de un enfoque común africano del petróleo son políticos, estratégicos y económicos. “Si todos los países africanos productores de petróleo (Angola, Nigeria, Guinea Ecuatorial y otros) canalizan su producción a través de un único mercado petrolero africano, ganaremos poder de negociación”, explica Gabriel Obiang Nguema Lima, Ministro de Minas e Hidrocarburos de Guinea Ecuatorial.

A la espera de esta deseada cotización, África sigue manteniendo sus paradojas con, por un lado, el 13% de las reservas mundiales de hidrocarburos (petróleo crudo, gas natural y carbón), el 20% de las reservas mundiales de uranio y, entre otras cosas, más de 300 días de sol al año (11.000 GW), por no hablar de los 40.000 millones de metros cúbicos de gas quemado procedentes de los yacimientos de petróleo que se liberan a la atmósfera anualmente.

Sin embargo, el consumo de energía primaria per cápita de África sigue siendo el más bajo del mundo, con 0,63 tep (tonelada equivalente de petróleo) frente a 1,76 tep en todo el mundo (4,31 tep para Europa Occidental y 8,46 tep para América del Norte). Excluyendo el norte de África y Sudáfrica, esta tasa de consumo de energía primaria se sitúa entre 0,2 y 0,4 tep para el resto de África, es decir, el África subsahariana.

En resumen, África representa más del 13% de las exportaciones mundiales de petróleo, pero, por otra parte, sólo consume el 4% de la cuota mundial de productos petrolíferos. Es sin duda en este nivel donde el precio del petróleo africano puede tener un efecto de palanca.

L’Afrique veut coter son pétrole en Afrique