La confesión de fracaso del Ministro de Sanidad.Alto riesgo de atropellos encubiertos. Comunicado de CPDS

La Confesion de Fracaso Del… by tiempos canallas on Scribd

COMUNICADO

La confesión de fracaso del Ministro de Sanidad.

Alto riesgo de atropellos encubiertos

En sus recientes apariciones por televisión, el ministro de Sanidad, Salomón Nguema Owono, ha dejado entender sin equívocos que se está registrando actualmente un desenfrenado incremento de casos de coronavirus en Malabo y Bata, las dos principales ciudades de Guinea Ecuatorial, pero sin dar a conocer en ningún momento las cifras reales de dichos contagios. Recordamos que estas cifras no se comunican a la población desde el pasado día 28 de abril. Esta ignora, pues, la verdadera amplitud del fenómeno, porque los responsables políticos del país han decidido ocultar los datos.

El ministro no ha explicado por qué se le desplazó de la coordinación nacional de la lucha en Malabo enviándolo a coordinar la lucha en la Región Continental. No ha explicado por qué sufrió esta degradación.

En su comparecencia  ante los medios el día 27 de junio, difundida en los informativos de  las 20h de la TV Asonga, el ministro de Sanidad atribuyó este incremento de casos a una incomprensible acción de las clínicas privadas y farmacias. Es un discurso recurrente desde que aterrizara en la Región Continental. Según el ministro, si el número de casos positivos de coronavirus aumenta en Guinea Ecuatorial es porque las clínicas y farmacias privadas desvían a los pacientes con fines comerciales, para hacer ingresos, con lo cual propician la propagación de la pandemia en el país. Y les amenazó con medidas represivas. Este es el razonamiento del principal responsable sanitario de Guinea Ecuatorial, la persona colocada al frente de la sanidad de todos los guineanos y de lucha contra la pandemia. Y es una pena, porque se le ve claramente venir.

Es una pena que el ministro de Sanidad, en lugar de utilizar todos los recursos disponibles en el país, como se esperaría, para hacer más eficiente la lucha contra una enfermedad que azota al mundo entero sin distinciones, lo que hace es excluirlos y utilizar la pandemia para amenazar, y posiblemente reprimir de forma arbitraria, a los que no le gustan. Lo que se esperaría es que se dotase de medios a todos los centros disponibles para apoyar al Gobierno en la lucha contra la pandemia, y no desperdiciar estas potencialidades ni hostigarlas. Con esta actitud, el ministro confiesa su fracaso y pretende desviar la atención de la población hacia culpables imaginarios; reconoce implícitamente que el control de la pandemia en el país se les ha ido de las manos y necesitan un chivo expiatorio para justificarse.

Este razonamiento debe aproximarse a aquel otro que pretendió hace poco que el aumento de casos en Guinea Ecuatorial obedecía a una acción de sabotaje de opositores de CPDS infiltrados en el laboratorio de Baney para falsificar los datos. O a aquella decisión que recientemente envió a la cárcel a una enfermera por comentar que el hospital de Sampaka no estaba preparado, como se pretendía, para atender a enfermos de Covid-19. También debe relacionarse, por qué no, a aquel otro montaje, más antiguo, en 2015, de una persona desde entonces promovida a Embajador, que acusó al Secretario General de CPDS de haber viajado a Guinea Conakry para comprar un enfermo de Ébola y traerlo a Guinea Ecuatorial para infectar a toda la población.  Razonamientos totalmente absurdos, pero propios de la gente que dirige Guinea Ecuatorial.

Se le ve venir al ministro de Sanidad porque en el momento en que anuncia el testeo generalizado de la población, también precisa que va testar de forma electiva y discriminatoria a ciertos colectivos. Conociendo los antecedentes represores y la capacidad del personaje para manipular y  falsificar datos nacionales, el miedo que tiene el guineano de a pie es que, con total arbitrariedad, vaya a hacer lo mismo con los resultados de la gente que tiene en su punto de mira.

Por esa razón, Convergencia para la Democracia Social llama a la atención y a la vigilancia de la opinión pública nacional e internacional sobre las maniobras y atropellos que verosímilmente podría protagonizar en un futuro no lejano el ministro de Sanidad, o el propio régimen, escudándose detrás de la lucha contra la pandemia en Guinea Ecuatorial.

Malabo, 28 de junio de 2020

LA SECRETARÍA DE COMUNICACIÓN